La Espada Del Valiente

Capturando almas para el reino de los cielos.

¡Bienvenidos a “Sword of the Valiant”!

{La Espada Del Valiente}

Esta es una obra de un maestro/profeta llamada por Dios, puesta en la red para acceso mundial, con tal que todas las naciones puedan oír y establecerse en la verdadera Palabra de Dios. En el idioma inglés, la palabra de Dios es la Biblia King James, y es de ésta Palabra (y en acorde perfecto con ella), de donde provienen las enseñanzas y mensajes encontrados aquí. En éstos postreros días, las falsas enseñanzas de las varias denominaciones han hecho todo menos obscurecer la VERDAD de la palabra de Dios; y es el llamado y la misión de éste ministerio destruir las imaginaciones de las denominaciones, quitar las cortinas de humo de las tradiciones de hombres, y lavar la verdadera novia de Cristo Jesús con agua por Su palabra pura.

Usted encontrará aquí muchas cosas que van en contra de las doctrinas y tradiciones que se nos enseñó a aceptar desde nuestra juventud: pero si usted buscará al Señor en Su palabra y en oración, El le enseñará (si es que usted le pertenece a El) que las cosas que son ofrecidas libremente a usted en éste sitio efectivamente son la verdad de Su Palabra. Desde el comienzo de la Biblia (Génesis 3:24) hasta el final (Revelación 22:14), y en su totalidad, ella deja en claro que ¡NO son los religiosos quienes heredarán el reino de Dios, sino aquellos que obedecen Su Palabra! “Sword of the Valiant” es un ministerio cuya misión es hacer llegar la verdadera Palabra a los verdaderos santos, y prepararle al Novio su preciosa novia sin mancha, para que sea encontrada tal como El la desea (santa e impecable) en la hora de Su venida. Que Dios le bendiga con la revelación de Su Palabra a medida que la lea y obedezca con todo su corazón.

Amén.

Epístolas a las Iglesias y enseñanzas en Español

Salvación

Al preguntarle a muchas personas en el mundo hoy, “¿usted está salvo?” , muchos responderán automáticamente, “sí.”; Pero si les preguntáramos de que están salvos, casi nadie tendría idea de lo que estamos hablando…
Salvación es liberación. Esto significa ser rescatado de algo. Es algo que se hace por alguien que tiene la fuerza, para alguien que tiene la necesidad o el deseo.

En el nuevo testamento se habla de la salvación en dos tiempos:

1. Salvación de la esclavitud del pecado, para que una persona pueda ser cambiada/o de un pecador a un santo (todos los cristianos son santos), y tienen el poder para vivir una vida santa, libres de la esclavitud del pecado (tiempo presente)…

2. Salvación de la ira de Dios todopoderoso [Jesucristo] (el cual vendrá) (tiempo futuro) viviendo en el poder del evangelio de Cristo, y manteniéndose a sí mismo libre de pecado hasta el día del juicio.

Pablo enseñó de esta manera en Romanos 5: 9-10:

“Luego mucho más, ahora (tiempo presente) justificados en su sangre, por el seremos salvos (tiempo futuro) de la ira.

Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho mas, ya reconciliados, (tiempo presente)seremos salvos por su vida (tiempo futuro).”

LA SALVACIÓN DE LA ESCLAVITUD DEL PECADO

“Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, es siervo de pecado.”
(Juan 8:34)

“No somos pecadores porque pecamos; mas bien pecamos porque somos pecadores.

Esta declaración se aplica a todos los que no están en Cristo por el evangelio del Nuevo Testamento. Cada hombre y mujer que ha nacido (excepto el Hijo de Dios, cuyo padre no era un hombre), nació bajo la maldición del pecado que Adán trajo sobre sí mismo y su descendencia.

El hombre es un pecador. Es por eso que pecamos. Él debe pecar. Él es un siervo. Él nació de esa manera y no lo puede evitar, tanto de la misma manera que un bebé de una madre adicta al crack nace adicto al crack cuando él personalmente nunca lo ha utilizado. No es justo; él simplemente nació de esa manera.

Es por eso que Dios vino en la carne como el último Adán, para “deshacer” lo que el primer Adán hizo en el principio.

Jesucristo, el Hijo de Dios, vino al mundo, nunca pecó, y se convirtió en el sacrificio perfecto para pagar la pena de muerte que cada persona en la tierra merecía.

“Por cuanto todos pecaron,

[Eso te incluye a ti]

Y están destituidos de la gloria de Dios…”
(Romanos 3:23)

“Porque la paga del pecado es la muerte…”
(Romanos 6:23)

“El alma que pecare, esa morirá.”
(Ezequiel 18:4)
La Biblia dice que,

“… Porque la vida de la carne en la sangre está: y yo os la he dado para expiar vuestras personas sobre el altar: por lo cual la misma sangre expiará la persona.…”
(Levítico 17:11)

…Y así, para que la pena de muerte se llevara acabo, tenía que haber un sacrificio de sangre … y con el fin de que el sacrificio fuese capaz de salvar a otros tenía que ser inocente; de lo contrario su sangre sólo hubiese pagado el castigo por sus propias transgresiones. Por lo tanto, tenía que ser de sangre sin pecado, para poder salvar a cualquiera.

El único hombre nacido que no vino de Adán fue Jesús de Nazaret, el Cristo de Dios. Su madre era una mujer, pero su padre era Dios y no un hombre. Por lo tanto él era totalmente humano, pero su sangre provino de su Padre (Dios, no Adán), y él no estaba bajo la maldición de Adán. Como tal no había pecado en él (1 Juan 3: 5), aunque tuvo la oportunidad de pecar, porque era,

“tentado en todo según nuestra semejanza”

(Hebreos 4:15)

Así, él se convirtió en el sacrificio perfecto. Él murió, fue sepultado, y resucitó de la tumba al tercer día, conforme a lo escrito en las Escrituras durante siglos antes de que llegara.

Después de su resurrección, él se presentó vivo a sus discípulos, y les mandó a predicar este evangelio (buenas noticias), en todo el mundo, lo que hicieron y siguen haciendo. Ellos fueron enseñados por el Señor a predicar que él fue resucitado de entre los muertos incorruptible (eso significa que nunca puede morir de nuevo), y que todo aquel que en él cree, puede tener la remisión (el perdón) de los pecados y una resurrección en el reino de Dios a través de su nombre (Hechos 10:43, 13: 38,39).

Y esta es la forma en que los apóstoles de Jesucristo predicaron que debemos llegar a ser salvos:

” Arrepentíos,

y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo

para perdón de los pecados;

y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Porque para vosotros es la promesa,

y para vuestros hijos,

y para todos los que están lejos;

para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.

… Y con otras muchas palabras testificaba y exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa (rebelde; impío, fuera de control) generación.”

(Hechos 2:38-40)

En el primer día del Nuevo Testamento, Pedro, el apóstol, predicó ese mensaje; y es el mismo mensaje que todos los demás apóstoles predicaron a partir de entonces, y sigue siendo el único mensaje que salvará al pecador del poder de las tinieblas, para que pueda vivir una vida santa en pacto con Dios Todopoderoso y pueda entrar en su reino glorioso.

Cuando nos arrepentimos, morimos; porque hacemos la decisión de no vivir para nosotros mismos por más tiempo, sino más bien para Jesús en obediencia a su palabra.

Luego, cuando somos bautizados, nos convertimos en “sepultados con él en el bautismo” (Colosenses 2:12); y en eso somos “resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos” (Colosenses 2:12 de nuevo) al recibir su Espíritu, el Espíritu Santo.

Así, al igual que Jesús pasó por la muerte, sepultura y resurrección para nosotros, también nosotros experimentamos la muerte, sepultura y resurrección mediante la obediencia al evangelio que sus apóstoles predicaron, por lo que llegamos a ser “nuevas criaturas en Cristo Jesús”, levantados de nuevo para caminar en una nueva vida!

Ese es el evangelio de Cristo, que el apóstol Pablo dijo es

“…poder de Dios para salvación a todo aquel que cree… “!

(Romanos 1:16-17)

¡Alabado sea el Señor Jesucristo!

AMEN

Principios de la doctrina de Cristo: Introducción

PRINCIPIOS DE LA DOCTRINA DE CRISTO: HEBREOS 6:1-2

Un estudio bíblico en las doctrinas fundamentales de la Fe de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

“… el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fé en Dios, de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.”

Este estudio Bíblico ha sido elaborado con mucha devoción, preparado y orado por, para que el pueblo del Dios viviente pueda conocer y estar firmemente establecido en la fe que fue una vez entregada a los santos. Muchos a menudo en las iglesias de hoy, y de los cuales existen multitudes, que profesan estar en Cristo, aun cuando actualmente están ignorantes y no pueden explicar ó enseñar la doctrina que ellos profesan. No hay gran cantidad de comentario en estos estudios; mas en su lugar hay muchas escrituras como referencia al tema del cual se habla. La fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios, (Rom. 10:17). Es la oración de este maestro que tu, el lector y discípulo del Señor Jesucristo, sea devoto en este esfuerzo y tome el tiempo no solo para mirar y leer los versos bíblicos de referencia que se encuentran aquí, pero para escudriñar las escrituras diariamente para comprobar si estas cosas son realmente verdaderas. Mi mas sincera oración para ti amado, es que, siendo establecido en la doctrina de Jesucristo nuestro Señor y permanecido firme en Él, te sea otorgada la gracia para caminar aceptablemente delante de Él, con reverencia y temor divino, y que Él te pueda usar para enseñar estas cosas a hombres fieles, quienes a su vez puedan enseñar a otros también.

Recuerda el mandamiento final de nuestro Señor que dio a sus apóstoles, que es también para todos nosotros en el verdadero cuerpo de Cristo Jesús:

“… Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos á todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amen.”

(Mateo 28: 18-20)

Parte 1-Arrepentimiento de obras muertas

¿Que es arrepentimiento?

Jeremías 3:7, 18:8, 25:5; Ezequiel 18:30; Hechos 26:20; 1 Tesalonicenses 1: 3, 9

¿Que son obras muertas?

¿Buenas Obras? No.

Hechos 9:36, 10:4; Juan 10:32; Tito 3:8

¿Pecados o malas obras? No.

1 Juan 3:4; 1 Corintios 3:13-15

Obras muertas son los rituales y ordenanzas de la ley ceremonial,

Hebreos 9:1-14;

Galatas 2:16, 3:10; Efesios 2:9; Tito 3:5; Isaías 64:6; Hebreos 4:10

Y / o los rituales y ordenanzas de idolatría y falsa adoración religiosa.

1 Tesalonicenses 1:3,9; Hechos 17:29-31; 1 Corintios 12:2; Apocalipsis 9:20,21; Amos 5:21-27; Ezequiel 8:1-18; Jeremías 7:17-19; Éxodo 20: 1-6;

1 Corintios 10:20-22

“… y adoraron al dragón…” (Apocalipsis 13:4)

*** ¡ Obras Muertas vienen de Gente Muerta !***

Génesis 1:11-12, 8:22; Mateo 7:18, 12:34;

Isaías 8:19,20, 66:2-4; Juan 4: 22-24

“… Os es necesario nacer de nuevo…” (Juan 3:7)

Parte 2-Fe hacia Dios

¿Que es fe?

1.- Una doctrina ó una enseñanza:

Romanos 1:5; Hechos 14:22, 16:5; 1 Corintios 16:13; Efesios 4:5,13; Filipenses 1:27; Colosenses 1:23, 2:7; Judas 3, etc…

2.- El hecho de creer:

Hechos 14:9; Romanos 1:8, 17; 1 Timoteo 1:5; Hebreos 4:2, 11:1; Juan 20:27

Fe EN Dios es creer que su testimonio es verdadero.

Hebreos 11:3; 1 Pedro 1:21; 1 Juan 5:10

Fe HACIA Dios es cuando verdadera creencia es manifestada ó probada

por medio de obras de sacrificio y obediencia.

Hechos 20:21; 1 Timoteo 1:5; Filipenses 3:14; Filemón 5:7; Hebreos 6:10; 1 Juan 4:9

“Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.”

“Fe, sin obras es muerta.”

(Santiago 2:18, 20)

Parte 3-La doctrina de bautismos

Existen 7 bautismos en la Biblia para la gente de Dios.

1.- EL DILUVIO

Génesis 7:l – 9:17; Hebreos 11:7; 1 Pedro 3: 20,21

Por medio del agua el mundo fue destruido, Noé y su familia fueron salvos, y Dios estableció un nuevo pacto con él y su descendencia. (Génesis 9:9)

2.- EL MAR ROJO

Éxodo 14: 13-30; Salmos 106:8-12; 1 Corintios 10:1,2

Por medio del agua los egipcios fueron destruidos, Israel fue salvado, y Dios estableció un nuevo pacto con ellos a través de Moisés en el Monte Sinaí.

3.- EL RÍO JORDAN (JOSUE)

Josué 3:7 – 5:9

A través del agua el desierto fue dejado atrás, Israel entró en un (una forma de) descanso, ó tierra prometida, y siendo circuncidados en Gilgal, su oprobio o reproche fue dejado atrás. (Josué 5:9).

4.- EL BAUTISMO DE JUAN

Isaías 40:3; Malaquías 4:5,6; Mateo 3:1-12

En el mismo Río Jordan, el pueblo circuncidado de Dios, gente del pacto, fueron bautizados para arrepentimiento por la remisión de pecados (Marcos 1:4), así ellos podrían conocer a su Mesías. (Lucas 7:29, 30; Juan 1:31)

5- EL BAUTISMO DE JESÚS EN EL RÍO JORDAN

Mateo 3:13-17; Marcos 1:9-11; Lucas 3:21,22; Juan 1:29-34

En el mismo Río Jordan, Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios, fue bautizado; no para arrepentimiento, pues Él no pecó (1 Pedro 2:22), y no existía pecado en Él, (1 Juan 3:5); pero para complir toda justicia.

Siendo el último Adán (1 Corintios 15:45-49), y el único hombre justo que ha vivido desde el primer Adán (Romanos 3:10-18, Isaías 63:5), Él comenzó a ser el precursor (Hebreos 6:20) de todo el Israel de Dios, y el primero (y único) en ser nacido de agua y Espíritu basado en Su propia justicia; de ese modo comenzando su ministerio siendo un hombre y siendo, “en el Padre” (Juan 14:11), y al mismo tiempo Dios mismo en la carne,”… y el Padre en mi.” (Misma escritura).

“Dios estaba en Cristo” (2 Corintios 5:19).

Fue a través de este bautisrno (de agua y Espiritu – Juan 3:5) que el siervo justo de Dios (Isaías 53:11), Jesucristo hombre, (1 Timoteo 2:5) vino a ser “en el Padre” , y de ese modo haciendo posible para todo aquel que crea en Él (Juan 3:16), y a los que creen en su nombre (Juan 1:12), para estar en el Padre así como viniendo a estar en Él a través del plan de salvación del Nuevo Testamento (Hechos 2:38).

6. – EL BAUTISMO DE LA CRUZ

Lucas 12:50; Mateo 20:22; Marcos 10:38

Así como seguramente sin duda el Señor Jesús fue bautizado en el Jordan y se convirtió en el primer hombre desde Adán en “ser en el Padre”; Él también, siendo encontrado en la condición de hombre ( Filipenses 2:8 ), á necesidad de cumplir la escritura, tenía que padecer y levantarse de los muertos al tercer día (Lucas 24:46), en orden para destruir al que tenía el poder de la muerte, esto es al Diablo; y librar a todos los que por el temor de la muerte, estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. (Hebreos 2:14,15)

Por este bautismo el Hijo de Dios fue literalmente sumergido dentro de cada faceta de muerte causada por el pecado y traída en existencia por la desobediencia del primer Adán (Romanos 5:12, Santiago 1:15).

Esto incluyó:

~sufrimiento físico (Isaías 53:4,5 ; 1 Pedro 4:1),

~muerte física (Isaías 53:9, Romanos 5:8),

~y muerte espiritual (Mateo 12:40, Efesios 4:9, Apocalipsis 1:18),

~entierro literal (1 Corintios 15:4, Lucas 23:53),

~y verdadera resurrección corporal (1 Corintios 15:4, Lucas 24:6,7, Apocalipsis 1:18, Lucas 24:39);

…en lo cual todo fue hecho voluntariamente por Él, (Filipenses 2:5-8) por el gran amor de Dios el cual es en Cristo Jesús nuestro Señor (Romanos 8:39), y fue necesario para redimir enteramente al hombre caído de la maldición del pecado y la penalidad de la ley (Galatas 3:13 , Romanos 5:12-21), para que el elegido de Dios pudiera caminar en vida nueva (Romanos 6:4), y presentar fruto para santidad y al fin vida eterna, (Romanos 6:22).

Ahora siendo hombre, y siendo “en el Padre” por el bautismo en el Río Jordan, nuestro Señor Jesucristo, comenzó a ser llenamente bautizado dentro de cada faceta de la penalidad del pecado, la cual es muerte en su forma completa, y absoluto totalidad; y como el Cristo de Dios, venció la muerte, infierno y la tumba por su misma justicia, y vino a ser autor de la salvación eterna para todos los que le obedecen (Hebreos 5:9); de este modo cumpliendo sus mismas palabras en Juan 14:6 :

” Ye soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mi.”

7. – EL BAUTISMO DEL NUEVO TESTAMENTO EN EL NOMBRE DE JESÚS.

Mateo 28:19; Hechos 2:38, 8:16, 19:5; Romanos 6:3
7. – EL BAUTISMO DEL NUEVO TESTAMENTO EN EL NOMBRE DE JESÚS.

Mateo 28:19; Hechos 2:38, 8:16, 19:5; Romanos 6:3

Este es el bautismo final dado por Dios en el transcurso del tiempo y en la historia literal.

Este es un bautismo de agua y Espíritu, representado y presagiado por todos los bautismos anteriores comenzando con el diluvio en Génesis 7 – 9, y esto es, en el transcurso del tiempo y en la historia literal, la culminación del plan de Dios para su pueblo escogido para que entraran dentro de un pacto en una relación personal y confraternal con Él en una misma forma, y aun sobrepasando aquella relación que Él tuvo con Adán en el principio…

Aquellos que estaban ordenados para vida eterna (Hechos 13:48) a quienes el Señor llama “sus propias ovejas” (Juan 10:4), conocen su voz, y son convertidos (Hechos 3:19) a través de este bautismo por el poder del nombre del Señor Jesucristo.

Así como el Señor mismo se hizo el camino de la salvación, siendo el precursor, entrando en la muerte, entierro y resurrección; y siendo victorioso en ello hizo una perfecta y efectuosa expiación por los pecados de toda la humanidad con su propia sangre, (Hebreos 9:12 ; Levíticos 17:11); así que aquellos que creen en Él reciben remisión de pecados, el poder de su resurrección, y completa adopción dentro de la familia de Dios con todos los derechos y privilegios de ello, por medio de su nombre obedeciendo el evangelio del Nuevo Testamento que Él dio a sus apóstoles (Hebreos 2:3,4; Juan 17:20; Efesios 2:20); el cual fue primeramente predicado por Simon Pedro en Jerusalén en la fiesta de Pentecostés en el año 33 D.c. de nuestro Señor (Hechos 2:14-42).

Por el poder del nombre de Jesucristo (Hechos 4:12; Juan 20:31 , etc…) la muerte actual, entierro y resurrección que Él obtuvo por toda la humanidad es literalmente impuesta para, y hecha efectiva en, la vida de quien obedezca el evangelio del Nuevo Testamento ordenado para que creyendo en el nombre del único Hijo engendrado de Dios, arrepentimiento de pecados, y bautismo en agua por inmersión en el nombre de Jesucristo, donde su sangre es hecha efectiva sobre la vida del individuo, pueda ocurrir la justificación y resurrección (el don del Espíritu Santo), de acuerdo a la promesa de la escritura, (Isaías 44:3, Lucas 24:49, Hechos 2:39, etc…).

Es por medio de este bautismo que el creyente viene a ser en Cristo, y un miembro del cuerpo de Cristo, (Efesios 4:5; Galatas 3:27; 1 Corintios 12:13; Romanos 6:3; Colosenses 2:11,12). Es por esto que Jesús les dijo a sus discípulos en Juan 14:20,

“En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí,

y yo en vosotros.”

“YO ESTOY EN MI PADRE”

Como pudimos observar antes, Jesús, el Hijo de Dios, vino a ser ” en el Padre ” por su bautismo en el Rio Jordán; cuando por su propia justicia Él se sumergió en el agua, salió, y fue ungido con el Espíritu Santo (Hechos 10:38), y recibió confirmación publica de ser llamado Hijo de Dios por una voz del cielo.

Él fue el primero en ser literalmente “nacido de agua y del Espiritu” (Juan 3:5), y desde este punto de partida en adelante (no desde su nacimiento fisico), Él fue llamado el Hijo de Dios, (Romanos 1:4; Mateo 3:17; Lucas 1:32, 3:22: Marcos 5:7, etc…).

“Y VOSOTROS EN MI”

Y como la escritura lo declara, el único camino para estar en el Señor Jesucristo es por medio del bautismo en Su nombre.

(Romanos 6:3; Galatas 3:27; Colosenses 2:11,12)

“Y YO EN VOSOTROS”

Finalmente como la escritura lo declara, la esperanza de la vida eterna es “Cristo en vosotros, la esperanza de gloria” (Colosenses 1:27).

Este es el don del Espíritu Santo (Hechos 2:38), el Espíritu de Jesucristo (Filipenses 1:19).

Este don ha sido completamente pagado (Juan 19:30), recibido por fe en el nombre de Jesucristo (Gálatas 3:14), y es un elemento necesario del bautismo, aunque este puede ser recibido y manifestado antes (Hechos 10:44-48) ó después (Hechos 19:5,6) del bautismo en agua.

Esta es la resurrección impuesta al creyente (Romanos 8:11) y el Espíritu de adopción (Romanos 8:15); y es siempre manifestado al creyente con la evidencia de hablar en otras lenguas (lenguajes verdaderos que el nunca ha aprendido).

Marcos 16:17, Hechos 2:4, 10:45,46 , 19:5 , etc…

Esto es Jesucristo mismo en nosotros (Juan 14:21-23); el Padre y el Hijo, la plenitud de la Deidad, morando dentro del creyente obediente.

Éste es el evangelio de Cristo, el cual es poder de Dios para salvación…

ROMANOS 1:16

Amén.

Parte 4-La imposicion de las manos

La imposición de las manos es una práctica bíblica y necesaria para la gente de Dios en ambos Antiguo y Nuevo Testamentos, y es efectiva y beneficiosa cuando es ejercitada dentro de las normas de la Escritura, para los siguientes propósitos.

1. Para otorgar una bendición (para profetizar).
Génesis 48:14-20; Hebreos 11:21; Marcos 10:16.
2. Para ordenar un ministerio o una asignación especifica:
Números 27:23; Jeremías 1:9; Hechos 6:6, 13:3; Tito 1:5.
3. Para administrar dones espirituales:
Deuteronomio 34:9; Hechos 8:17, 19:6; 1 Timoteo 4:14, 2 Timoteo 1:6.
4. Para administrar virtud ó fuerza:
Daniel 9:21, 10: 9-19; Apocalipsis 1:17.
5. Para administrar sanidad:
Mateo 9:18; Marcos 6:5, 16:18; Lucas 4:40, 13:13; Hechos 28:8.
6. En el Antiguo Testamento; para imponer culpa a un animal para sacrificio sustituciónal.
De un Sacerdote humano (Tipo) a un sacrificio animal (Tipo).
Levítico 3:2, 8:14, 16:21.
7. (A.T) Para imponer culpa a un pecador en juicio para limpiar a Israel.
Levítico 24:14, Deuteronomio 13:9, 17:7.

-También-
En el Nuevo Testamento (después de Hechos Capitulo 2) la práctica de ungir con aceite es usada solamente para administrar a los enfermos; y solamente para aquellos quienes están en el cuerpo de Cristo, en pacto con Dios. El aceite es un símbolo de la unción del Espiritu Santo, y cuando es aplicado en obediencia a la Escritura, “…la oración de fe salvara al enfermo. . .” (Marcos 6:13, Santiago 5:14,15). Para aquellos quienes no están en Cristo y necesitan sanidad física, existe la imposición de las manos (mire el numero 5).

*** Siempre recuerda 1 Timoteo 5:22 *** “No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro. ”

Esta admonición de parte del apóstol Pablo nos advierte de un peligro muy real. Imponer manos apresuradamente a cualquier persona, sin ser específicamente dirigido por el Espiritu de Dios puede ser muy peligroso para nosotros como hijos de Dios. Mucha gente hoy en día está caminando en el error del cual Jeremías les previno:

“Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová. Dicen atrevidamente a los que me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis; y cualquiera que anda tras la obstinación de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros.” Jeremías 23: 16 – 17

Y ellos lo están haciendo porque esto es popular. Todos lo están haciendo. Pero el ministerio de la imposición de manos no es para que nosotros vayamos y bendigamos a cualquiera que queramos en el santo nombre de nuestro Dios. Haciendo esto sin ser guiado por el Señor específicamente (a la persona particular con una palabra inspirada) puede hacernos participes de pecados ocultos de los cuales ignoremos; y solamente aquellos que son limpios de manos y puros de corazón subirán al monte de Jehová. (Salmos 24:3,4) Si nosotros buscamos al Señor diligentemente, obedecemos sus mandamientos y deseamos dones espirituales, El hará manifiesto en la iglesia los dones proféticos (Palabra de Sabiduría, Palabra de Ciencia, Profecía, Lenguas é Interpretación). Pero pongamos mucha atención a las advertencias de los santos apóstoles y profetas, y esperemos en el Señor, manteniendo su pa.labra diligentemente, y sirviendolo a El aceptablemente con reverencia y temor divino. No abusemos de Su poder y gracia, pero en vez de ello sometamos nuestros miembros a servidumbre de justicia y santidad, para que el santo nombre de Jesucristo pueda ser reverenciado y puesto en alto en las iglesias, y que el mundo pueda mirar la vida verdadera de Dios en nosotros, y asi puedan ellos saber — ya sea hoy, ó al ultimo dia — que Dios nos ha enviado.

” … Sabran que hubo prof eta entre ellos.” Ezequiel 33: 33

Parte 5-La resurrección de los muertos

Adán, el hijo de Dios (Lucas 3:38), fue hecho un alma viviente. (Génesis 2:7, 1 Corintios 15:45)

Siendo creado en la imagen de Dios (Génesis 1:26,27), Adán fue inocente (Eclesiastés 7:29, Génesis 1:31): y porque el no conoció maldad (Génesis 2:17, 3:5), la muerte no era parte de su existencia – era algo para el una cosa extraña de la cual estaba advertido, pero que no había conocido.

Pero Adán pecó (Génesis 3:6), y cuando el pecado fue traído al mundo, la muerte vino con el (Romanos 5:12,14) a todos los hombres. Toda injusticia es pecado (1 Juan 3:4, 5:17), y el pecado de Adán trajo muerte con todas sus facetas de aflicción:

*** Corrupción física:
Romanos 7:24, Job 17:14, 1 Corintios 15:53

*** Corrupción moral:
2 Pedro 2:12,19, 2 Crónicas 27:2, 2 Reyes 15:35, Romanos 1:28, Génesis 6:11

*** Muerte física:
Génesis 6:17, 2 Samuel 14:14, Santiago 2:26, 1 Corintios 15:22

*** Descomposición:
Hechos 2:27,31, 13:34-37, Génesis 3:19

*** Infierno:
Isaias 66:24, Marcos 9:43-48, Lucas 16:22-26

*** Destrucción eterna:
Apocalipsis 14:11, 20:14

-Pero-

“Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amo, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dió vida juntamente con Cristo.” (Efesios 2:4,5)

Dios, quien creó todas las cosas por medio de Jesucristo (Colosenses 1:16), tenía el plan ya hecho desde el principio. La Biblia llama este plan “el Verbo” (Juan 1:1), y cuando vino el cumplimiento del tiempo (Galatas 4:4) el Verbo se hizo carne (Juan 1:14) porque,

“…por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. ” (1 Corintios 15:21)

Jesucristo, el único Hijo de Dios engendrado , primero siendo “en el Padre” (Juan 14:10), cumpliendo la ley de Moisés (Mateo 5:17) y siendo bautizado por Juan en el río Jordan, y haciéndose el primero y único hombre nacido del agua y de el Espiritu (Juan 3:5, Hechos 10:37, 38) basado en el merito de su propia justicia (1 Pedro 2:22, 2 Corintios 5:21), luego fue bautizado en muerte en cada aspecto de sus maldiciones y castigos (Lucas 12:50, Hebreos 2:14).

Luego, habiendo descendido al infierno (Efesios 4:9, Mateo 12:40), y conquistándolo por completo (Salmo 68:20, Apocalipsis 1:18), el levantó su propio cuerpo de la muerte (Juan 2:19-21) y se hizo, “…las primicias de los que durmieron” , ó el primero en levantarse de la muerte incorruptible, para no morir nunca otra vez (Romanos 6:9, Hebreos 7:16), y, como hombre humano, conquistó la muerte, el infierno, y el sepulcro (Apocalipsis 1:18, Salmos 16:10) y es ascendido al cielo (Lucas 24:51, Hechos 1:9-11) y se sentó a la diestra de Dios (Marcos 16:19, Hebreos 1:3), “hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas” (Hechos 3:21), o hasta que sus enemigos sean hechos estrado de sus pies (Salmos 110:1).

Por consiguiente, el Señor Jesucristo es el “precursor” (Hebreos 6:20), el “primogénito de entre los muertos” (Colosenses 1:18), y “las primicias de los que durmieron” (1 Corintios 15:20). Esto es por el que muchos hijos están siendo llevados a la gloria (Hebreos 2:10)..
Resurrecciones en las Escrituras

El Señor Jesucristo (1 Corintios 15:20)

Algunos Santos del Antiguo Testamento (Mateo 27:52,53)

La Resurrección de los Justos (Lucas 14:14, Juan 5:29, Daniel 12:2, 1 Tesalonicenses 4:15-17, 2 Corintios 5:10, Lucas 21:36)

En un predeterminado tiempo, el cual es conocido solo por Dios el Padre (Marcos 13:32), Jesucristo regresará por su desposada, la iglesia (Juan 14:3). En ese tiempo, los muertos en Cristo serán levantados incorruptibles, y los santos vivientes serán cambiados instantáneamente (1 Corintios 15:51,52), y serán reunidos en el aire con el Señor (1 Tesalonicenses 4:17), y estarán con el por siempre. Entonces nosotros enfrentaremos el juicio por nuestro servicio en esta vida (1 Corintios 3:13-15), ¡y luego seremos casados (Apocalipsis 19:7,8)! Los santos del An.tiguo Testamento estarán ahi tambien (Hebreos 11:40).

La Resurreccion de los Santos de la Tribulación (Apocalipsis 6:9-11, 7:9-17)

Estos santos serán resucitados durante “la gran tribulación” (Mire 7:14), ó el tiempo de “angustia para Jacob” (Jeremias 30:7)..

Resurrección de los Dos Testigos (Apocalipsis 11:11,12)

Estos dos ungidos (Zacarías 4:14) profetizaran durante la gran tribulación por 1,260 días (Apocalipsis 11:3), y sus palabras atormentaran tanto a la gente impía de esta tierra (11:10) que ellos serán matados y dejados en la calle por tres días y medio, y todo el mundo los mirara’ y celebrará (versos 9,10). Entonces serán levantados de la muerte y ascenderán al cielo en frente de sus enemigos (verso 12).

Resurrección / Transformación de los Santos del Reino (Isaías 65:20-23, Oseas 2:14-23, Amos 9:11,12, Mateo 13:40-43)

Durante el reinado literal de 1,000 años de Jesucristo (Isaías 66:18-24, Apocalipsis 20:6), ahi habrá gente mortal, ambos Judios y Gentiles, viviendo en Jerusalén y sobre todo Israel, y otras naciones sobre todo el mundo. La maldición (Génesis 3:16-19) no estará mas sobre la tierra (Isaias 11:6-9). Habrá matrimonios (Jeremias 33:11), habrá ventas y compras de tierras (Jeremias 32:43,44), procreación (Isaias 65:20), agricultura (Oseas 2:21,22, Isaias 65:21), y descanso de todas las guerras (Ezequiel 38: 8, Miqueas 4:3,4). Al final de este periodo, los ángeles de Dios serán enviados a recoger a todos los impíos (Mateo 13:41, 49,50) y aquellos que queden serán resucitados y/o transformados (Mateo 13:43, Daniel 12:3).

Resurrección de los Condenados (Daniel 12:2, Juan 5:28,29, Apocalipsis 20:11-15)

Al final del tiempo, todos los impíos muertos serán literalmente resucitados corporalmente para estar delante de Dios (Jesucristo) para ser juzgados de acuerdo á sus obras (Apocalipsis 20:13). Ninguno escapará (Apocalipsis 20:11) y ninguno estará excepto (verso 15)!!!!!!!

Parte 6-Juicio eterno

El primer hombre Adán fue hecho un alma viviente (Génesis 2:7, 1 Cor. 15:45). El fue creado tal como espiritualmente, emocionalmente y físicamente en la imagen de Dios.

Espiritualmente: inocente é incorruptible – (Génesis 1:31, 2:7, 3:5-7, Proverbios 12:28, Eclesiastés 7:29, 1 Juan 1:5).

Emocionalmente: teniendo amor y un deseo de amar – (Génesis 2:18-25, 3:6, Efesios 5:28, 1 Timoteo 2:14, 1 Juan 4:7,8).

Físicamente: ” La figura del que había de venir “.- (Romanos 5:14, Génesis 1:26).

Después de la caída (Génesis 3:6), Adán no era ya mas en la imagen de Dios como un hijo (Lucas 3:38), pero permaneció natural é inseparablemente unido (inherentemente) en la semejanza de Dios como una criatura (Romanos 8:19-21). Mire Génesis 5:3 y Santiago 3:9; también Juan 3:3-7, Colosenses 3:10.

No estando ya más en la imagen de Dios, pero aun reteniendo la semejanza de Dios, Adán por causa de su rebelión en contra de Dios había traído dos cosas juntamente muy ciertas y definidas:

El hecho de que el fue creado un alma viviente por un Dios eterno, y de este modo una criatura sujeta por la eternidad de su creación, esto no cambio cuando el se rebelo. (Eclesiastés 12:7, Isaias 41:4).

El hecho que el trajo la muerte sobre toda la humanidad (1 Corintios 15:22, Romanos 5:12) incluyendo a el mismo ( Génesis 2:17, 3:19 ), tampoco no cambio su existencia eterna inherente, (No de la eternidad del pasado, como solamente Dios es, pero desde el punto de la creación hacia el futuro eternamente, Isaias 41:4).

Así como Adán ciertamente trajo la muerte por su desobediencia ( Romanos 5:12 ) y la paga del pecado es muerte ( Ezequiel 18:4, Romanes 6:23 ), estamos seguros que la muerte en si misma no es un evento solitario en el tiempo, sino un continuo estado eterno de destrucción y separación de Dios y todo lo que es luz, santo, amor y paz. (2 Pedro 2:17, Judas 13, Mateo 25:46, Daniel 12:2, 2 Tesalonicenses 1:9).

***** INFIERNO ***** SEOL ***** HADES *****

Hades: El lugar de los muertos (Del Griego “Hades”). Tumba, Hoyo ó Infierno.

Seol: Lo mismo que Hades pero en Hebreo. Tumba ó Infierno.

Infierno: Usado como un nombre para el lugar ó estado de castigo. (Del Griego Gehena).

**** INFIERNO ****

La palabra Infierno (y/o sus derivaciones ” Hades y Seol “) se encuentra en la Biblia cincuenta y cuatro veces (54); 31 veces en el Antiguo Testamento y 23 en el Nuevo Testamento.

La doctrina de la realidad del infierno, el lugar del infierno y la naturaleza del infierno es muy explícitamente ensenada en la escritura, y es una de las mas prominentes doctrinas de la Biblia; y esta es la razón principal por la cual el Espiritu del Señor la llama uno de los principios de la doctrina (Hebreos 6:1,2) – algo que debiera y tiene que ser entendido por todos aquellos que profesan ser siervos de Jesucristo en el comienzo de su caminar antes de querer entender enseñanzas más profundas de la Biblia.

1. La Realidad del Infierno

El infierno no es un ” estado de ser “, ó un ” concepto de sufrimiento”. Es un lugar ac.tual y fisico, tan real como lo es cualquier ciudad ó pais en la tierra, y es una parte real de la creación de Dios.

( Salmos 9:17, 16:10, 139:8, Proverbios 23:14, Isaias 5:14, Mateo 5:22, 29, 30, 10:28, 11:23, 18:9, Lucas 12:5, Hechos 2:31, Apocalipsis 1:18 ).

En estos momentos los ángeles que dejaron su primer estado están ahí (Génesis 6:4, 2 Pedro 2:4, Judas 6) juntos con cada alma desde Adán que murió sin Cristo (Antiguo y Nuevo Testamento). Lee Salmos 55:15, Lucas 16:22,23, Mateo 23:33. También posiblemente los ángeles que han caído desde el diluvio y han sido arrojados al abismo (Lucas 8:31), ó ” pozo del abismo” (Apocalipsis 9:1, 20:3) por Jesucristo mismo ó su iglesia (Marcos 16:17, Lucas 10:17).

¡ El infierno no es una metáfora! ¡Este es REAL!
2.Ubicación del Infierno

La Biblia nos enseña conclusivamente y repetidamente que el infierno es real, un lugar fi.sico el cual existe en estos mismos momentos en el centro de la tierra. Las ” partes bajas de la tierra ” no pueden ser alcanzadas por el hombre ( Proverbios 25:3, Jeremias 31:37 ), y la Biblia ensena con claridad que el infierno esta localizado alli.

(Deuteronomio 32:22, Salmos 55:15, 86:13, Proverbios 9:18, 15:24, Isaías 14:9,15, Ezequiel 31:16, 17, 32:27, Amos 9:2, Mateo 11:23, Lucas 10:15, 2 Pedro 2:4 ).

Puesto que la tierra es una esfera, existe solamente un lugar posible que puede ser “abajo” en cualquier lugar que uno este en el planeta. Tambien por la atracción gravitacional de la tierra consigo misma, el centro de ella es teoricamente ( y practicamente ) sin fondo, porque en su descendimiento hacia abajo sin poder encontrar cualquier punto definido, uno podria encontrarse dirigiendose hacia arriba otra vez. Por consiguiente, debemos de concluir sin ninguna duda, que el infierno no es solo literal y físicamente real, sino que también este se encuentra localizado en el centro, ó corazón de la tierra.

3. La Naturaleza del Infierno

El infierno es un lugar real, encendido con fuego ardiente literalmente hablando. (Mateo 5:22, 18:19, Marcos 9:47, Lucas 16:23,24).

El infierno esta totalmente desprovisto de luz. (Salmos 88:6, Proverbios 20:20, Isaias 47:5, Mateo 25:30, 22:13, 2 Pedro 2:4,17, Judas 6, 13).

El castigo del infierno es eterno, pero su presente ubicación es temporal.

Eventualmente el infierno será forzado a entregar a sus muertos, y serán arrojados al lago de fuego, el cual es la continuación eterna del infierno. ( Apocalipsis 20:13,14, 21:8), y la tierra será hecha nueva otra vez (Apocalipsis 21:1, Isaias 65:17), y su vientre no estará mas lleno de condenados (Mateo 24:8, Marcos 13:8, Isaias 26:19).

La Biblia enseña que “…está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.” ( Hebreos 9:27 ) y que inmediatamente después de la muerte de un humano ( cuando el espíritu abandona el cuerpo – Santiago 2:26, Salmos 104:29 ), la carne regresa al polvo ( Génesis 3:19, Eclesiastés 3:20 ) para esperar la resurrección ( esto es lo que es llamado ” dormir ” en las escrituras – Deuteronomio 31:16, 2 Samuel 7:12, Daniel 12:2, Juan 11:11, 1 Corintios 11:30, 15:51, 1 Tesalonicenses 4:14, 5:10 ); y “…el espíritu vuelve a Dios que lo dio.” (Eclesiastés 12:7); lo cual significa que el espíritu estará instantáneamente y por siempre ya sea presente con el Señor (2 Corintios 5:8, Filipenses 1:23, Lucas 23:43, Apocalipsis 6:9-11), ó presente en el fiero tormento del infierno (Lucas 16:22,23, Marcos 9:43-48, Apocalipsis 20:13,14).

De acuerdo á la Biblia, existen solo dos maneras de morir: en Cristo ó sin Cristo (Juan 3:17, Romanes 2:5-11).

“El tiempo aceptable, el día de salvación, es AHORA. ” ( Proverbios 27:1 ,2 Corintios 6:2 )

” Existe un cuerpo natural ( animal ) y existe un cuerpo espiritual. ” ( 1 Corintios 15:44 )

Como hemos visto anteriormente, la Biblia claramente nos enseña que los cuerpos físicos de aquellos que han muerto (ambos, justos y malvados) serán actualmente y realmente resucitados (Daniel 12:2, Juan 5:28,29) y ” levantados en incorrupción ” (1 Corintios 15:42). Así que, nosotros podemos saber por la palabra de Dios que aquellos quienes ” son castigados con pena de eterna perdición ” ( 2 Tesalonicenses 1:9 ) sufrirán actual, implacable y terri.ble dolor en un cuerpo real é incorruptible ( algo que nunca puede ser destruido de su existencia ) por toda la eternidad; no algo etereo o un tipo metaforico de sufrimiento; pero algo exactamente a lo mismo que si uno estuviera completamente cubierto en fuego en esta vida presente, a excepción que el cuerpo espiritual nunca sera disminuido y la tortura continuará sin descanso por siempre. Esta es una Clara evidencia en la escritura.

( Lucas 16:24, Romanos 2:8,9, 2 Tesalonisenses 1:9, Apocalipsis 14:11, 20:10 ) Y aunque la resurrección de los condenados no ha ocurrido todavía, sabemos por medio de las escrituras que las almas de los justos é impíos de igual forma podrán mirar, escuchar, y sentir (Lucas 16:22-31, Apocalipsis 6:9-11); y que las personas y los ángeles que están en el infierno ahora mismo están siendo atormentados en fuego y tinieblas.

Contrario a la creencia popular, no existe el ” limbo “, y no hay ” purgatorio “; y el Diablo no esta en el infierno: el está caminando como león rugiente (1 Pedro 5:8) y operando en lugares altos (celestiales) – (Job 1:6,7 Efesios 6:12). Pero su día se acerca (Apocalipsis 20:10), y él lo sabe (Apocalipsis 12:12). Todos los hombres son nacidos condenados (Salmos 51:5, Romanos 5:12) y la única manera de escapar la condenación del infierno es estar en Jesucristo por medio del bautismo, ó nacimiento de agua y Espíritu de acuerdo al evangelio del Nuevo Testamento, testificado y proclamado por los santos apóstoles del Señor Jesucristo (Hechos 2:14-42). Solo por medio de la fé en el nombre del único Hijo engendrado de Dios puede cualquier persona escapar la ira y la condenación del infierno.

Esta enseñanza esta’ en el mero centre de la escritura desde Génesis hasta el Apocalipsis; y fué, es, y será siempre verdadera ya sea que decidan los hombres á creerla ó no.

(Romanos 3:4, 2 Timoteo 2:13)

“Si, ven Señor Jesús”. (Apocalipsis 22:20)

¿Quién es el Señor Jesucristo (De acuerdo a la Biblia)?

En vista de que en estos últimos días, los cuales el Espíritu Santo llama “tiempos peligrosos” (2 Timoteo 3:1) muchos se han tornado ellos mismos ser inventores y seguidores de diversas doctrinas respecto a la naturaleza y verdad de la Deidad, inventando muchos diferentes dioses llamados “Jesús”, y caminando por muchos distintos espíritus, cuando lo verdaderamente necesario de poner por delante, de acuerdo
a la Biblia (y solamente la Biblia), es la verdad de la naturaleza de la Deidad, y saber y ensenar la verdad concerniente a la verdadera identidad del Señor Jesucristo, quien es revelado a los suyos por su nombre; el conocimiento de ello siendo indispensable y fundamental para la salvación; como el primer requisito para el pecador para obtener la salvación del pecado, muerte, e infierno, es de “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú, y tu casa…” (Hechos 16:31).
“Y Este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo…” (1 de Juan 3:23)
(Mire también Juan 1:12, 2:23, 3:18, Mateo 12:21, etc…)

Es evidente de acuerdo a la Biblia que “El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel, el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás pues el Señor tu Dios de todo tu corazón…” (Marcos 12:29,30, Deuteronomio 6:4).

El Dios Todopoderoso de Israel fue, es, y por siempre será, uno.
No hay otro Dios formado antes de él, ni habrá otro después de él (Isaías 43:10).
No hay otro Dios más que él (Isaías 44:8).
Él es el único Salvador (Isaías 43:11).
El creó la tierra y el cielo por él mismo (Isaías 44:24, Génesis 1:1, Juan 1:1-3, 10-14).
Él ha jurado que toda rodilla se doblará a él (Isaías 45:23, Filipenses 2:10),
y el no dará su gloria a otro (Isaías 42:8, 48:11).

Desde el principio y a través de toda la historia, los profetas, apóstoles, y toda la gente de Dios han sabido, creído, y ensenado que él es uno, y hoy en día un entendimiento apropiado de las Escrituras revela esa verdad claramente al verdadero nacido de nuevo en busca de la verdad.

¿Que es “nacido de nuevo”?

“Nacido de nuevo” es un término que el Señor Jesucristo usa para describir a alguien que ha sido impregnado por la Palabra de Dios viva, y es capaz de mirar el reino de Dios. Contrario a la opinión popular, “nacido de nuevo” no es un estado que el hombre obtiene creyendo y diciendo una “oración del pecador” o “aceptando a Jesucristo en su corazón”. Las Escrituras nos enseñan que “nacido de nuevo” es la condición de un hombre que ha nacido de Dios, y hecho apto para mirar el reino de Dios, y subsecuentemente está hecho apto a obedecer el evangelio del Nuevo Testamento arrepintiéndose y en el nacimiento de agua y Espíritu (Juan 3:5, Hechos 2:38). La Biblia claramente nos enseña que un hombre es nacido de nuevo por la Palabra de Dios (Lucas 8:11, 1 Pedro 1:23, Santiago 1:18), y que este milagro no es logrado por un hecho de la voluntad del hombre, sino de Dios. (Juan 1:13, Romanos 9:16, Juan 6:44, etc…)

Es solo después que un hombre ha nacido de nuevo que él puede:
• -ver el reino de Dios (Juan 3:3),
• -saber que Jesús es el Cristo (Mateo 16:16,17, 1 de Juan 5:1),
• -creer en su nombre (1 de Juan 3:23, Salmos 9:10, 91:14),
• -arrepentirse (Romanos 3:10-18, 2 de Corintios 7:10, 2 de Timoteo 2:25, Juan 6:44),
• -y recibir remisión de pecados (Lucas 24:47, Juan 20:31, Hechos 2:38, 10:43, 22:16, etc…) por el bautismo del Nuevo Testamento de agua y Espíritu (Juan 3:5, Hechos 2:38, Colosenses 2:11,12, Romanos 6:4,5).

La Biblia no nos enseña que tenemos que ser bautizados en dos o tres personas. La Biblia declara que somos “bautizados en Cristo Jesús”.

Padre, Hijo, y Espíritu Santo
(Mateo 28:19)

En el cuarto siglo después de Cristo, en los Concilios de Nicea, y Constantinopla (325 D.C. y 381 D.C. respectivamente), el Emperador Romano Constantino y los primeros “Padres de la Iglesia” (Católica Romana) inventaron la doctrina de la “Trinidad”; la cual, diametralmente opuesta a la Escritura, enseña que “Padre, Hijo, y Espíritu Santo” son tres personas en la Deidad llamadas “Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo”, las cuales dichas personas son dioses falsos (excepto por Dios el Padre), y no se encuentran en ningún lugar en la Biblia.

La Iglesia Católica Romana enseña además que estos tres dioses, o personas, son co-iguales, co-eternos, y co-existentes; y son “individuales en función, pero unificados en propósito”.

Desafortunadamente, hoy más que nunca, el pueblo de Dios está siendo destruido por falta de conocimiento (Oseas 4:6), al ser muchas las multitudes que profesan ser Cristianos, pero sin embargo se mantienen fuera del reino de Dios por esta doctrina Católica que no está escrita, enseñada, o aún lejos de ser indicada por cualquier sitio en la Biblia.

• Concilios de Nicea: dos concilios ecuménicos se han realizado en Nicea (hoy Iznik, en Turquía), uno en 325 y otro en 787; el primero fue convocado por el Emperador Constantino I, y en él se condenó al movimiento Arrianista que criticaba la naturaleza de la “Trinidad divina”. El otro fue promovido por la Emperatriz Bizantina Irena para regular el uso de las imágenes de santos (idolos); en él se condenó a la iconoclastia y se legitimó la veneración de las imágenes y la intercesión de los santos.

¿Co-Igual?

Dios, el Señor Jesucristo, ha venido en la carne. Esta es la declaración de la Escritura (1 de Timoteo 3:16, Juan 1:14, 8:24,25,28, Mateo 1:21-23, Isaías 9:6), y el instrumento inspirado por Dios para discernir entre Cristo y anticristo (1 de Juan 4:2,3, 2 de Juan 7).
La Biblia declara que “el hombre Jesucristo” (1 de Timoteo 2:5) es el mediador entre Dios y los hombres, y la imagen del Dios invisible (Hebreos 1:3, Colosenses 1:15). En ningún lado en la Biblia alguien declara que el Hijo de Dios es otro dios, o la “segunda persona de la Deidad”, ser “igual con el Padre”. En cambio, la Biblia declara que el único Hijo engendrado (unigénito) de Dios, “…El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual a Dios; sin embargo, se anonadó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante los hombres…” (Filipenses 2:6,7).

El Hijo de Dios “no tuvo por usurpación ser igual a Dios”, no porque él era “Dios el Hijo, la segunda persona de la Trinidad” (la cual no existe en la Biblia), pero porque él fue, y es, el Dios Todopoderoso, Dios el Padre, caminando en un hombre humano para manifestar su nombre al mundo.

No existen dos personas en el Padre y el Hijo.
Hay Espíritu (Juan 4:24) y carne (1 de Timoteo 3:16).
Esta es la declaración de la Escritura.

¿Co-Eterno?

El nombre del Señor, como se lo dijo a Moisés primero en Éxodo 3:14, es YO SOY EL QUE SOY. Las palabras “YO SOY” son traducidas de la palabra Hebrea “hayah” (Strong’s Concordance # 1961), la cual es una forma categórica de primera persona del verbo “ser”. Significa mas que “Yo soy” en un sentido pasivo. Es un verbo causante. Ésto significa,
“Yo soy a propósito. Nadie me hizo. Nadie me puso aquí. Nadie me sostiene. Yo existo por mi propio poder, me sostengo yo mismo, y soy independiente. Yo siempre he sido y siempre seré. No tengo limitaciones, linderos, dependencias, comienzo, final, o periodo medio. Yo soy el mismo ayer, y hoy, y por siempre, y no hay algún otro más que yo. YO SOY.”
Luego en Éxodo 3:15, Dios declara que su gente lo llamara “Jehová”, el cual en el lenguaje Hebreo es la palabra “Yehovah” (#3068) , que es la forma de la tercera persona del mismo verbo “hayah”. “Yehovah” significa “Él es”, o mas literalmente,
“el que es, y que era, y que ha de venir, el Todopoderoso.” (Apocalipsis 1:8).
Ese es su nombre.

Cuando decimos “Jesús”, estamos diciendo la pronunciación española de el nombre Hebreo “Yehowshuwa” (#3091), el cual es una compilación del nombre “Yehovah” (#3068) y el titulo “Yasha” (#3467), el cual significa “Salvador o teniendo salvación”. Y cuando nosotros decimos “Cristo”, (Griego Cristos #5547), estamos diciendo lo que es llamado en el lenguaje Hebreo, “Mashiyach” (#4899), el cual es Mesías, Ungido, y literalmente Dios mismo venido para salvarnos.

(Compare Isaías 35:4-6 con Mateo 11:2-6, Zacarías 14:5 con Judas 1:14, Apocalipsis 19:11-14, etc…)

Así que, cuando nosotros decimos “Jesucristo”, lo que realmente estamos diciendo es “El que era, y que es, y que ha de venir, el Todopoderoso, el Salvador, venido para salvarnos.”
Y el vino en la carne (1 de Timoteo 3:16, 1 de Juan 4:2,3).

La Biblia no nos enseña que el Hijo de Dios es otro dios, co-eterno, existiendo desde la eternidad pasada con Dios el Padre. Al contrario, la Biblia declara que el Hijo de Dios fue engendrado (Isaías 7:14, 9:6, Mateo 1:21—23, Juan 3:16, Gálatas 4:4), que claramente significa que existió un tiempo cuando el no existía sustancialmente, y que hubo un punto específico en el tiempo cuando el comenzó a existir.

En orden para ser verdadero que Jesús de Nazaret fue engendrado de Dios, debería también ser verdadero que existió un tiempo cuando el engendrador existió sin el engendrado; de otra manera la palabra engendrado no tendría significado.

Los términos “Hijo engendrado” e “Hijo eterno” son diametralmente en oposición el uno con el otro y no pueden ser ambos verdaderos; el cual es la razón de que la frase “Hijo eterno” no se encuentra en la Biblia, porque es parte de la herejía Católica Romana de la “Trinidad” y es contradictorio a la verdad de la Escritura.

Jesucristo de Nazaret no es “Dios el Hijo, co-eterno con el Padre”. Él es Dios el Padre, manifestado en la carne; que hombre de carne y sangre es llamado Hijo de Dios, porque el realmente y actualmente fue engendrado de Dios en el vientre de una virgen de Israel (“…vera linaje…” – Isaías 53:10, “…esta [la simiente de la mujer] te herirá en la cabeza…” – Génesis 3:15).

Jesús de Nazaret es:

• un hombre (1 de Timoteo 2:5);
• el Hijo del hombre (Mateo 18:11),
• el Hijo de Dios (Juan 10:36),
• nuestro hermano (Hebreos 2:11,12),
• nuestro Apóstol y Pontífice (o sumo sacerdote)-(Hebreos 3:1),
• fue hecho a semejanza a los hombres (Filipenses 2:7),
• y fue tentado en todo según nuestra semejanza (Hebreos 4:15).
• Él tuvo hambre (Lucas 4:2),
• tuvo sed (Juan 19:28),
• estuvo cansado (Juan 4:6),
• y turbado (Juan 12:27),
…y en todo un hombre, engendrado de Dios en el vientre de una virgen.

Por lo tanto, el término “co-eterno” no solo está completamente ausente de la Biblia en inclusión y referencia, pero es absolutamente en contradicción con la Biblia, y no puede ser aceptado como verdad en la luz de la Palabra de Dios.

¿Co-Existente?

La evidente naturaleza herética de este término ya ha sido expuesta en los párrafos anteriores. Nosotros hemos demostrado conclusiva y enfáticamente que no existe tal persona como “Dios el Hijo”, y por lo tanto no existe uno que pueda ser “co-existente” con Dios el Padre.

“No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.”
(Isaías 44:8)

¿Y Que Acerca de Génesis 1:26?

¿A quién le estaba hablando Dios cuando dijo, “Hagamos al hombre a nuestra imagen…” ?
Estaba hablando consigo mismo?
No.
A los Ángeles?
No, los Ángeles no le ayudaron a Dios a crear al hombre.
Así que, con quién estaba hablando?

Podemos mirar la respuesta a esta pregunta simplemente cuando buscamos en las Escrituras y miramos a quién Dios le estaba hablando en pasajes como en Salmos 45:6,7, 102:25-27 (Compare con Hebreos 1:10-12), Salmos 110:1, Salmos 2:7-9, etc…
Él le estaba hablando a su Hijo: su único Hijo engendrado, Jesús de Nazaret del linaje del Rey David (Mateo 22:41-45).

Entonces ¿por qué dijo el, “HAGAMOS al hombre a NUESTRA imagen…” ?
De nuevo, la respuesta está en la Biblia…

Dios creó todas las cosas por (no por medio de) Jesucristo (Colosenses 1:16). Esto no nos enseña que Dios el Padre usó a otra persona o a otro dios para crear el universo, pues la Biblia claramente nos indica que el creó todas las cosas por sí mismo (Génesis 1:1, Isaías 44:24).

Lo que ésta enseñanza del apóstol Pablo nos indica es que antes que Dios creó cualquier cosa, el Verbo era completo (Juan 1:1), el plan estaba terminado (Efesios 1:5, Apocalipsis 13:8, 1 de Pedro 1:20), y su propia aparición en la carne había sido completada salvo para la manifestación de ésta en el transcurso del tiempo (Gálatas 4:4, Hebreos 1:1-4): y antes de que Dios creó a Adán; el, sabiendo la forma que el mismo iba a tomar como hombre (Filipenses 2:7,8), creó al primer Adán en la imagen de él mismo asi como al último Adán (1 de Corintios 15:45), de este modo creando todas las cosas por Jesucristo, comenzando con el primer hombre Adán, quien fue, “…la figura del que había de venir.” (Romanes 5:14).

Así que concluimos de la enseñanza de la Biblia que en Génesis 1:26, Dios estaba desde luego hablando por medio de la Escritura con su Hijo; pero no el imaginario “Dios el Hijo” de la “Trinidad” Católica Romana, el cual estaba supuestamente presente con Dios el Padre en ese tiempo (lo cual no es ensenada en la Biblia); pero mejor dicho con el Hijo de Dios, engendrado, no eterno; quien vino a la existencia 4,000 años después, pero antes de todas las cosas el mismo centre y esencia de la Palabra y fue el modelo predestinado en cuya imagen fue creado el hombre.

Y, cuando él fue enviado en el mundo, él (y su Padre en él) hizo el hombre en la imagen de Dios por medio de su sangre.
(Colosenses 3:10, Filipenses 3:21), de este modo cumpliendo la profecía de Génesis 1:26.

Como está escrito:
“El cual es la Imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura… Porque por el fueron criadas todas las cosas… Todo fue criado por él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y por el todas las cosas subsisten…” (Colosenses 1:15-17)
Así que, podemos ver claramente (Proverbios 8:9, Lucas 10:21), de acuerdo a la Bíblia,
que JESUCRISTO ES EL SEÑOR!
(1 de Corintios 12:3).

Éste es el misterio que ha sido escondido por siglos, y es hecho manifiesto a la iglesia de Dios en estos últimos días por su Espíritu.

El Padre, Hijo, y Espíritu Santo no son tres personas; ellos son tres de las formas que el Dios de Abraham, Jesucristo, ha traído el Nuevo Pacto del cual el habló en Jeremías 31:33 a operación para los hijos de los hombres.

Como el Padre, el cubrió con su sombra a la virgen María de Israel y colocó su semilla (Isaías 53:10, Lucas 1:35) en su vientre y engendró un Hijo por ella (Génesis 3:15, Isaías 7:14, 9:6).

En el Hijo, el hizo su nombre (Juan 17:6) manifiesto a Israel, y luego a los Gentiles (Romanos 1:16).

Y como el Espíritu Santo, el habita dentro de la iglesia y la santifica, la limpia, y la guía.

Ese es el cumplimiento del Nuevo Pacto, del cual Jesucristo hombre es el mediador (1 de Timoteo 2:5, Hebreos 8:6).

Y así como el apóstol Pablo escribió: “Y el mediador no es de uno; pero Dios es uno.” (Gálatas 3:20).
“…Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros.”
(Isaías 41:4)

Me he aventurado a explicar y exponer brevemente la declaración de las Santas Escrituras con respecto a la naturaleza, solidez, y unicidad indivisible del Señor Jesucristo, y su revelación de sí mismo a su pueblo en el Antiguo y Nuevo Testamento. Especialmente en estos últimos días, cuando el orgullo de la iglesia de Laodicea es en lleno apogeo (Apocalipsis 3:14-20), y el pueblo que se llaman ellos mismos por el nombre de Jesucristo todavía están en la mayor parte cubiertos con la inmundicia y contaminación de LA MADRE DE LAS FORNICACIONES Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA; es lo más esencial para aquellos de nosotros que amamos al Señor, y somos llamados de acuerdo a su propósito, contendamos eficazmente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.

Verdaderamente el entendimiento de quien es realmente Jesucristo nuestro Señor es vital para nuestra salvación; pues, como las Escrituras lo declaran, en orden para ser salvo por el evangelio del Nuevo Testamento, el mayor poder del evangelio de Cristo es fe en su nombre; y si nosotros no sabemos cómo creer en su nombre, entonces no hay remisión de pecados, y tampoco hay salvación.

Esta es la razón por la herejía de la Iglesia Católica Romana de la “Trinidad”, así como la herejía del Arrianismo que dice, “…y el Verbo era un dios.” (Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, Juan 1:1), la cual empezó siglos atrás, y ahora es manifestada en el culto de los “Testigos de Jehová” por su pervertida Biblia y su igualmente pervertida doctrina. La revelación de Jesucristo es el mero fundamento de la fe de Jesucristo; y así como hemos conclusivamente demostrado, es imposible para uno creer en la doctrina Trinitaria y aún ser salvo, porque es una completa mentira y en contradicción directa con la Biblia.

Hemos demostrado que el Jesús de la Iglesia Católica Romana no es el Señor Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, sino un falso Jesús llamado “Dios el Hijo”, el cual tal dios no está en la Biblia, y de hecho, no existe; pero no es nada más que un dios Babilónico de la Iglesia Católica Romana (uno de la gran cantidad de dioses en la Iglesia Católica) , el cual le ha sido asignado el nombre de Jesucristo.

El Espíritu Santo nos advirtió acerca de falsos Cristos, diciendo:

“Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.”
(Mateo 24:5)

…y acerca de falsos dioses e ídolos, diciendo:
“No tendrás dioses ajenos delante de mí.”
(Éxodo 20:3)
-y-
“…lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios;
y no querría que vosotros fueseis participes con los demonios.”
(1 de Corintios 10:20)

Los que desean ser salvos DEBEN abandonar las enseñanzas heréticas de la ramera Romana (Apocalipsis 2:20, 18:4) y ser limpiados con agua pura por la Palabra de Dios, en la cual no hay contradicciones, y por la cual la naturaleza completa y el propósito de Dios mismo son revelados a los pequeños, pero escondidos a los sabios y entendidos (Lucas 10:21).

“Hijitos, guardaos de los ídolos. Amen.”
(1 de Juan 5:21)

“Porque si el que viene, predicare otro Jesús que el que hemos predicado…”
(2 de Coríntios 11:4)

“Porfiad a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.”
(Lucas 13:24)

“Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas…”
(Apocalipsis 18:4)

-FIN-

El Nuevo Testamento Debidamente Aplicado

En estos últimos días, los oídos de muchos en las iglesias se han desviado tras las fabulas y han prestado atención a las doctrinas de demonios. Hoy más que nunca, es necesario de que la iglesia de Jesucristo se acerque más a su cabeza para que sea lavada con agua por medio de la Palabra. Estos son los tiempos cuando los hombres se han vuelto perezosos, complacientes y están “…reposando en Sion….” Es el tiempo del ángel de la iglesia de Laodicea, cuando los que se llaman cristianos así mismos, dicen “…yo soy rico, y estoy enriquecido…”, mas no saben que son “…desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos” (Apocalipsis 3:14-22). Así es que, la misión y llamado de este varón de Dios es enseñar la palabra del Señor Jesús, de una manera correcta y fiel en estos últimos días.
Es mi oración que usted, como lector, considere en oración todas las cosas que lea y que escudriñe las escrituras para verificar si, lo que se haya escrito aquí, es realmente la Palabra de Dios correctamente aplicada.

“Trazar (o usar) la palabra de Dios correctamente (2 Timoteo 2:15),” sencillamente significa que la usemos precisamente para lo que fue destinada, con su debido propósito en mente. De otra manera, estaríamos sacando las palabras fuera de su contexto apropiado, para formar una doctrina que no está inspirada en las Escrituras.

En estos últimos tiempos, muchos que profesan ser cristianos basan sus creencias en eruditos y comentaristas bíblicos, cuyas creencias están cimentadas en las opiniones de su denominación; sin antes haber investigado las palabras por ellos mismos. Por lo tanto, se ha vuelto peligrosamente fácil para los hombres pararse en los pulpitos de hoy y usar uno o dos versos fuera de contexto, para enseñar doctrinas que son completamente ajenas a la palabra de Dios, engañando así a multitudes; porque la gente en las iglesias simplemente no conocen sus Biblias. Este es el propósito de mi llamado en el Señor para estos últimos días y también para el material que usted leerá. Así es que, permanezca en oración y estese listo para escuchar la palabra de Dios y rechazar todas las tradiciones que probablemente se le hayan enseñado desde su niñez, (¡como a mí también se me había enseñado, hasta que empecé a leer las escrituras por mí mismo!), y deje que esas tradiciones vanas de los hombres sean reemplazadas por la palabra pura de Dios, en el nombre de Jesús.

Amén.

Es muy importante saber trazar (o usar) el Nuevo Testamento correctamente, ya que esta es la dispensación (o el periodo de tiempo) en que estamos viviendo ahora. Entonces, ¿Qué es el Nuevo Testamento? El Nuevo Testamento es el cumplimiento del Antiguo Testamento. En el Antiguo Testamento, fue escrito lo siguiente por la mano del profeta Jeremías:

“He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Jacob y la casa de Judá:

Mas éste es el pacto (testamento) que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en sus entrañas, y escribiréla en sus corazones; y seré yo a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo”.

(Jeremias 31:31-33).

Este Nuevo Pacto (o Testamento) era un pacto de sangre—el cual Dios había planeado desde el principio, y el porqué de los sacrificios de sangre del Antiguo Pacto, los cuales nunca pudieron quitar el pecado (Hebreos 10:11), pero eran una sombra de lo que había de venir. (Colosenses 2:17).

“Mas venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, hecho de mujer, hecho súbdito a la ley,

Para que redimiese a los que estaban debajo de la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos”.

(Gálatas 4:4,5)

Para que por el poder de SU SANGRE pudiésemos ser libres del poder del pecado y de la condenación del mismo, y ser limpios por medio de la obediencia al evangelio del Nuevo Testamento.

Entonces, el Nuevo Testamento en nuestra Biblia es el relato histórico de:

…cómo Jesús vino en la carne y realizo lo que había prometido en el Antiguo Testamento,

…y también de

…las primeras décadas en la iglesia del Nuevo Testamento, y así mismo de las enseñanzas de los apóstoles y ancianos en cuanto a la doctrina de Cristo, conforme al mandamiento que les fue dado por Él diciendo:

“…doctrinad a todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:

Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado…”

(Mateo 28:19, 20).

Realmente, la Biblia es muy fácil de comprender si uno se toma el tiempo de estudiarla y está dispuesto a obedecerla.

Entonces, vamos a ver el Nuevo Testamento…

El Nuevo Testamento contiene 27 cartas, las cuales son comúnmente conocidas como libros. Estas cartas están en orden cronológico por una buena razón.

Los primeros cuatro libros son:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Estos libros nos dan un relato histórico acerca de las cosas que debemos saber las cuales pasaron desde el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo hasta el tiempo de su ascensión; incluyendo su vida, enseñanzas, milagros, persecuciones, crucifixión, muerte, sepultura, resurrección, y su aparición ante los discípulos por los próximos cuarenta días después.

Es importante observar que en este punto, el Nuevo Pacto (o Testamento) que Jesús vino a darnos, no había sido establecido aquí todavía. Se había hablado de ello aquí, y el camino se hizo en este punto, pero aquí, en los cuatro evangelios de Mateo, Marcos, Lucas, y Juan:

…NO hay iglesia,

NO hay cristianos,

y el evangelio del Nuevo Testamento NO está siendo predicado.
El evangelio (o las buenas nuevas) que Jesús estaba predicando era el hecho de que el reino de Dios estaba cerca, y que era tiempo de que los judíos se arrepintieran y creyeran en su Mesías. Era un evangelio únicamente para el judío, y había sido predicado bajo la dispensación de la ley, para que “…las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 15:24) pudieran ser reunidas hacia su Pastor, tal como Él había prometido como fue dicho por el profeta Ezequiel (Ezequiel 34:11,12).

Entonces, necesitamos tener en mente que las cosas que Jesús dijo en estos cuatro libros no fueron dirigidas a todo el mundo (aunque a veces se refirió al mundo en sus enseñanzas), pero solamente a la casa de Israel—los judíos. La falta de conocimiento acerca de esta verdad tiene a multitudes de gente en las Iglesias confundidas en estos últimos días, de la misma manera en que sacan varios versículos de estos cuatro evangelios fuera de su contexto, y no los aplican bien a la iglesia, cuando en realidad no había iglesia en ese tiempo. El Señor Jesús estaba tratando exclusivamente con la casa de Israel.

Como está escrito en Romanos 15:8,

“Digo, pues, que Cristo Jesús fue hecho ministro de la circuncisión por la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas a los padres [Abraham, Isaac, y Jacob]…”

Estos cuatro libros son parte del Nuevo Testamento de nuestras Biblias porque cuentan la historia de cómo el Nuevo Testamento fue preparado y realizado por Dios en su Hijo, Jesucristo. No obstante, el periodo del Nuevo Testamento en el cual vivimos no empezó durante ese tiempo.

El profeta Jeremías dijo,

“…Daré mi ley en sus entrañas, y escribiréla en sus corazones…”

(Jer.31:33);

…y Pablo, el apóstol de Cristo cito a Jeremías

de esta manera:

“…Habitaré y andaré en ellos; y seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo.”

(2 Corintios 6:16).

Entonces, ¿cuándo se cumplió esta profecía?

Hechos de los Apóstoles

Esto aconteció cuando llegó el día de la celebración del Pentecostés, en el año del Señor 33, cincuenta días después de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo (como fue escrito en la ley—Levítico 23:10-21); y el relato de este acontecimiento está escrito en el libro de Hechos de los Apóstoles. El libro de los Hechos comienza donde los cuatro evangelios terminan, cronológicamente. Fue escrito por Lucas, y empieza después de la resurrección de nuestro Señor y un poco antes de su ascensión hacia el cielo; y así continúa como un relato histórico de los eventos que tuvieron lugar desde el nacimiento de la iglesia Nuevo-testamentaria, hasta algunas décadas hacia el futuro, para que podamos ver:

· Cómo la promesa del Espíritu Santo fue derramada

· Cómo los apóstoles de Cristo predicaban el evangelio que Él les dio,

· El orden en que predicaron (judíos, samaritanos, gentiles),

· Cómo las personas fueron salvas y llegaron a ser cristianos,

· Cómo las Iglesias se establecieron, y

· Cómo Dios dio testimonio con poder a la palabra de sus apóstoles.

En el segundo capítulo de Hechos nació la iglesia del Nuevo Testamento por medio de la cual el evangelio comenzó a ser predicado en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y a los Gentiles (Hechos 1:8), tal como el Señor le había mandado a los apóstoles.

Solamente en el libro de los Hechos podremos leer el relato histórico de:

· La predicación del evangelio,

· la gente obedeciendo al evangelio para ser salvos,

· el establecimiento de las iglesias,

· y los discípulos de Jesús haciendo los mismos milagros que El hizo, por fe en su nombre.

(Juan 14:12-14).

Así que, el libro de los Hechos es una continuación de la historia de los cuatro evangelios, comenzando con la ascensión de Jesús hacia al cielo, y después describiendo el comienzo de la iglesia Nuevo-testamentaria, la cual el compró con Su sangre según el relato de los evangelios Mateo, Marcos, Lucas, y Juan.

Entonces tenemos—–

Las Epístolas (Romanos – Judas)

Romanos

1 & 2 Corintios

Gálatas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1 & 2 Tesalonicenses

1 & 2 Timoteo

Tito

Filemón

Hebreos

Santiago

1 & 2 Pedro

1,2, & 3 Juan

Judas

Estas son cartas (epístola es una palabra que significa carta), las cuales fueron escritas por los apóstoles y ancianos a las iglesias.

En el libro de los Hechos, podemos ver que muchas de estas iglesias son establecidas (Corinto-Hechos 18, Galacia–Hechos 16:6 & 18:23, Éfeso–Hechos 19:1-7, Tesalónica–Hechos 17:1-9, etc…).
Así que, después que los apóstoles salieron a predicar el evangelio, bautizando a los creyentes, y enseñándoles los mandamientos del Señor (Mateo 28:19,20), continuaron predicando en otros lugares, y a veces enviaban cartas a las iglesias donde habían visitado antes con el propósito de enseñar, consolar, amonestar, y aún corregirles. Esto es lo que es una epístola. No son escritas para el mundo entero, sino para los cristianos. En ellas no se predica el evangelio para los pecadores para que sean salvos del pecado. Estas contienen instrucciones para los santos quienes ya habían oído y obedecido el evangelio de los apóstoles; con el fin de afirmarlos más en la verdad, darles un entendimiento más grande y profundo del evangelio que ya habían obedecido, y enseñarles cómo debían vivir sus vidas dentro y fuera de la iglesia, y para glorificar a Dios y heredar su reino.

Entonces, recuerde que cuando vea el pronombre “nosotros”, no se está refiriendo al mundo, sino a la Iglesia de Dios. Cuando los escritores se refieren al mundo, se distingue por el uso del pronombre “ellos”. Esto es tan importante de entender, y a la vez es una parte fundamental para saber cómo trazar o aplicar el Nuevo Testamento en la Biblia, debidamente.

Si nosotros sacáramos una frase de los cuatro evangelios, de los cuales se les hablo a los judíos, y la leyéramos como si estuviera dirigido a la iglesia, causaría error y confusión.

De igual manera, si nosotros sacáramos una frase de una de las epístolas, y la leyéramos como si estuviera dirigida al mundo, o como si se estuviera predicando el evangelio a los pecadores, esto también causaría error y confusión.

Últimamente, tenemos el libro de—

Apocalipsis: La Revelación de Jesucristo

Este libro es de profecía. No se llama “Revelaciones” ni tampoco es la Revelación de Juan. Es sencillamente lo que indican las primeras cuatro palabras—La Revelación de Jesucristo—. Cronológicamente, trata con el periodo de tiempo empezando con el nacimiento de la iglesia Nuevo-testamentaria, hasta la consumación de todas las cosas, y el establecimiento del reino eterno de Dios, cuando el tiempo se acabará, el impío estará eternamente en el lago de fuego, y el justo reinará con Dios (Jesucristo) para siempre jamás.

Este libro está dividido de la siguiente manera:

· Capítulo 1———-la visión de Jesucristo

· Capítulos 2-3——la dispensación de la iglesia Nuevo-testamentaria

· Capítulos 4-20—–el juicio e ira de Dios sobre la tierra

· Capítulos 21&22—el establecimiento del reino eterno de Dios

Así es como se debe dividir el Nuevo Testamento…es realmente sencillo. Si examinamos el evangelio del Nuevo Testamento colocándolo como el punto central,

Podemos decir que:

· en los cuatro evangelios (Mateo-Juan), el evangelio fue PREPARADO-

· en el libro de los Hechos, el evangelio fue PREDICADO-

· en las epístolas (Romanos – Judas), el evangelio fue PRESERVADO-

· en la Revelación (o Apocalipsis), el evangelio fue PRESUNTO-

Es mi oración y ferviente deseo de que esta lección le haya dado un entendimiento claro de las bases del Nuevo Testamento en la Santa Biblia; y que con este fundamento, usted comprenda más y más, por la gracia de Dios, como trazarlo (usarlo) y aplicarlo debidamente y percibir las cosas que están escritas en él. Espero que usted sea lavado de todos los errores que provienen de las organizaciones de los hombres por la palabra pura de Dios, y que salga completamente de esas enseñanzas de Babilonia y que camine hacia la Novia.

Aquellos que no conocen como trazar (o usar) bien la palabra de Dios, jamás la entenderán.

Este no es un libro de versículos “mágicos”, para ser adaptados en cualquier contexto en donde encajen, con tal de satisfacer al lector (esto es brujería).

Al contrario, este es un libro dado por el Dios del Cielo, inspirado palabra por palabra, y que su orden tiene un propósito, para que aquellos a quienes Él ha escogido (sus ovejas) sepan la verdad y la obedezcan para vida eterna.

El profeta Oseas habló estas palabras de parte del Señor:

“…Porque los caminos de Jehová son derechos, y los justos andarán por ellos: mas los rebeldes en ellos caerán”.

(Oseas 14:9).

Entonces, dividamos y apliquemos la palabra de Dios debidamente para que vivamos.

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza (o usa) bien la palabra de verdad”.

2 Timoteo 2:15

“En justicia son todas las razones de mi boca; No hay en ellas cosa perversa ni torcida.

Todas ellas son rectas al que entiende, Y razonables a los que han hallado sabiduría”.

Proverbios 8:8,9

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, a ti mismo salvarás y a los que te oyeren”.

1 Timoteo 4:16

¿Aceptando a Jesucristo?

27 de Octubre 2001-5762 Año de Nuestro Señor
Para toda la simiente de Dios el Padre, la generación de Jesucristo, engendrados de la incorruptible semilla de vida, la cual es la palabra de Dios, Saludos.

Para nuestro Señor y Salvador Jesucristo sea el honor y la gloria por todos los siglos.

Amen.

En estos ultimas días, casi 2,000 anos después de que las últimas escrituras del Nuevo Testamento de la Santa Biblia fueron completadas, y casi 1,700 anos después que “…la gran ramera, la que esta sentada sobre muchas aguas” (Apoc. 17:1) empezó a implementar el disfraz de la Iglesia Católica Romana; la verdadera esposa de Cristo, habiendo sido toda pero extinguida en el milenio de las oscuras tinieblas a las cuales aun nos seguimos refiriendo como “la Edad de las Tinieblas” (acerca 500-1,500 D.c.) ha estado, por alrededor de los últimos 5 siglos, experimentando un proceso de lavamiento o purgamiento, el cual el Espíritu Santo menciona limpiándola con el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela (la iglesia, su esposa) a si mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha, ni arruga, ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha (Efesios 5:26, 27).

La misma semilla de la cual nosotros fuimos engendrados es también la misma fuente de purificación la cual nos limpia y santifica mas y mas hacia el día perfecto… (Proverbios 13:14, Juan 15:3, 17:17, Proverbios 4:18) Y aquellos quienes verdaderamente son engendrados por ella tendrán corazones llenos de ella (Proverbios 4:20,21), y bocas hablando de ella (Mateo 12:34,35, 1 Pedro 4:11), así como también una conversación que la manifieste.

La declaración del apóstol Pedro, “Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios…” (1 Pedro 4:11), clama el mismo mensaje como en la epístola de Judas verso 3, “…contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.”.

La naturaleza de esta presente batalla es del espíritu; y el arma ofensiva con la cual hemos sido equipados es, “…la espada del Espiritu, que es la palabra de Dios.” (Efesios 6:17), para el propósito que pueda ser hallado, “…derribando argumentos, y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios…”.

La razón por la cual yo escribo esta epístola, en el servicio de nuestro Señor Jesucristo, y para la edificación de su cuerpo, la iglesia, es para preparar mejor a todos los santos del Dios viviente en contra de una herejía particular, la cual es muy perjudicial: esta es un arma Jesuita procediendo de la gran ramera misma, la Iglesia Católica Romana, y especialmente durante el último siglo, ha sido rápidamente adoptada por todas sus hijas (pues en verdad es la MADRE DE LAS RAMERAS—Apoc. 17:5) , las cuales son mayormente conocidas hoy en día como las denominaciones protestantes: todas las cuales proclaman haber sido liberadas de ella, pero aun se encuentran contaminadas con la mugre de sus doctrinas y practicas abominables.

Esta particular doctrina venenosa es un ataque a la misma fundación de la fe de nuestro bendito Señor Jesucristo. Este es un concepto el cual ni es mencionado ni inferido en ninguna parte de la Escritura, y aun así es aceptablemente mencionada por la mayoría de los que profesan ser cristianos, como el mismo nombre de nuestro bendito Senor Jesucristo, como si fuera la palabra de Dios, y la fundacion del evangelio: la cual muchos creen que lo es.

¿Cual es esta, te preguntaras?

Esta es la misma raíz de un falso evangelio (el cual no es evangelio) la cual atrae a los pecadores perdidos a, “aceptar a Jesucristo como tu Señor y Salvador personal”, o “aceptar a Jesucristo en tu corazón”, acompañada por la falsa promesa engañadora que cuando estos pecadores perdidos hacen este pretendido ritual, ellos se han convertido cristianos: cubiertos por la sangre de Jesús y siendo habitados por el Espíritu Santo, y listos para entrar en el cielo en ese mismo momento.

Pero la verdad es, que esas palabras, o ese evangelio, no se encuentra en ningún lado en la Biblia, y que esas almas están aun perdidas en sus pecados, sin la sangre redentora de Jesucristo, o el poder de su Espíritu: y de hecho ellos están mucho peor en este estado a como ellos estaban anteriormente, porque ahora ya no están buscando la salvación, porque sus predicadores mentirosos les han dicho que ellos ya la tienen.

Y cuando ellos comienzan a preguntarse porque no tienen el poder para vivir de una manera santa y derrotar el pecado, estos mismos predicadores mentirosos los inflan con sus enseñanzas de “fe”, con grandes palabras hinchadas de vanidad, a través de los deseos de la carne y mucha lascivia, las cuales llevan a estas pobres almas perdidas aun mas profundo del lado de la decepción religiosa.

Aquellos a quienes esta epístola esta dirigida están establecidos en la fe de Jesucristo, y saben que la salvación del Nuevo Testamento, la cual empezó a ser predicado por la boca de Simon Pedro en el día de Pentecostés, 33 D.c., es entrada por el creyente arrepentido, habiendo sido nacido de nuevo, por medio del bautismo en el nombre de Jesucristo y el recibimiento del Espíritu Santo. Aquellos quienes son nacidos de la semilla incorruptible de la palabra de Dios saben que la sangre de Jesucristo fue derramada para la remisión de pecados (Mateo 26:28, Romanos 3:25, Efesios 1:7, Colosenses 1:14), y que la ÚNICA manera, desde que la iglesia del Nuevo Testamento fue nacida, para cualquier persona para recibir remisión de pecados, es arrepentirse y ser bautizados en el nombre de Jesucristo.

(Lucas 24:47, Hechos 2:38, 22:16, 1 Corintios 6:11, Colosenses 2:11,12, etc…)

Nosotros sabemos también por el testimonio de la Escritura que el bautismo del Espíritu Santo es el sello de Dios, las arras de nuestra herencia (Efesios 1:13,14), el poder de la resurrección (Romanos 6:4,5, Colosenses 2:12), y es siempre y sin excepción manifestado por el hablar en otras lenguas y profetizando.

(Marcos 16:17, Hechos 2:1-4,18, 10:44-46, 19:6, etc…)

Este es el nacimiento Bíblico de agua y Espiritu (Juan 3:5), y como está escrito;

“Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espiritu, el agua, y la sangre:

y estos tres concuerdan.”

(1 Juan 5:8)

Mayor parte del problema, el cual lleva a muchos en las iglesias a abrigar el falso evangelio de “aceptando a Jesucristo”, es la falta de entendimiento de el nuevo nacimiento.

***El falso evangelio de “aceptar a Jesucristo” enseña que el Espiritu Santo convicta al pecador de su vida pecaminosa, y que el pecador comienza a ser “nacido de nuevo” por el ritual de decir una “oracion del pecador” y “aceptando a Jesucristo en su corazon”.

***Mas sin embargo la Biblia nos enseña que es la palabra de Dios la cual convicta al pecador de su pecaminosidad (Nehemías 8:9, Romanos 7:7-13, 1 Corintios 15:56); y que también es la palabra de Dios la que aviva al pecador, o causa a que el sea nacido de nuevo (Salmos 19:7, 119:50, Lucas 8:11, Santiago 1:18, 1 Pedro 1:23); y que este milagro no es el trabajo de la voluntad del hombre, sino de Dios (Juan 1:12,13, 6:65, Romanos 9:16).
Nuestro Señor mismo enseño, durante su discurso con Nicodemo, que, “…el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” (Juan 3:3). El no dijo que siendo nacido de nuevo lo hace a uno hijo de Dios, o un cristiano; sino que siendo nacido de nuevo le da a uno poder para venir a ser un hijo de Dios (Juan 1:12): esto es, que el pecador es capaz de mirar el reino de Dios, y sentir una tristeza que es según Dios por sus pecados (2 Corintios 7:10), y así el pueda volverse hacia Dios o arrepentirse y obtener entrada en el reino siendo nacido de agua y del Espiritu por medio del evangelio del plan de salvacion del Nuevo Testamento (Juan 3:5, Hechos 2:38).

Y en estos últimos días, cuando la llenura del evangelio finalmente estalló otra vez por todo el mundo a finales del siglo XIX (1800’s) después de muchos siglos ser todo menos perdido en las tinieblas de la época medieval, Satanás exitosamente ha inyectado esta ridícula herejía en las denominaciones por medio de su orden Jesuita (una organización anti-protestante instituida en el siglo dieciséis con el propósito de destruir a las iglesias protestantes y traerlas de nuevo para atrás bajo la cabeza de la Iglesia Católica Romana), para que cuando un pecador escuche la palabra de Dios y sea estimulado al arrepentimiento (nacido de nuevo), esa antigua Serpiente se mueva rápidamente antes que el pecador pueda escuchar el verdadero evangelio del plan de salvación, y dice:

“¿Te gustaría recibir a Jesucristo como tu Salvador y Señor?

Solamente repite después de mi…”

…y repentinamente esa pequeña nueva chispa de vida está arrancada, así como un bebé recién nacido es abandonado en un bote de basura. Si nadie encuentra a ese pequeño bebé y lo rescata, seguramente morirá. Así mismo morirá el devoto nacido de nuevo quien nunca obedeció el evangelio.

Estas pobres almas están convencidas que están salvadas, porque existe un cambio en sus vidas. Y de hecho es un cambio real. Ellos han sido nacidos de nuevo. Ellos tienen nuevos deseos y una nueva actitud – una actitud de arrepentimiento y una forma de piedad. Y puesto que este cambio es manifestado en ellos, ellos están completamente persuadidos que el falso, inescritural evangelio que ellos han obedecido los ha hecho cristianos; hijos de Dios, y herederos junto con Jesucristo. Y sus falsos pastores engruesan sus tinieblas semana tras semana con predicaciones suavizadas y halagaderias diabólicas. Así como escrito está,

“Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción.

Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.

Ciertamente si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.”

(2 Pedro 2:19,20)

Y de esta manera el pueblo de Dios, aun mas que antes, están siendo destruidos por falta de conocimiento. (Oseas 4:6)

Amados hermanos, no sean engañados.

El falso evangelio “acepta a Jesucristo como tu Señor y Salvador” no está escrito en ninguna parte en la palabra de Dios. Y si no está escrito, nosotros, el pueblo de Dios viviente, no deberíamos nunca de hablarlo.

Por la gracia y poder de nuestro Dios, ¡dejemos que esta herejia inspirada por el Diablo, y hecha por hombres, sea eliminada del vocabulario de cada cristiano, para que asi no podamos confundir más o ser confundidos por estas palabras impuras e ideas que no son de Dios!

Asi como dijo el profeta:

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.” (Proverbios 4:23)

Ten cuidado—muchos de los falsos maestros irán a la enseñanza de Jesús en Lucas 18:10-14 como autoridad de su falso evangelio “la oración del pecador”…

Pero nosotros debemos de usar bien la palabra de Dios (2 Timoteo 2:15), y reconocer que el periodo de tiempo descrito en los cuatro evangelios de Mateo, Marcos, Lucas, y Juan estaban aún en los días del Antiguo Pacto, antes de que la iglesia del Nuevo Testamento comenzara a existir; y nuestro Señor en este pasaje (y varias otros en los 4 evangelios) no estaba predicando el plan de salvación del Nuevo Testamento, el cual aún era un futura concepto a ser realizado; sino que el había venido “…a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Ezequiel 34:11, Mateo 15:24), el pueblo de Dios, quienes ya habían sido llamados por su nombre (Isaias 43:7, 63:19), y en pacto con el por la circuncisión (Génesis 17:10-14, Romanos 4:11).

Todo lo que fue requerido de ellos para estar bien con Dios (salvados) en ese periodo de tiempo era arrepentirse y creer en el Hijo de Dios.

(Deuteronomio 18:15-19, Juan 3:18, 5:24, etc…)

Es por eso que Juan el Bautista vino antes que el, en el espíritu y poder de Elias, de acuerdo a las Escrituras de los profetas (Isaías 40:3, Malaquías 3:1, 4:5,6), “…para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.” (Lucas 1: 17).

Israel no necesitaba convertirse hijos e hijas de Dios; ellos ya lo eran.

(Mire en Mateo 9:2,22, Isaias 43:6,7, Jeremías 31:9)

Ellos necesitaban arrepentirse – volverse de sus malos caminos y regresar a Dios – de esa manera ellos pudieran ver a su Mesías.

Ese fue el ministerio de Juan el Bautista.

(Mire en Juan 1:31, Lucas 1:76,77, 7:29,30)

Las Escrituras testifican que aquellos quienes rechazaron el mensaje de Juan y su bautismo permanecieron cegados por sus pecados, y no pudieron ver a su Salvador. Pero a aquellos quienes obedecieron el mensaje de Juan, y escucharon y obedecieron las palabras de Cristo el Señor, él hablo con alegría muchas veces, “…Tu fe te ha salvado “.

(Lucas 7:50, 18:42, 19:9, 23:43, etc…)

En aquel tiempo, ese era el requisita de Dios á Israel para ser salvos. Esto es necesario para el pueblo de Dios de hoy conocer y entender que esa gente vivieron, y esos eventos tomaron lugar durante la dispensación del Antiguo Testamento, y que la iglesia y el plan de salvación del Nuevo Testamento bajo el cual nosotros vivimos hoy no habían sido aun traídos a existencia, ni habían sido revelados.

El Nuevo Pacto hablado por Jeremías el profeta (Jeremías 31:31-33), y Ezequiel (Ezequiel 36:27), y referidos por el apóstol Pablo en 2 Corintios 6:16, empezaron a ser manifestados en el día de Pentecostés en el año 33 D.c., cincuenta días después de la resurrección de nuestro Señor, así como estaba escrito en la ley (Levítico 23:9-16).

Aquel fue el día que, “…un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas” (Hebreos 8:6) vino a todo el mundo: al Judío primeramente, y también a los Gentiles (Romanos 1:16, 2:9).

Aquel fue el día que la iglesia del Nuevo Testamento de Jesucristo fue nacida: y desde aquel día (y no antes) el evangelio (plan de salvación) del Nuevo Testamento ha sido predicado por todo el mundo hasta este día; y es aún el mismo así como cuando Pedro y los otros apóstoles de nuestro Señor lo predicaron la primera vez (Hechos 2:38), y es aún tan necesario para los verdaderos santos de Dios que contiendan ardientemente por el, así como somos exhortados por nuestro fiel hermano Judas en su epístola (v.3).

~Otro engaño del Diablo~

Otro truco común del enemigo es tomar las palabras de Pablo en Romanos 10:9,10 fuera de contexto (así como está escrito que muchos lo harían – 2 Pedro 3:15,16), y sustituyen esta frase por el plan de salvación del evangelio.

Este es un error muy grave y peligroso por muchas razones.

Primero, el pasaje en cuestion comienza en medio de una sentencia – “…que si confesares…” (Romanos 10:9); y los falsos maestros quienes piensan que este es el evangelio siempre fallan a regresar al principio de la oración, porque el contexto de este pasaje echa abajo la interpretación de su cláusula seleccionada. La oración comienza en el verso 6, y es una enseñanza por Pablo concerniendo “…la justicia que es por la fe…” contra “…la justicia que es por la ley…” (verso 5).

Todos los capitulos 9,10, y 11 de Romanos son concernientes al plan de Dios para Israel y los Gentiles, y este pasaje no es una excepción. En el, Pablo se refirió a la ley (especificamente a Deuteronomio 30:11-14), en la cual Dios estaba testificando a Israel que ellos habían oído su ley, y que estaban sin excusa para no retenerla, porque estaba en sus bocas y en sus corazones, para que ellos la pudieran cumplir (Deuteronomio 30:14).

Y ahora Pablo está usando ese mismo precepto para la iglesia del Nuevo Testamento, siendo la diferencia que ya no tenemos que mantener la ley de los mandamientos contenidos en ordenanzas (Efesios 2:15), la cual Cristo nuestro Señor abolió en su carne; pero, “… para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espiritu.” (Romanos 8:4): cual justicia es cumplida en nosotros por continuación en la fe de nuestro Señor Jesucristo y su resurrección (Hebreos 3:6,14, Colosenses 1:23), y continuando el confesar su nombre ante los hombres (Mateo 10:32,33, Lucas 12:8,9); los cuales ambos pueden ser realizados en hombres y mujeres solo por el Espíritu de Cristo mismo en nosotros.

(Mateo 10:19,20, Marcos 13:11, Lucas 21:14,15, Apocalipsis 19:10)
Este punto trae a la luz la segunda razón por el error de los falsos maestros: que siendo muy simple que este pasaje, y de hecho la epístola completa, no está dirigida a los pecadores perdidos para decirles como volverse cristianos.

Sino que, como son todas las epístolas del Nuevo Testamento, esta es dirigida á cristianos (Romanos 1:7), para enseñar y exhortarnos a permanecer firmes en la fe, y para enseñarnos y darnos instrucción para que podamos entender mejor al Dios que servimos y al evangelio que hemos obedecido. Este pasaje en Romanos 10:9,10 ¡NO es el plan de salvación para los pecadores perdidos!

El apóstol Pablo predicó un solo evangelio (Galatas 1:8), así como puede ser evidente si escudriñamos las Escrituras en los Hechos y las epístolas. Pero aquí (Romanos 10) Pablo está enseñando a la iglesia la diferencia entre la justicia de la ley y la justicia de fe; explicándonos que nuestro justicia ante Dios ya no es en sacrificios de animales, y diversos lavamientos y ordenanzas carnales, pero es en creyendo en nuestros corazones que Dios resucitó a Jesús nuestro Señor de los muertos, y en confesando su nombre con nuestras bocas. Luego, en versos 11-15, Pablo explica la importancia de este precepto- por,

“…y como oirán sin haber quien les predique?”.

Tercero, en capítulos 6 y 8, Pablo ya había discutido en gran detalle el bautismo en agua, y el bautismo del Espíritu Santo, el cual es el evangelio que nosotros (la iglesia de Dios) ya hemos obedecido; y los cuales son los recipientes originales de esta epístola (los santos en Roma) que ya habían sido obedecidos cuando esta fue leída por ellos.

Esto no es difícil de entender: son solamente las enseñanzas impuras de hombres reprobados las cuales nublan el entendimiento de la verdad. Así como está escrito:

“Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.”

(Tito 1:15)

Pero las palabras de Dios todas son rectas para aquellos que entienden.

(Proverbios 8:9)

El malentendimiento de este pasaje de la Escritura tiene literalmente a millones de almas perdidas corrompidas y en su camino a la destrucción eterna hoy en día, como resultado de la falsa doctrina de “acepta a Jesucristo en tu corazón”.

Que Dios Todopoderoso otorgue a sus verdaderos hijos la gracia de buscar de Él y descubrir la simplicidad de la palabra pura de las Santas Escrituras, y la clara verdad revelada dentro de ella, en el nombre de Jesucristo.

Amén.

Otro verso que los falsos predicadores adoran usar (fuera de contexto) para extender su herejía de “acepta a Jesucristo como tu Señor y Salvador” es Apocalipsis 3:20.

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oye mi voz y abre la puerta, entrare a el, y cenare con el, y el conmigo.”

Oh si – ellos aman implorar a los pecadores perdidos con sus suplicas emocionales a “abrir la puerta de tu corazón e invitar a Jesús a que sea el Señor de tu vida…”

Pero ellos fallan a decir a estas pobres almas perdidas que las palabras que ellos están mal-usando nunca fueron dirigidas a pecadores perdidos. Ellas son las palabras de nuestro Señor Jesucristo para una iglesia fría y desobediente – la iglesia de Laodicea.

Estas palabras no están dirigidas al mundo, ni están dirigidas a las denominaciones que rechazan el evangelio del Nuevo Testamento. La única iglesia en el Nuevo Testamento es la iglesia de Jesucristo, y solo aquellos quienes han obedecido el evangelio del Nuevo Testamento (Hechos 2:38) son una parte de ella, pues la Escritura claramente declara que quien no haya recibido el Espíritu Santo no es de Él (Romanos 8:9, Efesios 1:13,14), ni tampoco lo son aquellos quienes no han sido bautizados en su nombre (Gálatas 3:27, Hechos 19:3-5, 2 Tesalonicenses 1:8,9).

Santos de Dios, estas palabras son una llamada para despertar a los fríos, de doble animo, y apatético pueblo de Dios en estos últimos días, quienes están, por multitudes , en el mero borde de ser sellados por Dios dentro de la contaminación de Sodoma con la cual ellos se han comprometido, si ellos no despiertan a la justicia y al temor de Dios, y comienzan a ser transformados por el poder de Dios de devotos muertos (aquellos que van a la iglesia semanalmente pero no tienen vida) a soldados vivientes, valientemente proclamando la luz del evangelio de Dios en un mundo envuelto en densas tinieblas, temiendo a Dios solamente y no a los rostros de los hombres y buscando el hacer tesoros en el cielo en vez de hacerlos aquí en la tierra.

Estas palabras son una súplica paciente de amor de nuestro amoroso Señor, quien dijo un poco antes de esto:

“Yo reprendo y castigo a todos los que amo: se, pues, celoso, y arrepiéntete.” (Apocalipsis 3:19)

Estas palabras son para la iglesia.

Incluidos aquí dentro han sido revelados algunos de los métodos por los cuales los falsos maestros de esta era están propagando esta herejía impía de “aceptar a Jesucristo como Señor y Salvador”, por cual tal decepción muchas multitudes están pereciendo en sus pecados, mientras que ellos están completamente convencidos que son cristianos.

Ahora las palabras de nuestro Señor en Lucas 13:24 parecen mucho mas claras:

“Esforzaos a entrar por la puerta angosta: porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.”

Amados hermanos de todo el mundo, llamados de Dios a ser santos; generación escogida, real sacerdocio, y nación santa; prestemos atención a la llamada del Espíritu en estas últimas horas a ser diligentes en buscar y servir a nuestro gran Dios Todopoderoso con todos nuestros corazones y vidas, el cual es nuestro más razonable servicio. Busquemos su rostro con oraciones y ayunas, y suplicándole enteramente de corazón que nos limpie de toda creencia, practica, y palabra que no proviene de Él, para que de esa manera podamos servirle aceptadamente y con reverencia y temor divino.

Dejemos de pensar en nosotros mismos como si fuéramos algo cuando no somos nada, engañándonos nosotros mismos dentro de un sueño espiritual muerto, y acudamos por refugio para poder asirnos en la esperanza puesta delante de nosotros, en el temor de Dios dándole siempre reverencia, obedeciéndole, dándole a Él sacrificio de adoración continuamente, esto es, el fruto de nuestros labios dando gracias a su nombre; y permaneciendo firmes en un Espíritu – el Espíritu Santo – con una sola mente esforzandonos juntos por la fe del evangelio.

Corramos la carrera como si hubiera no más un premio, con toda diligencia, y prestando toda atención a las palabras de nuestro glorioso Señor en Apocalipsis 21:7,8…

“El que venciere, heredará todas las cosas, y yo seré su Dios,

y él será mi hijo.

Empero a los temerosos, e incrédulos; a los abominables, y homicidas; y a los fornicarios, y hechiceros; y a los idólatras, y a todos los mentirosos, su parte será en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.

Amen.

Acerca del Espíritu Santo

El don del Espíritu Santo es:

La promesa del Padre, (Lucas 24:49, Hechos 1:4,5, Isaias 44:3, Joel 2:28,29)

El Espíritu del Padre, (Mateo 10:20)

Y de su Hijo, Jesucristo. (Gálatas 4:6, Filipenses 1:19, 2 Corintios 13:5, Colosenses 1:27, Juan 14:17, 18,23)

Hay solamente UN Espíritu; (Efesios 4:4)

UN Señor; (Efesios 4:5)

Y el Señor ES aquel Espíritu. (2 Corintios 3:17)

El nombre del Espíritu Santo es Jesucristo. (Mateo 28:19, Filipenses 1:19, Juan 14:26)

El Espíritu Santo es el sello de la herencia del Cristiano, (Efesios 1:13, 4:30)

Y las arras (prenda ó señal) de la herencia. (2 Corintios 5:5, Efesios 1:14)

El Espíritu Santo es una parte del bautismo del nuevo testamento (de agua y del Espíritu), (Juan 3:5, Hechos 2:38, 1 Juan 5:8)

Es recibido solamente por fe, (Gálatas 3:1-14)

Y atestíguanos que hemos creído el evangelio de Cristo verdaderamente. (Hebreos 10:15-17, 1 Juan 3:24, Juan 7:38,39, Marcos 16:17)

En el antiguo testamento, profetizaron cuando cayó el Espíritu Santo sobre la gente. (Números 11:25-27, 1 Samuel 10:10, 19:20,21, Lucas 1:41-45, 67-79)

Los profetas del antiguo testamento dijeron de un tiempo cuando TODA la gente de Dios profetizarían. (Números 11:29, Joel 2:28,29)

Dijo Isaías específicamente que seria con “extraña lengua” (otras lenguas). (Isaías 28:11,12, 1 Corintios 14:21,22)

Dijo Dios que el nuevo pacto sería a si mismo actualmente morando EN su pueblo, (2 Corintios 6:16, Jeremías 31:33)

Que aconteció en el día de Pentecostés en Hechos capitulo 2. (Hechos 2:1-4)

Desde aquel tiempo y adelante, TODOS que recibieron el Espiritu Santo hablaron con otras lenguas.

JUDÍOS —Hechos 2:4 (Incluyendo María la madre de Jesús, y sus hermanos, Los apóstoles, y muchos otros-Hechos 1:14,15)

SAMARITANOS—Hechos 8:14-19

GENTILES—Hechos 10:44-46, 19:1-7

PABLO—1 Corintios 14:18, Hechos 9:17
Todos necesitan el Espiritu Santo para ser salvos del pecado y la ira de Dios.

(Juan 3:5, 1 Corintios 12:13, 2 Corintios 13:5, Romanos 8:9)

¡Todos pueden recibir el Espiritu Santo CREYENDO la promesa de Dios, VOLVIENDO del pecado a Jesús, y por fe RECIBIENDO la promesa!

(Lucas 11:9-13, Juan 14:23, Hechos 2:17, 18, 38,39, Hechos 5:32, Marcos 16:16, Hechos 16:30-34, Apocalipsis 22:17, Isaías 55:1)

Circuncisión: Lo que enseña la Biblia

La circuncisión fue una parte necesaria del antiguo pacto bajo la ley dada por Moisés (aunque esta no fue “de Moisés, sino de los padres”, significando que esta fue ordenada por Dios para Abraham, Isaac, é Israel aún antes de que naciera Moisés) — Juan 7:22.

Esta comenzó con Abraham en Génesis 17:9-14, y continuó hasta el día de Pentecostés (Hechos capitulo 2), cuando comenzó el nuevo pacto. Podemos ver de Hechos 15:1-29 así también como en las enseñanzas de Pablo en Romanos 2:25-29 y Gálatas 5:2, 6:12-16 etc…que la circuncisión física (esto es el removimiento del prepucio en el órgano masculino) ya no es requerido por Dios para la salvación.

Pero —

Hay otra circuncisión, una que actualmente Dios prefiere, y es aún necesaria para llegar a ser parte de Su casa—de hecho aún en el Antiguo Testamento, fue esta circuncisión que Él realmente quiso a lo largo de todo el tiempo.

(Deuteronomio 10:16, Jeremias 4:4)

El apóstol Pablo lo escribió de esta manera: “…la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra (de la ley). . . “(Romanos 2: 29). Esta circuncisión fue ordenada por Dios e ilustrada por “sombra de lo que ha de venir” (Colosenses 2:17) en el Antiguo Testamento (mire también 1 Corintios 10:11, Romanos 15:4); pero hasta que Jesucristo fue glorificado (Juan 7:39, Hechos 2:33), lo cual fue manifestado por el derramamiento de Su Espiritu en el día de Pentecostés, 33 D.c., esta “circuncisión del corazón” no había sido todavía revelada completamente a los hijos de los hombres.

Esta era parte de un misterio el cual no se había dado a conocer en otros tiempos a los hijos de los hombres, “misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espiritu.” (Efesios 3:5).

Nosotros sabemos que la circuncisión (la del corazón, y no en la carne) es aún un requisito de Dios para la salvación, porque los apóstoles de Cristo lo enseñaron en el Nuevo Testamento, y los profetas hablaron de esta en el Antiguo. Dios le dijo a Abraham que el hombre incircunciso que habitara entre ellos seria “cortado de su pueblo; ha violado mi pacto”. (Génesis 17:14).

Él también le dijo al profeta Ezequiel, “Ningún hijo de extranjero, incircunciso de corazón… entrará en mi santuario”… (Ezequiel 44:9).

Si nosotros queremos conocer al Señor, y mirar su poder y gloria, debemos entrar dentro de Su santuario (Salmo 63:2). Para poder adorarlo a Él en verdad, debemos de entrar dentro de Su santuario (Salmos 134:2, 150:1). Cuando necesitamos orar al Señor, debemos entrar dentro de Su santuario (Isaias 56:7, Mateo 21:12,13, Hebreos 6:19,20, 9:1-15).

¿Como podemos obtener esta circuncisión del corazón?

Jesús le dijo a Nicodemo en Juan 3:5: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.”

Jesús supo que el diluvio en los días de Noé fue un bautismo. El apóstol Pedro confirmó eso en 1 Pedro 3:20,21. Por medio de ese diluvio de agua el mundo fue destruido, Noé y su familia fueron salvos, y Dios hizo un nuevo pacto con él cuando él salió del árca, (Génesis 9:11), y le dio la “señal” de ese nuevo pacto— el arco iris (Gen. 9:13). Un arco iris, visto desde el cielo, es un circulo completo, y fue dado a Noé y a sus generaciones como una sombra, ó tipo de circuncisión.

En el Mar Rojo (el cual fue también un bautismo–mire 1 Corintios 10:1,2), el enemigo de Israel (Egipto, el cual representa al mundo y a la esclavitud al pecado) fue destruido, Israel fue salvo, Dios les dio el pilar de la nube (mar y nube–agua y Espíritu) y los tomó al Monte Sinaí é hizo un pacto con ellos (Éxodo 14:20).

En el río Jordan 40 anos después, Israel atravesando el río (agua) entró en la tierra de la promesa (Espíritu), y fueron circuncidados en Gilgal, donde Dios declaró que Él les había quitado el oprobio de Egipto. (Josué 3:1-5:9).

Es por esta razón que Jesús esperaba que Nicodemo entendiera acerca de ser nacido de agua y del Espíritu. Y cuando fue evidente que él no entendió, Jesús le respondió:

“Eres tu maestro de Israel, ¿y no sabes esto? (Juan 3:10).

Cuando Jesús fue glorificado, y la iglesia del Nuevo Testamento nació, este nacimiento de agua y Espíritu que había sido ilustrado por figuras y sombras en el Antiguo Testamento, fue revelado; primero a los apóstoles (Lucas 24:45-49, Juan 20:21-23), y luego por la palabra de ellos al mundo (Mateo 16:19, Juan 17:20); al Judío primero y luego a los Gentiles (Hechos 13:46, Romanos 1:16). Esto fue primeramente predicado por Simón Pedro en el día de Pentecostés, 33 D.c., diciendo,

“Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38).

Pablo el apóstol enseñó en Colosenses 2:11 que los cristianos eran “circuncidados con circuncisión no hecha a mano” y que esta circuncisión es para el “echar… el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo…”

¡Hay una circuncisión de Cristo!

Es como obtenemos nuestros pecados remitidos… (Diccionario Webster “remitir”–liberar a alguien de culpabilidad o de una penalidad; PERDÓN, OLVIDAR). Este es el secreto que Jesús le dio a sus discípulos en Juan 20:21-23; que el les abrió el entendimiento a esto en Lucas 24:45-49.

¿Como podemos obtener esta circuncisión de Cristo?

Mantengámonos leyendo en el libro de Colosenses pues el verso 11 no es aún el final de la oración. Pablo continua, “…sepultados con el en el bautismo…” (verso 12).

Ahí es donde está este. El bautismo del Nuevo testamento es para perdón de los pecados, (Hechos 2:38, Lucas 24:47, Hechos 22:16, 1 Pedro 3:21). Este es un bautismo de agua y del Espíritu, (Colosenses 2:12, Tito 3:5, 1 Corintios 6:11, 12:13); y es así como un hombre ó mujer es circuncidado en Dios por Cristo Jesús, y se convierte en un cristiano.

En el siglo 8 D.c. el profeta escribió “. . .Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo…” (Joel 2:32), lo que Pablo citó en Romanos 10:13.

Y la única manera después que el Nuevo Testamento había comenzado, que nosotros miramos a alguien invocando el nombre del Señor para salvación, es por medio de la invocación de su nombre en el bautismo de agua.

¿Ahora, pues, por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados invocando su nombre. (Hechos 22:16)

Y cuando el apóstol Pedro predicó este bautismo por primera vez, él le dijo a la gente, “SED SALVOS de esta perversa generación…Así que los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles.” (Hechos 2:40-42).

Así es como ellos fueron salvos. Y esa es la única manera en que alguien puede ser salvo. Así como Pablo le escribió a Tito, “…nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el LAVAMIENTO de la REGENERACIÓN, y por la RENOVACIÓN en el ESPÍRITU SANTO…(Tito 3:5).

Esto es el nacimiento de agua y Espíritu.

Esto es la circuncisión del corazón.

Esto es el evangelio de Cristo.

Y como esta escrito,

“Más si aún nosotros (los apóstoles de Cristo), ó un ángel del cielo, os anunciaren otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.”

(Gálatas 1:8)

Y,

“Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis ¡bienvenido!

Porque el que le dice: ¡bienvenido! participa en sus malas obras.”

(2 Juan 1:10,11)

El Dios Todopoderoso es santo. Nosotros no podemos venir a Él de la manera que nosotros escojamos. Tenemos que venir a Su manera si queremos encontrar la verdadera salvación.

David lo dijo: (1 Crónicas 13:6-12, 15:11-13)

Jesús lo confirmó: (Juan 4:24, 14:6, Marcos 16:16)

Los apóstoles lo predicaron: (Hechos 2:38-42, 8:12-17, 9:17,18, 10:43-48, 16:14, 15,30-34, 18:8, 19:1-6)

“Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el lugar Santísimo (el santuario) por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que Él nos abrió a través del velo, esto es su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.”

(Hebreos 10:19-22)

Fin.

Lo que dice la Bíblia sobre el matrimonio y el divorcio

A toda la santa hermandad, amados de Dios y llamados a ser santos; dispersados en todas partes mas aún unidos en la verdad, santificados en Cristo Jesús y preservados en Dios nuestro Padre; gracia, misericordia, y paz sean a ustedes, con amor multiplicado, de Dios nuestro Padre, y Jesucristo nuestro Señor. Amen.

En el amor puro de Cristo Jesús les escribo a ustedes y con un extremado gran gozo por la excelencia de su nombre, cual gozo yo extiendo a todos ustedes precisamente así como ustedes ya conocen que en su presencia es llenura de gozo, y a su mano derecha hay placeres por toda la eternidad.

Puesto que con gran gozo y consolación yo les escribo esta epístola a todos ustedes, es también con seriedad y con la aflicción en la cual el Espíritu Santo habló, diciendo en Salomón, “En la mucha sabiduría hay mucha molestia: y quien añade ciencia, añade dolor.” (Eclesiastés 1:18). De esta manera, le pareció bueno y necesario al Espíritu Santo dirigir a la asamblea general de los santos con los ancianos, y obispos los cuales son llamados al ministerio que Jesucristo dio a la iglesia (Efesios 4:11), concerniendo un tema de gran importancia para Dios, y para su gente, y el cual es tanto como verdaderamente controversial y ampliamente malentendido; y aunque este es por la gracia de Dios evidentemente presentado en las Escrituras, está aún (ó mejor dicho la “perversión” del significado) matando a multitudes del pueblo de Dios y sellándolos á la destrucción. Y esto no es porque la palabra de Dios no es clara, pero solamente porque la rebelión causa ceguera espiritual.

“Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones…” (Romanos 1:24)

“…hombre que causa divisiones…se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio.” (Tito 3:10,11)

“…Oíd bien y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis.” (Isaías 6:9)

La razón por el concernimiento acerca de este tema está ilustrado por un extracto de un pequeño folleto llamado, “Artículos de Fe de la Iglesia Pentecostal Unida Internacional: Que Creemos y Enseñamos”, el cual declara:

“Cuando este pecado [fornicación] ha sido cometido,
la persona inocente puede estar libre de volverse a casar
solamente en el Señor.
Nuestro deseo siendo el levantar una alta clase para el ministerio,
recomendamos a los ministros no casarse otra vez.”
(Pagina 13, parágrafo 1)

¿Cuál es nuestro concernimiento? Bueno, todo se centra alrededor de una pequeña palabra, la cual es muy simple, más aun ampliamente malentendida.

“Fornicación – relación sexual entre personas no casadas.”

(Diccionario Webster)

Por la causa de la perversión del entendimiento de esta palabra en la Escritura (y su total omisión en las per-versiones de la Biblia de la Nueva Era), millones de gente están pereciendo en el pecado de adulterio, mientras ellos viven vidas felices, contentas, y engañados: bajo el liderazgo de ministros quienes comparten su decepción y animan su rebelión. (Romanos 1:32, 1 Timoteo 4:3,4, etc…)

Esta popular plaga de engaño y decepción está centrada alrededor de un concepto no basado en las Escrituras, de que si tu pareja (esposo-a) es sexualmente infiel a ti (comete adulterio), este hecho te da el derecho ante Dios, de separarte de esa pareja y casarte con alguien más.

¿Dónde se encuentra esta enseñanza en las Escrituras?

En ninguna parte.

Estas pobres almas engañadas (engañadas solamente por su propia rebelión) obtienen esta doctrina de una perversión de básicamente 4 pasajes en la Escritura.

El primero es Deuteronomio 24:1-4, el cual los hipócritas religiosos del primer siglo malentendieron así como lo hacen hoy en día. (Ten en presente – que cuando digo hipócritas – yo no hablo de los bebes [en la fe] y sin entendimiento, pero de aquellos que deberían de conocer mejor pero están cegados á la verdad por su propia teología.)

“Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa.

Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre.

Pero si aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la entregaré en su mano, y la despidiere de su casa; o si hubiere muerto el postrer hombre que la tomó por mujer, no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de Jehová, y no has de pervertir la tierra que Jehová tu Dios te da por heredad.”

(Deuteronomio 24:1-4)

Podemos ver por la conversación en Mateo 19:3-9 y Marcos 10:2-12 que los Fariseos no tenían entendimiento de los versos que estaban citando.

Nuestro primer indicación son sus motivos, los cuales, de acuerdo con la Escritura, no era el saber la verdad, pero solamente para tentar al Señor (Mateo 19:3, Marcos 10:2).

Segundo, especialmente evidente en el evangelio de Marcos, cuando Jesús les preguntó a ellos, “¿Que os mandó Moisés?”, ellos se olvidaron por completo de Génesis 2:23-24, y se fueron directamente a su (mal-) entendimiento carnal de Deuteronomio 24:1-4: el cual es otra vez puesto en evidencia por la respuesta del Señor en el verso 5, “Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento.”

Pero al que busca con diligencia, pasajes como Jeremías 3, Oseas 3, Ezequiel 16, etc…además, la clara revelación de este tema en el Nuevo Testamento hacen perfectamente claro que Dios, en Deuteronomio 24:1-4, no estaba dando a sus hombres permiso para divorciarse de sus esposas; pero mejor dicho, en su perfecta justicia, estaba haciendo manifiesto en las Escrituras Hebreas su propia provisión de separar a su pueblo Israel por su indecencia y dureza de corazón, instituyendo el periodo de despojamiento (compromiso matrimonial) – el cual provee por un periodo de tiempo para que el amor y fidelidad de la novia sean puestos a prueba antes del sellamiento, ó consumación del matrimonio; y también por el novio para tener el derecho de despedirla (repudiarla) si se dio cuenta que ella no era virgen, y aún hasta el tiempo de la consumación sexual. (Deuteronomio 24:1)

El segundo y terceros pasajes los cuales son mal usados para pervertir la verdad de Dios en esta materia son Mateo 5:32 y 19:9:

“…el que repudia a su mujer, á no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere…”

“…que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera.”

La frase “…salvo por causa (o’ a no ser por causa de) fornicación” es tan simple mas no obstante ampliamente malentendida. La gente Judía entendió lo que era fornicación en ese entonces; y muchos aun lo hacen hoy en día.

Fornicación es exactamente lo que el Diccionario Webster dice que es; y esto siempre y solamente envuelve personas no casadas. Así que ¿cómo puede ser esto? ¿Porque es esta “excepción” encontrada solamente dos veces en la Biblia, y solamente en el Evangelio de Mateo? Bueno, el Evangelio de Mateo fue escrito y enviado originalmente y específicamente á la gente Judía; el de Marcos á los Romanos, Lucas a los Griegos. El pueblo Judío entendió cual fue ésta excepción por la tradición de sus bodas (las cuales vinieron de Dios mismo), específicamente el periodo de tiempo durante el matrimonio llamado el periodo de despojamiento.

Durante el periodo de despojamiento, la pareja estaba considerada casada, mas aún no habían sellado actualmente el pacto (por el derramamiento de sangre en la unión sexual). Mire en Mateo 1:18-20, hablando de José y María como siendo marido y mujer, aunque la boda aún no había ocurrido todavía.

Jesús les dijo a los Fariseos, “…más al principio no fue así.” (Mateo 19:8), porque cuando la ley matrimonial fue dada desde el principio (Génesis 2:23,24), aunque fue dada como un tipo del matrimonio de Dios al hombre por su unigénito Hijo, Jesucristo, en aquel tiempo que la novia aun no había comenzado a existir. Israel es la novia, ó esposa, de Dios (Jeremías 3:14, Ezequiel 16:8, Oseas 1:2, 2:16, Juan 3:29), y no había existido hasta que Dios llamó a Abraham, de quien vino Isaac, y luego Jacob, quien es Israel.

Antes de que la ley fuera dada por Moisés (un Levita de la nación de Israel), no existía el periodo de despojamiento en la ley matrimonial. Pero, cuando la novia, (Israel) vino a ser, y fue liberada de Egipto, y “…en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar…” (1 Corintios 10:2), ellos entraron en un pacto con el Dios de Israel – un pacto matrimonial. Y, por su infidelidad y testarudez inherente, Dios instituyó el periodo de despojamiento en la ley del matrimonio, para mantener que los de duro corazón é impiedad no entren en el eterno pacto matrimonial con él; así como el echó fuera al hombre (Adán) del Jardín de Edén, y el árbol de vida, después de que había pecado en contra de Dios: “…pues, que no alargue su mano y tome también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre…” (Génesis 3:22-24).

Así de esta manera podemos ver que la institución del periodo del despojamiento el cual primero empezó a ser hablado por la boca de Moisés (Éxodo 22:16, Deuteronomio 20:7, 22:23-26) fue dada por el Dios de Israel para guardarle en contra de los impíos y duros de corazón (incrédulos) sobre todo Israel entrando en un pacto permanente y eterno de reposo con él en matrimonio; y fue manifestado en la ley proveyendo al desposado la oportunidad de preservar su integridad en Israel comprobando que su desposada fuera virgen y fiel, antes de aceptarla en un pacto de por vida en el matrimonio.

De acuerdo a la Biblia, la única vez que la fornicación puede ocurrir en una relación matrimonial es durante el periodo de despojamiento. Después que la boda ha ocurrido, la infidelidad sexual no es llamada fornicación, sino adulterio. Y aunque el adulterio es un pecado muy serio y mortífero, no es ni ahora, ni nunca antes ha existido ninguna provisión por Dios en su palabra de divorciarse y volverse a casar por esto ó cualquier otra razón, una vez que el matrimonio ha sido consumado.

La ÚNICA provisión para volverse a casar es la muerte física del cónyuge.

“…pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.” (Romanos 7:2) “…pero si su marido muriere, libre es para casarse…” (1 Corintios 7:39)

¿Son adulterio y fornicación la misma cosa?
No.
(Mire en Marcos 7:21, 1 Corintios 6:9, Gálatas 5:19, etc…)

Si, algunas veces fornicación es llamado adulterio en la Biblia (durante el periodo de despojamiento), pero adulterio NUNCA es llamado fornicación.

El cuarto pasaje que los falsos maestros (mal-) usan es 1 Corintios 7:15:

“Pero si el incrédulo se separa, sepárese;
pues no está el hermano ó la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso,
sino que a paz nos llamó Dios.”

…pero la palabra douloo que es “sujeto a servidumbre”, en el original Griego no es lo mismo que la palabra deo (también del original Griego) – la cual es ligar, comprometerse ó estar comprometido – usada en el verso 39 del mismo capítulo: “…está ligada por ley mientras su marido vive…”. La definición de douloo es esclavizar traer a servidumbre, dado á ó ser un sirviente. Pablo intentó decir lo que él dijo. Nosotros somos llamados a paz, y no a cruel esclavitud.

Nosotros no somos ordenados por Dios a tratar de forzar a un cónyuge no dispuesto, incrédulo, a estar con nosotros. Si este cónyuge desea marcharse, la Escritura dice, “…si el incrédulo se separa, sepárese… (Verso 15). Pero en ningún lado en la Biblia Dios nos dice que esta persona deja de ser tu esposo(a). Al contrario – mientras el (o ella) viva, tú estás ligado por la ley matrimonial.

(Mire en Génesis 2:24, Romanos 7:2,3, Lucas 16:18, 1 Corintios 7:39, etc…)

Es una verdad Bíblica que la institución del matrimonio entre el hombre y su esposa es dado a nosotros por el Dios de la creación para representar ó ilustrar á nosotros la naturaleza de su plan redentor, el cual asimismo es un matrimonio; y también es una verdad Bíblica que si Satanás puede engañar con éxito a Israel, el pueblo de Dios, al tal extremo que no puedan entender ó mantener la santidad del pacto del matrimonio entre un hombre y su esposa, ellos también seguramente perderán la visión de la santidad del pacto del matrimonio entre ellos y su Dios.

A como está escrito:
“Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Que ha de hacer el justo?”
(Salmos 11:3)

y,

“El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.

Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiara lo verdadero?

Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?

… Todo el que repudia a su mujer, y se casa con otra, adultera:
y el que se casa con la repudiada del marido, adultera.”
(Lucas 16:10-12,18)

Satanás usó “…el consejo de Balaam” (Números 25:1, 31:16) para destruir multitudes en medio de Israel en el desierto hace alrededor de 3,500 años atrás, y él está aún usándolo hoy en día para destruir multitudes en las iglesias:

“Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel,a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación.”

(Apocalipsis 2:14)

Hermanos, millones de personas felices y nacidas de nuevo están en rebelión, casadas con esposas y esposos de otras personas y viviendo abiertamente en adulterio ante Dios y los hombres.

Y ellos así no se van a ir al cielo.
(Éxodo 20:14, 1 Corintios 6:9,10, Gálatas 5:19-21)

Esto no ha sido una extensiva exposición de esta tan fundamental doctrina Bíblica; pero esto es dado con el propósito de exhortar (si cualquier otro haya pensado lo contrario) y de instrucción, que es por lo cual tenemos la infalible palabra de Dios. Acomo está escrito:

“Toda la Escritura es inspirada por Dios,
y útil para ensenar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.”
(2 Timoteo 3:16).

Y, si esta doctrina ya es creída y ensenada en medio de ustedes, alabo a Dios por todos ustedes, porque yo confío y creo que ustedes son el remanente que verdaderamente aman a Jesucristo, y tiemblan a su palabra.

Jesús viene pronto, como ladrón en la noche.

Bienaventurado el que vela y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza…

(Apoc.16:15)

Amados, velad y orad.

Adiós.

¿Es la “Navidad” Cristiana?

Bueno, depende de la interpretación que hace el individuo de la expresión Cristiana, supongo…
Si, por el término Cristiano, uno se está refiriendo a un católico, o protestante; que va a su iglesia denominacional regularmente, y cuyas creencias y prácticas se basan en las tradiciones y enseñanzas de esa denominación; entonces, sí, esa persona, al ser una parte de ese sistema religioso al que Jesús se refiere en la escritura como “MISTERIO, BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS FORNICACIONES Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.”, consideraría Navidad a ser una celebración cristiana.Pero, sin embargo, si por el término Cristiano, uno hace referencia a un discípulo del Señor Jesucristo, cuyas creencias y prácticas se basan enteramente en el testimonio y la enseñanza de la Escritura; entonces, no; esa persona debe rechazar necesariamente la tradición de Navidad, y todas las cosas asociadas con tal celebración, ya que la tradición es puramente romana, y su origen completamente pagano, sin base en la Escritura en absoluto.

Vamos a escuchar lo que el Señor dice en su palabra acerca de las tradiciones paganas de las naciones, y cómo quiere que su gente considere esas cosas…

Así dijo Jehová: “No aprendáis el camino de las gentes…Porque las ORDENANZAS de los pueblos son vanidad”

(Jer. 10:1-3)

“¿Y qué concierto el templo de Dios con los ídolos? porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré en ellos; y seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo.

Por lo cual Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré,

Y seré a vosotros Padre, Y vosotros me seréis a mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.”

(2 Corintios 6:16-18)

Ahora, examinemos brevemente la enseñanza de la Navidad. Ya que no podemos enseñarla de la Biblia (porque no está allí), debemos obtener nuestra información de la historia secular.

[Información entre paréntesis es añadida para aclaración.]

FIESTAS RELIGIOSAS Y CALENDARIOS – un manual enciclopédico,

1993Dia de Navidad

25 de diciembre

“La Navidad es el día en que los cristianos [católicos, en realidad] celebran el nacimiento de Jesucristo. La Iglesia Católica Romana lo designa como un día santo de obligación en el que los miembros de la Iglesia deben asistir a los servicios.

Originalmente, el nacimiento de Jesús fue conmemorado en el Este en la Fiesta de la Epifanía (6 de enero), pero por 354, la Fiesta de Navidad se había apoderado en el Oeste y se observó el 25 de diciembre.

Desde el siglo V, la mayoría de las Iglesias ortodoxas orientales han celebrado la Natividad el 25 de diciembre; sin embargo, algunas congregaciones orientales, llamadas “Calendaristas viejos”, todavía utilizan el calendario juliano y le dan honor al nacimiento de Cristo trece días más tarde, el 7 de enero. La Iglesia Armenia continúa celebrando “La navidad antigua” el 6 de enero.

Al igual que muchas de las tradiciones que rodean la navidad, la selección de 25 de diciembre como una conmemoración del nacimiento de Jesús puede ser un ejemplo de la mezcla de las ideas cristianas y las tradiciones paganas que las reemplazaron.

El 25 de diciembre fue la fecha de Mithric la observancia del “cumpleaños del Sol invencible” Esto también coincidió con Saturnalia y el solsticio de invierno durante el período en el que el mitraísmo se practicaba en Roma.

Ya que este día en ya se mantenía como un día de fiesta, los cristianos le pueden haber ajustado el simbolismo del día, declarándolo como el cumpleaños de su “Hijo Invencible.”

De acuerdo a los acontecimientos en el Evangelio de Mateo, la fecha del nacimiento de Jesús en realidad pudo haber tenido lugar mucho antes en el año.

La palabra “Christmas” (en Inglés) significa “la misa de Cristo”, y se originó en el siglo 11 como un nombre para esta fiesta. Fue una de las fiestas más populares y universalmente célebres de Europa durante la Edad Media. Durante la Reforma, sin embargo, la celebración de la Navidad comenzó a declinar en importancia. Reformadores se dedicaban a complejos argumentos doctrinales como un intento para demostrar que la celebración de la Navidad no era bíblica.

En algunos países, las reformas protestantes provocaron una prohibición de las celebraciones de Navidad. En la época de la Restauración en 1660, sin embargo, la celebración de la Navidad como una fiesta mucho más secular fue revivida en estos países. En Nueva Inglaterra, la Navidad quedó proscrita hasta mediados del siglo XIX, y en Boston se llevaron a cabo las clases en las escuelas públicas el día de Navidad hasta 1870, alumnos que faltaban a la escuela ese día eran castigados o despedidos. La masa inmigración de los católicos irlandeses a Nueva Inglaterra provocó la reinstauración de las celebraciones de Navidad.”

“Navidad”, el mundo del libro ENCICLOPEDIA, vol. 3, “C- Ch”, 1.997

“La primera mención del 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesús ocurrió en el año 336 en un calendario romano temprano. La celebración de este día como fecha de nacimiento de Jesús fue probablemente influenciado por festivales paganos [no cristianos] celebrados en esa época.

Los antiguos romanos observaban celebraciones del fin del año en honor a Saturno, su dios de la cosecha, y Mitra, la [sic] diosa de la luz… En el marco de todas estas celebraciones, las personas preparan comidas especiales, decoraban sus casas con vegetación, y se reunían en canto y se entregaban obsequios.

Estas costumbres se convirtieron poco a poco parte de la celebración de la Navidad. En la década de 300, el cristianismo [romano] se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano. La popularidad de la Navidad creció hasta la Reforma, un movimiento religioso de la década de 1500. Este movimiento dio origen al protestantismo. Durante la Reforma, muchos cristianos comenzaron a considerar la Navidad como una celebración pagana porque incluía costumbres irreligiosas (no bíblicas). Durante la década de 1600, a causa de estos sentimientos, la Navidad fue prohibida en Inglaterra y en algunas partes de las colonias inglesas en América”.

“Navidad”, Enciclopedia Collier, vol. 6, 1992

” … La supresión de la Misa durante la Reforma condujo a un cambio brusco en la observación de la Navidad en algunos países. En Inglaterra, los puritanos condenaron la celebración del 1642 hasta 1652 y emitieron una serie de ordenanzas prohibiendo todos los servicios de la iglesia y festividades. Este sentimiento se llevó a América por los peregrinos y no fue hasta que la ola del siglo XIX de la inmigración irlandesa y alemana que el entusiasmo por la fiesta comenzó a extenderse por todo el país. Las objeciones fueron barridas a un lado y las viejas tradiciones revivieron entre protestantes y católicos.”

“El tronco de Navidad ”

“La costumbre de quemar la Juul provino de los nórdicos y anglosajones. Quemaban un tronco de roble enorme una vez al año en honor a Thor, el dios del trueno. Después que los nórdicos se convirtieron en cristianos [católicos, en realidad], convirtieron el tronco de Yule una parte importante de sus ceremonias de Navidad. Los escandinavos adoptaron la palabra yule para que signifique “Navidad”. En Lituania, la palabra para la Navidad significa realmente ingrese noche. El tronco de navidad se convirtió igualmente importante en Inglaterra. Los ingleses consideraban de buena suerte mantener una parte no quemada del tronco para prender el tronco de navidad del año siguiente.”

Podemos ver varias cosas a través de estas cuentas autorizadas de la historia secular…

¡En primer lugar, la Navidad es la misa de Cristo. Esto debería ser suficiente aquí para disuadir a cualquier cristiano creyente en la Biblia de tener algo que ver con la tradición de la Navidad! La misa es una perversión idolátrica de la ordenanza bíblica de la Cena del Señor.

El festival de Navidad se centra en el acto de millones de engañados, el día que el pueblo católico se reúne afuera en la calle, congelados del frio del invierno, en Roma (… la grande ciudad que tiene reino sobre los reyes de la tierra – Apocalipsis 17:18) para escuchar al Papa da la misa de medianoche. Hay algunas cosas que necesitan ser observado aquí desde la Escritura:

1) “Papa” significa “Padre”, y el pueblo católico se les enseña a hacer referencia a su Papa como “Padre Santo”.

¡El término “Padre Santo” se utiliza sólo una vez en la Biblia, en Juan 17:11, cuando el Señor Jesucristo se refería a DIOS TODOPODEROSO!

Jesús también dijo a sí mismo en Mateo 23:9, “Y vuestro padre no llaméis a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el cual está en los cielos.”

2) Esta “gran misa” se celebra siempre a la media noche, que es una prueba más de la naturaleza oscura de su propósito… como está escrito,

“Porque todos vosotros sois hijos de luz,

e hijos del día; no somos de la noche, ni de las tinieblas.”

(1 Tesalonicenses 5:5)

3) ¡La misa en sí misma, sin importar la hora del día o de la noche, es una abominación al Dios verdadero, ya que es una burla de su sacrificio en el Calvario de su Hijo, Jesucristo, que murió una vez por todos para quitar los pecados del mundo!

Así que, el centro de la fiesta de Navidad es un ritual abominable, una blasfemia pagana, llevada a cabo en la oscuridad de la noche, ejecutada por un hombre que usurpa el título del Dios Todopoderoso para sí mismo.

¿Suena como algo a lo cual un cristiano debe participar?

.. ¡No es extraño que el “espíritu de la Navidad ” (que es Satanás!) Sólo puede manifestar embriaguez, frivolidad, avaricia, lujuria, fornicación, y todas las otras cosas impías que van junto con las tradiciones de la misa de Cristo… porque no tienen ahora, ni tenían, nada que ver con Jesucristo, o su iglesia!

Pero, al igual que cualquier otra enseñanza de la Iglesia Católica Romana, totalmente pagano, es un festival que una vez fue practicado por los romanos paganos para adorar dioses que no son dioses, que se trajo la falsa novia, (la Iglesia Católica Romana), y de una manera blasfema se le nombra por el nombre de Cristo.

¡Y no es maravilla: porque ellos hicieron lo mismo con sus estatuas paganas de dioses como Mercurio, Júpiter, Saturno, Venus, etc…. y mudaron estas estatuas a una nueva catedral y los llamaron Pedro, Pablo, Judas y María en su lugar!

La misa de Cristo no tiene nada que ver con el Señor Jesucristo. Fue inventada siglos después de su resurrección, y después que comenzara su iglesia. Él nunca mencionó nada al respecto, ni tampoco sus santos apóstoles, a quienes envió al mundo para predicar el evangelio.

La misa es una abominación Católica en la cual la Cena del Señor se pervirtió en un “sacrificio incruento”, en la cual los católicos creen que están “recibiendo a Cristo” y logran que sus pecados sean perdonados por el llamado “sacrificio de la misa”.

Su falso Jesús se sacrifica todas las semanas en el altar de la ramera romana.

¡Y ESA es la misa en la que USTED está participando cuando se involucra en los rituales y tradiciones de la misa de Cristo, que NUNCA fue dada por Dios a su pueblo; y de hecho los rituales de los mismos se mencionan en la Biblia como una ABOMINACIÓN, y Dios ha mandado a su pueblo no ser partícipe de las costumbres de los paganos!

Levítico 18: 3, 20:23

Jeremías 10: 1-5

Apocalipsis 18: 4, 5

El festival que usted está celebrando en realidad cuando usted participa de la tradición de la Navidad se llama “Saturnalia”. Es un festival PAGANO para honrar a un dios romano llamado Saturno (que no es ningún dios en absoluto). Al igual que muchos otros rituales paganos, fue adoptado por la ramera romana, y los nombres de las deidades y costumbres paganas fueron cambiados para que parezca como si fuese cristiano. PERO NO LO ES.

¡No tiene nada que ver con el cristianismo, o con Jesucristo! Es la celebración de una deidad FALSO (Saturno) inventado por una iglesia FALSA (católica), y aquellos que participan de la abominación de la misa están…

…¡comiendo y bebiendo condenación para sí mismos

y para sus hijos, hasta la tercera y cuarta generación!

1 Corintios 11: 23-32

Deuteronomio 5: 7-9

¡El corazón de este festival es el ritual abominable de la misa de medianoche en Roma, donde multitudes de los engañados se reúnen para participar del rito pagano de la ramera romana, comiendo y bebiendo condenación para sí mismos y sus generaciones, y maldiciendo a sus propias almas por su desobediencia al Dios de la Biblia!

¡ESO es lo que usted está celebrando, si usted observa el festival de Navidad!

¡NO EL NACIMIENTO DE JESUCRISTO…

PERO LA MUERTE DE SU ALMA,

Y DE SU SEMILLA!

¡Cristianos, salgan de la Edad Oscura, y de la suciedad de Babilonia, la ramera romana que engaña a todo el mundo, y sean lavados con agua por la palabra de Dios!

“No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios:

no podéis ser partícipes de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.”

1 Corintios 10:21

Muchos me dirán a mí,

“Pero hermano, Dios conoce mi corazón, y sabe que cuando celebro la Navidad, lo hago para honrarlo a él y al nacimiento de su Hijo Jesucristo…”

Bueno, discípulo tonto… déjame ponérselo a usted en términos de un tonto entonces…

Supongamos que alguien venga a usted, “cristiano”, y le diga: “Oye, ¿sabes qué? Jesucristo es la estrella de la mañana, ¿no? Bueno, esto es lo que vamos a hacer… Vamos a pintar una gran estrella en el suelo para representar a Cristo. Entonces, ya que Dios se sienta en el círculo de la tierra, vamos a pintar un gran círculo alrededor de la estrella. Si… Entonces, ya que Jesús es la luz del mundo, vamos a encender candelas y las pusieron todo alrededor del círculo. Eso va a representar a Jesús de ser una luz para todo el mundo. ¿No será grande? Entonces vamos a sentar en el centro de la estrella y oran. ¿A Dios le encantará eso, verdad? ¿Todo es acerca de él, ¿verdad? ¡Él estará tan contento!”

Necio, si hace eso, a quién estaría adorando?

¡A Satanás!

Y por lo tanto también lo está haciendo al correr detrás de las tradiciones paganas de la misa de Cristo, que Dios NUNCA ordenó , pero fueron ordenadas por el consejo de los demonios!

¡Sí, Dios conoce su corazón, niño tonto! Es por eso que él ha enviado su palabra, para dividir entre los necios y los sabios; entre los que le aman y los que simplemente pretenden hacerlo.

“El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama;

y el que me ama, será amado de mi Padre,

y yo le amaré, y me manifestaré a él.”

(Juan 14:21)

“El que dice, Yo le he conocido,

y no guarda sus mandamientos,

el tal es mentiroso, y no hay verdad en él”

(1Juan 2:4).

Amigo, la prueba real de que usted conoce o no conoce a Dios está en quesí usted obedece su palabra, no en que tan religioso usted le parezca al mundo.

Recuerde que,

“la amistad del mundo es enemistad con Dios.”

(Santiago 4:4)

Y cuando realmente sirve a Jesús, el mundo le odiará.

(Juan 15: 18-21)

¡Párese en defensa de Jesús, como los puritanos lo hicieron cuando llegaron para construir esta gran nación de América, cuando declararon ilegal celebrar la misa de Cristo, porque es una parte del sistema religioso falso que es !el enemigo de Jesucristo y de su Iglesia!

¡Ellos lo sabían, y lo odiaban, como Dios ordenó a su pueblo que se adhieran a lo que es bueno, y aborrezcan lo que es malo!

Salgan de esa ramera, Misterio, Babilonia la Grande, la Madre de las denominaciones y organizaciones religiosas de los hombres, y adoraren al Padre en espíritu y en verdad, y vivan!

No toque la suciedad, y Dios le recibirá.

¡O, continúen cometiendo adulterio con ella, y él le desechara a usted y a ella en gran tribulación! (Apocalipsis 2:22)

¡Los cristianos
no observan la Navidad!

¿Usted es cristiano o católico?

No se puede ser los dos a la vez.

Usted debe decidir. ¿Va a obedecer la palabra de Dios y heredar su reino eterno? ¿O va a seguir a las masas ciegas en la zanja y perecer en el infierno para siempre? ¿Va a adorar a Dios de acuerdo a su palabra? ¿O va a decidir hacerlo a su manera, como su antepasado Caín? ¿A qué semilla pertenece usted, amigo? Por la decisión que usted tome ahora mismo, y para el resto de su vida se dará a conocer… AMEN.

“Acordarte has del Dia del Reposos para Santificarlo.” (Éxodo 20:8)

Éste es el cuarto mandamiento que Dios le entregó a Israel en el Monte Sinaí, en el desierto, en los días de Moisés.En estos últimos días, existe tanta confusión en las Iglesias acerca de guardar el sábado, aunque este tema ya ha sido claramente establecido en las escrituras…

Antes de todo, quisiera plantearle dos preguntas a usted como lector. De acuerdo a la Biblia…

1) ¿Podemos ser salvos con guardar la ley?
Obviamente, no.
(Romanos 3:20-26, Gálatas 3:11-14, etc…)

2) ¿Podemos ser salvos sin guardar la ley? ¡Por supuesto que no!
(Mateo 5:20, Apocalipsis 22:14, etc…)

La ley de Dios se encuentra escrita en el corazón, o la conciencia de cada hombre y mujer, y estamos sin excusa de no guardarla.

(Romanos 2:14,15)

Pero ciertamente, hay una diferencia entre el Antiguo y el Nuevo Testamento en cuanto a la manera en que la gente le servía a Dios. Entonces, ¿qué del día sábado? Primeramente, el sábado del cual se habla en el cuarto mandamiento es el séptimo día de la semana, de acuerdo a la escritura.

(Génesis 2:2,3, Éxodo 16:25-30,
Deuteronomio 5:12-14)

El séptimo día de la semana se refiere al que comúnmente llamamos “sábado”. Este es el día sábado que Dios le ordeno al pueblo de Israel para que lo santificaran (o apartasen) para él, y que no hiciesen trabajo en ese día. Esto no significaba que no le darían de beber a sus animales (Lucas 13:15) o que tampoco ayudarían a su prójimo (Lucas 14:5), así como Dios les había mostrado cuando vino en la carne. Al contrario, esto significaba que debían apartar el séptimo día y santificarlo para El Señor su Dios, y abstenerse de su trabajo para beneficio personal, y que no se preocuparan por ganarse la vida o adquirir las necesidades básicas, y que reposaran y confiaran en Dios, y que lo adoraran y le dieran las gracias por su provisión. El cumplió su promesa proveyéndoles el maná (Éxodo 16). Si durante la semana las personas guardaban el maná hasta la mañana, se agusanaba y hedía (v. 20), pero en la tarde del Sábado, el día de reposo, se les mando que reunirán lo suficiente para dos días; y cuando lo hicieron así, el mana no hedía ni se agusanaba (v. 24). En todo esto, Dios les estaba mostrando de que ellos debían parar los negocios de esta vida para santificar un día completo para El y que a cambio, Dios estaba dispuesto a proveerles todo lo que les faltara por no haber trabajado. Este fue mayormente el propósito en darle a Israel el sábado en el séptimo día. Jesús lo enseño claramente cuando El vino a su pueblo, Israel, porque El no vino a destruir la ley y los profetas, sino más bien a engrandecerlos.

(Mateo 5:17, Isaías 42:21)

Sabemos que, aunque los cuatro evangelios (Mateo, Marcos, Lucas, y Juan) le llamamos colectivamente Nuevo Testamento, [debido a que en ellos se narra la historia de todo lo que hizo Jesús para establecer su Nuevo pacto a Israel, así como dijo que lo haría en Jeremías 31:33], no empieza sino hasta que Jesucristo fue GLORIFICADO (Juan 7:39, 12:16, 16:7), lo cual se cumplió en la fiesta del Pentecostés, en el año 33 A.D., exactamente cincuenta días después que el Señor Jesucristo resucito de entre los muertos.
Entonces, durante el tiempo registrado por los escritores de los cuatro evangelios, tanto el pueblo de Israel como el mundo, estaban bajo la dispensación de la ley, y Jesús, el Hijo de Dios quien fue sin pecado, no violó la ley, sino que la ilustro, la demostró, y la engrandeció. Y fue así.

Pero después vino el tiempo del Nuevo Testamento, cuando Jesús había cumplido su muerte, sepultura, y resurrección, fue glorificado, y había derramado su Espíritu para así poder morar en su gente y en sus santos apóstoles (a quienes escogió); nos revelo por medio de las epístolas a las iglesias, que las ordenanzas de la ley fueron “una sombra de lo por venir” (Colosenses 2:17), y que simplemente el guardarlas nunca puede “hacer perfectos a los que se allegan (Hebreos 10:1)”. Además, declararon que ningún hombre se justifica ante Dios por medio de las obras de la ley (Romanos 3:20-26, Gálatas 3:11-14).

“Entonces, ¿para qué sirve la ley?
(Gálatas 3:19)

La Biblia tiene mucho que decir acerca de la ley y su propósito. (Véase Romanos, Efesios, Gálatas, Colosenses, Hebreos…) Pero, para hacer el asunto más sencillo, el Antiguo Testamento podría ser dividido en tres distintas categorías.

1) La ley Moral [La cual declara lo que es el comportamiento bueno y malo, hacia Dios y los hombres]

2) La ley Judicial [La cual dicta cual sea la penalidad por violar la ley moral]

3) Ley Ceremonial [La cual decreta las ordenanzas y rituales realizados solo bajo la ley de Moisés, como una sombra, o tipo de cosas mayores las cuales habrían de venir en el futuro.]

Tenemos la certeza de que los sábados, como fueron observados bajo el Antiguo Testamento en la ley de Moisés, fueron parte de la ley Ceremonial y son una sombra de lo porvenir, porque los apóstoles de Jesucristo así lo declararon después de su resurrección.

(Colosenses 2:16,17; Hebreos 8:4-6)

Por lo tanto, la escritura dice claramente que el séptimo día, el sábado del Antiguo Testamento, NO se debe observar de la misma manera por la iglesia de Jesucristo en el Nuevo Testamento. El escritor del libro de Hebreos dedicó los capítulos 3 y 4 de esa carta explicando de que el día séptimo, o Sábado, fue dado para ilustrar el reposo verdadero de Dios, en el cual “entramos” [no podemos entrar en un día de la semana…] por fe, cuando nacemos del agua y del Espíritu en obediencia al evangelio del Nuevo Testamento predicado por los apóstoles, y continuamos en la fe de Jesucristo y su resurrección, hasta el fin de nuestras vidas mortales.

¿Ha perecido la ley? ¡En ninguna manera!

Nosotros como cristianos, debemos recordar que somos tan solo un paréntesis en el ámbito del tiempo, y que Dios sigue siendo El Dios de Israel; y no ha terminado con ellos. Dios todavía desea tratar con su pueblo escogido. Al tercer día, los levantará –Oseas 6:2 (para aquellos que saben en qué tiempo estamos viviendo, saben que esta es la temporada de la noche del segundo día, y que el amanecer del tercer día, el Día del SEÑOR está cercano…). El llevará a Israel hacia el desierto, así como lo hizo en el pasado (Oseas 2:14), y saldrá un remanente santo de en medio de ellos a través de la gran tribulación. (Jeremías 30:7, Ezequiel 14:21-23)

El Señor les dará un corazón nuevo, y ellos le servirán de acuerdo a la ley de Moisés, y serán agradables ante él, como deberían haber sido (Ezequiel 11:19,20, 36:22-28, Salmos 51:18), mas nunca lo fueron debido a que no tenían el corazón de Dios dentro de ellos.

En los días que Dios trate con su pueblo, Israel, ellos estarán guardando la ley de Moisés, incluyendo los días del sábado (Mateo 24, 20,21).

El Sábado del Antiguo Testamento es parte de la Ley Ceremonial, y NO es para imponérselo al cristiano del Nuevo Testamento; pero, NO es que haya desaparecido…sino que es para los judíos, como dice la escritura, “…ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles…”(Romanos 11:25). Entonces, así como debían guardar los sábados en el tiempo del Antiguo Testamento, de la misma manera lo harán de Nuevo (con un corazón nuevo) durante el séptimo día, el “Día del SEÑOR” (Véase Zacarías 14). Esa es la razón por la cual la ordenanza del día sábado permanece ahora como una “sombra de lo porvenir”, y una parte de la ley la cual está “abolida en Su carne” (Efesios 2:15,16), para que no sea guardado por la iglesia del Nuevo Testamento según la costumbre de Moisés, sino entrando en el reposo del Espíritu.

ROMANOS 14:1-12

Este es un mensaje importante de parte del apóstol Pablo, y debe ser comprendido y obedecido. Es realmente muy sencillo. “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.” (v. 5)
Primeramente, esto se refiere a los días que se consideraban santos al SEÑOR, El Dios de Israel; y NO a los festivales paganos inventados por la ramera de Babilonia como la Navidad, la Pascua, el Halloween, etc…

Ahora, Pablo nos dice en este pasaje, que si un hermano que está débil en la fe –-v.1—(NO se refiere a alguien que no esté en la fe de Cristo, o en la doctrina de los apóstoles: como sería un Trinitario, o un feligrés de alguna denominación tanto católica como protestante, sino a alguien que esté EN LA FÉ pero débil [no muy bien enterado]), siente que no debe comer ciertas carnes, o que debe observar ciertos días (Sábados), que este hermano no debe ser desanimado para no continuar haciéndolo, porque de esta manera estamos hiriendo su conciencia vulnerable y podríamos ser causa de tropiezo. La razón de esto es que, si alguien cree que algo es prohibido para el (aunque pueda ser que no), y lo hace de todos modos, él está violando su conciencia y haciendo algo que cree que está mal. Por lo tanto, para él, es pecado y Dios lo considerará así porque está haciendo algo que cree que está mal. ¡Que Dios no permita, que yo sea la causa para que un hermano peque contra Dios!

Entonces—si usted es nuevo en la fe, y siente en su corazón que no debe trabajar en el día séptimo de la semana, es libre para hacerlo en fe. Sin embargo, hay un límite donde yo como cristiano y maestro ordenado por Dios debo de trazar, y es cuando se quiere imponer esta ordenanza sobre los demás, y decirles de que deben guardar el día sábado según la costumbre de Moisés para así agradar a Dios y ser salvos. Esto es una equivocación; ¡y es muy peligroso! Usted puede guardar el sábado si así lo desea, y Dios le mostrara, a medida que vaya creciendo en El Señor, que ya no se necesita observarlo (Véase la declaración de los apóstoles en el libro de los Hechos, capitulo 15:22-29); pero NO le debe enseñar a otros que ellos están obligados por Dios a guardarlo, porque claramente, no es así.

Millones de personas están confundidos y engañados por las denominaciones que enseñan que el séptimo día debe ser observado para entonces ser salvos, y que los que se congregan en el primer día de la semana han recibido “la marca de la bestia”, y que por lo tanto irán al infierno. Esto nos lleva a otro punto muy importante…

Hay multitudes de gente, quienes argumentan (así como los fariseos y los saduceos) acerca de cuál día es el verdadero sábado. Hay muchos que dicen que “El Sábado del Nuevo Testamento” es el domingo, y otros dicen que es el sábado. Se ponen como si fueran niños de cinco años, argumentando acerca de cuál papá puede vencer al otro. ¡No tienen idea de lo que hablan!

El Nuevo Testamento en la Santa Biblia (RVA), declara que el primer día de la semana (el cual llamamos domingo), es el día del Señor, y que este es el día de la semana cuando la iglesia de Dios, tradicionalmente se reunía, porque este fue el mismo día cuando el Señor Jesús resucito de entre los muertos (Hechos 20:7).

El primer día de la semana NO es el día sábado. La gente en las iglesias debe parar de decir eso, porque aún aquellos que no asisten a ninguna iglesia, sabe que eso no tiene sentido. Entonces, muchos en las iglesias están mandando un mensaje de confusión a los perdidos en este mundo, porque ellos no están estudiando las escrituras, y están haciendo tal como Job quien confeso, “yo hablaba lo que no entendía” (Job 42:3).

[Estas son las mismas personas que tratan de convencer a los pecadores de que Dios es tres personas, o que el “Viernes Santo” a “Domingo de Resurrección”, los cuales provienen del catolicismo, son tres días. Estos mismos enseñan que todo lo que debe hacer una persona para ser salva es “aceptar a Cristo en su corazón”.]

Están engañando y siendo engañados, y asimismo, diseminando y confundiendo a los perdidos en este mundo de muerte, todo porque no conocen la verdad.

Iglesia de Dios, estos son los datos reales:

1) En el Antiguo Testamento el día sábado es el séptimo día de la semana.

2) El primer día de la semana NO es, y jamás ha sido, el sábado.

3) Desde el tiempo de la resurrección del Señor Jesucristo, hasta el tiempo de su regreso, el sábado para la iglesia NO ES UN DIA DE LA SEMANA: es más bien el REPOSO en el cual entramos, obedeciendo al evangelio y viviendo una vida de Fe en el Señor, hasta que estemos en el reino de los cielos.

4) No debemos juzgar a un hermano(a) que sea débil en la fe. Si ellos sienten la necesidad de observar el día sábado, o de abstenerse de comer ciertas carnes; no debemos de hacer alarde de nuestra libertad en frente de ellos, causándoles daño a su conciencia. Sino, debemos hablarles la verdad con amor y orar por ellos, y dejar que Dios les muestre la revelación de la libertad que tenemos en Cristo, de la esclavitud de la ley.

5) Cualquier persona que asegura que se debe guardar el sábado en el séptimo día, siguiendo el modelo en la ley de Moisés, es un MENTIROSO y un FALSO MAESTRO. El apóstol Pablo dijo lo siguiente acerca los falsos hermanos quienes se entrometen en medio de los gálatas, para trastornar sus almas poniéndolos otra vez bajo la ley mediante la ordenanza de la circuncisión,
” Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la ley; sino que quieren que vosotros seáis circuncidados, para gloriarse en vuestra carne” (Gálatas 6:13).

…Por lo tanto, estos engañadores, quienes llevaban a los discípulos de regreso hacia la esclavitud bajo la ley, no la guardaban ellos mismos, pero deseaban que otros la guardaran para así gloriarse en la carne [Esto es, quieren gloriarse de cuanta gente le sigue y jactarse de ¡qué tan grandes son sus iglesias!].

Amigo, no importa que tan grande sea tu iglesia. Si usted no está enseñando y practicando la verdad de la palabra de Dios, usted está en el camino ancho, el cual lleva a la ¡PERDICION!

Escudriñe las escrituras y vea que a lo largo de todo, siempre fueron las multitudes quienes erraron, y fue solamente el remanente quien entro. Esto es lo mismo que sucede hoy.

Hermanos, si son cristianos, entonces es vuestra responsabilidad de saber y ser capaces de enseñar estas cosas a los perdidos en un mundo que se muere, y de defenderse ante los que les contradijeren (ésta es la palabra que usa la Biblia para referirse a los que predican falsas doctrinas y combaten la verdad). Estudien, para presentarse ante Dios aprobados, como obreros que no tienen de que avergonzarse, que usan bien la palabra de verdad.

Esto quiere decir que debe estudiar las ESCRITURAS, ¡no algún libro de teología hecho por los hombres!

La Biblia dice esto acerca de los teólogos y eruditos bíblicos:

· · · · ” La palabra pues de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, y enlazados, y presos.” (Isaías 28:13)
Mas acerca de los verdaderos creyentes, Jesús dice:

· · · · ” En aquella misma hora Jesús se alegró en espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, que escondiste estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los pequeños: así, Padre, porque así te agradó…” (Lucas 10:21).

Es el deseo y oración de este siervo de Dios, de que el lector sea una semilla de Jesucristo, y que reciba estas cosas bien, escudriñe las escrituras para ver si todas estas cosas son en realidad la verdad de la palabra de Dios. Espero que usted sea diligente para establecerse en la doctrina de Dios nuestro Salvador, para que nosotros, como un solo cuerpo podamos ser como soldados, preparados para la batalla, para rescatar prisioneros y defenderlos contra los captores por medio de la verdad, el cual es el testimonio de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador.

Todo lo que mandó a hacer a sus apóstoles escogidos, lo ha mandado a todos nosotros que creemos en su palabra…

“Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y doctrinad a todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:
Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

(Mateo 28:19,20)

Amén.

El Bautismo del Nuevo Testamento en Siete Puntos Fáciles

LO QUE LA BIBLIA DICE (Y LO QUE NO DICE) ACERCA DEL BAUTISMO EN EL NUEVO TESTAMENTO RESUMIDO EN SIETE PUNTOS FÁCILES:

1. La Biblia no dice que el bautismo es “una profesión de fe>> en Jesucristo.”

2. La Biblia no dice que el bautismo es “un acto de obediencia después de la salvación.”

3. La Biblia no dice que el bautismo es “un reflejo de un cambio interno” en la persona.

&&&&&&&&&&&&&&

4. La Biblia sí dice que El Bautismo en el Nuevo Testamento es para la remisión (perdón, absolución) de pecados.
(Lucas 24:47, Hechos 2:38 & 22:16, Colosenses 2:11, 12)

5. La Biblia sí dice que el Bautismo en el Nuevo Testamento es nuestra sepultura, la cual es una parte esencial del evangelio:
Muerte, Sepultura y Resurrección.

(1 Corintios 15:1-4, Romanos 6:3-5, Colosenses 2:12)

6. La Biblia sí dice que el bautismo en el Nuevo Testamento nos salva.

(Hechos 2:38-40, Tito 3:5, 1 Pedro 3:21, Marcos 16:16)

7. La Biblia sí dice que el Bautismo en el Nuevo Testamento, siempre y sin excepción, se administra invocando el nombre de <>.

(Mateo 28:19, Lucas 24:47, Hechos 2:38, 8:12-16, 10:43-48, 19:5 & 22:16, Romanos 6:3, 1 Corintios 6:11, Juan 20:31)

Amén.

¿Qué dice la Biblia acerca de la mujer piadosa y cristiana?

Primeramente, debo aclarar que tanto las mujeres como los hombres son amados y estimados de la misma manera delante de Dios; ninguno es mejor ni más importante que el otro (Gálatas 3:28). Pero, Dios es Dios de orden (1 Corintios 14:40, Colosenses 2:5), y cada persona tiene su propio lugar, ministerio, y función en el reino de Dios; y cuando las personas violan ese orden, hay confusión (Levítico 18:23, 20:12, 1 Samuel 20:30, Esdras 9:7), abominación (Deuteronomio 22:5, Levítico 20:13, Romanos 1:26,27, Levítico 18:22), y rebelión, la cual es lo mismo que brujería (1 Samuel 15:23, 2 Reyes 9:22).

Unas de las ordenanzas de las cuales hablo Pablo en 1 Corintios 11:2, detallada en los versos 3-16, fue establecida por Dios desde el principio (Génesis 3:16), y está relacionada con la pauta de sujeción ordenada por Dios, como está escrito:
“Mas quiero que sepáis, que Cristo es la cabeza de todo varón;
y el varón es la cabeza de la mujer; y Dios la cabeza de Cristo.”
1 Corintios 11:3
Isaías escribió estas palabras de parte del Señor:
“Destruyóse, cayó la tierra;
enfermó, cayó el mundo;
enfermaron los altos pueblos de la tierra.

Y la tierra se inficionó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes,
(entregadas departe de Dios a Moisés,)
falsearon el derecho,
(el orden divino de Dios el cual ordeno desde el principio)
rompieron el pacto sempiterno.
(Génesis 9:16).
Por esta causa la maldición consumió la tierra…”

Isaías 24:4-6
Los hombres tendrán que dar cuentas a Dios por sus acciones, sea que hayan oído la ley o no, porque los cielos cuentan la gloria de Dios (Salmos 19:1-3, Romanos 1:18) y la ley está escrita en el corazón, o en la consciencia de cada hombre desde su nacimiento (Romanos 2:12-16), y ellos están sin pretexto (Romanos 1:20). ¿Cuánto más la iglesia de Dios?
“Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios…”
1 Pedro 4:17

“Y a los otros dijo a mis oídos: Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario.”
Ezequiel 9:5,6

Con esto en mente, escudriñemos las escrituras, dejando las tradiciones de los hombres y siendo lavadas de nuestras mentes y corazones por la palabra de Dios (Efesios 5:26), para que creamos y obedezcamos lo que está escrito en las sagradas escrituras. Como está escrito:

“La ley del sabio es manantial de vida, para apartarse de los lazos de la muerte.”
Proverbios 13:14

La mujer fue creada para el hombre, y no el hombre para la mujer.
Génesis 2:18,
1 Corintios 11:9,
1 Timoteo 2:13
El hombre es la cabeza de la mujer.
Génesis 3:16,
1 Corintios 11:3, 14:34,
1 Pedro 3:5,6,
Efesios 5:22
El hombre debe amar y estimar a su mujer, y poner su vida por ella; y la mujer debe ser humilde y sumisa hacia el liderazgo de su marido.
Efesios 5:22-33,
1 Pedro 3:1-7

La mujer no debe vestirse con ropa de hombre (pantalones, chalecos, etc…), y de la misma manera, el hombre no debe vestir ropa de mujer (Deuteronomio 22:5). Esto es una abominación, y los abominables tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre (Apocalipsis 21:8).

Es vergonzoso para una mujer cortarse el cabello
Isaías 3:24,
Jeremías 7:29,
1 Corintios 11:6
..porque la mujer es la gloria del varón, y el cabello largo le es dado como una cubierta.
1 Corintios 11:7-10, 15
El hecho de que el cabello le es dado por cubierta en la naturaleza, nos ilustra que debe cubrirse la cabeza cuando ora o profetiza.
1 Corintios 11:5, 6

Si la mujer rehúsa cubrirse, está afrentando su cabeza, la cual es el hombre; y el hacer esto en la casa de Dios causa confusión y rebelión, que es lo mismo que hechicería.
1 Samuel 15:23

La mujer, aunque sin duda puede evangelizar a los perdidos y servir en el trabajo del ministerio,
Romanos 16:1,2, Filipenses 4:3
…se le manda a guardar silencio en la congregación;
1 Corintios 14:34-38, 1 Timoteo 2:11-15
…lo cual sencillamente significa no intentar a enseñar, predicar, amonestar, testificar, leer la escritura; o en ninguna manera interrumpir el orden sagrado de las reuniones en la casa de Dios. La única excepción seria si tiene alguna palabra de profecía para la iglesia.
1 Corintios 14:31-33;

En tal caso, que se cubra la cabeza
1 Corintios 11:5,
..y que la palabra de Dios se enuncie ante todos. Entonces, que los demás juzguen
1 Corintios 14:29,
…y que de nuevo guarde silencio.
Jezabel, la hija de Ethbaal, rey de los Sidonios, fue la esposa de Acab, rey de Israel (1 Reyes 16:31). Era contra la ley de Dios para Acab el haberse casado con ella (Deuteronomio 7:3), y cuando lo hizo, ella lo llevo a él y a toda la nación hacia la adoración a Baal (1 Reyes 16:32,33). Jezabel fue una usurpadora de la autoridad (1 Timoteo 2:12, 1 Reyes 21:5-15). Ella fue una asesina. Ella se pintaba la cara como lo hacen todas las rameras (2 Reyes 9:30, Ezequiel 23:40,44, Jeremías 4:30). Dios dijo, por boca de Jehú rey de Judá, que los caminos de Jezabel consistían en <> y <<hechicerías>> (2 Reyes 9:22).

Hoy, en las iglesias modernas de Laodicea (Apocalipsis 3:14-22), las mujeres impías están:
usurpando la autoridad sobre los hombres,
leyendo la escritura, y
dando testimonios en las congregaciones,
cortándose el cabello,
usando ropa de hombre (o vistiéndose de manera lujosa como rameras, mostrando su cuerpo, y exhibiendo su riqueza),A
maquillando sus caras,
haciendo crecer sus uñas
como garras de dragón,
y conduciendo a las iglesias más y más lejos,
hacia el error.

“Los exactores de mi pueblo son muchachos,
y mujeres se enseñorearon de él.
Pueblo mío, los que te guían te engañan,
y tuercen la carrera de tus caminos.”

(Isaías 3:12)

En la Biblia hay testimonios de grandes mujeres de Dios.
Rahab fue una mujer de gran fe.
(Hebreos 11:31)

Rut fue injertada en el linaje del mesías.
(Mateo 1:5)

Débora fue una profetiza, y una madre en Israel.
(Jueces 5:7)

Abigail salvo la vida de todos en su casa.
(1 Samuel 25:32-34).

…y la lista podría continuar. Pero, si escudriñamos las escrituras, podemos ver claramente, que NINGUNA de estas mujeres santas usaban ropa de hombre, ni trataron de usurpar la autoridad por encima de los hombres, o de ninguna manera se habían salido del carácter de una mujer de Dios, así Él lo ha establecido en su palabra.

Algunos aseguran que la mujer puede ser diaconisa en las Iglesias, de esta manera empleando erróneamente la erudición de la “teología”. Es importante notar que la palabra “servicio” en Romanos 16:1, refiriéndose a una mujer Cristiana llamada Fébe, se traduce del griego “diakonos” (#1249). Diakonos significa,
un mensajero que hace mandados, un asistente,
un mesero, o que hace tareas domesticas.’

Sí, es cierto que en algunos lugares en la Biblia, la palabra “diakonos” se traduce como “diácono(s)”, una vez en Filipenses y cuatro veces en 1 Timoteo. Pero, en cada una de estas instancias, la palabra “diácono(s)” se usa para referirse a un oficial de la iglesia, como un obispo, un pastor, maestro, o supervisor; y en cada uno de estos casos está bien claro de que el apóstol Pablo se refiere a hombres, y no a mujeres como diáconos. En 1 Timoteo 3:8-13, la palabra “diácono(s)” se menciona cuatro veces, diciendo explícitamente que deben ser:
“maridos de una mujer” (v.12).
Refiriéndose a sus esposas, “deben ser honestas” (v.11).

En la Concordancia Strong Exhaustiva de la Biblia, la palabra “diakonos” (#1249) se denomina como [ ‘tecn. un diácono o una diaconisa’]. En las escrituras NO existe absolutamente nada semejante a una “diaconisa”; y esto es nada más uno de los muchos lugares en la Concordancia de Strong (y de otros diccionarios Bíblicos) en el que un error de un erudito en particular se haya aceptado como verdad en las iglesias modernas, aunque evidentemente contradice las escrituras. Debemos recordar siempre que:
“Toda Escritura es inspirada divinamente
y útil para enseñar,
para redargüir,
para corregir,
para instituir en justicia…”;

…y aunque algunos diccionarios Bíblicos sean de ayuda hasta cierto punto, debemos juzgarlos a la luz de la Escritura, y no recibir sus enseñanzas como terminantemente autoritativas.
“Toda palabra de Dios es limpia…”
Proverbios 30:5,

…y la Santa Biblia (la Versión King James) ¡NO contiene palabras que hayan sido mal traducidas!

(Anotación del autor: Esta epístola fue escrita originalmente en inglés usando la versión King James de la Santa Biblia. La versión equivalente de la Santa Biblia en español, la cual proviene de los mismos manuscritos y que fue escrita aproximadamente durante el mismo tiempo en la historia, es la versión “SAGRADAS ESCRITURAS 1569 o LA BIBLIA DEL OSO”. Esta es la palabra de Dios en la lengua española, la cual no contiene ningún error de traducción. Enlace abajo.)

Nunca debemos tomar la palabra de un supuesto “expert” ¡por encima de la escritura inspirada por Dios! Febe (Romanos 16:1) fue una servidora en la iglesia. Ella NO fue diácono o “diaconisa”. El apóstol Pablo dijo lo siguiente acerca de Febe:
“porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo.“
No existe evidencia alguna en la escritura donde Febe u otra mujer hayan sido diaconisas, pastoras, maestras, o que hubiesen obtenido cualquier otro cargo oficial en la iglesia.Esto es evidente en la enseñanza de Pablo que se encuentra en 1 Corintios14:34-38 y

1 Timoteo 2:11-15.
Mirad que ninguno os engañe.
Las verdaderas mujeres santas no…
– Hablan en la iglesia (a menos que sea para dar una palabra de profecía, con su cabeza cubierta)—
– 1 Corintios14:34,35,
– 1 Timoteo 2:11,
– Usurpan la autoridad sobre el hombre—
– Efesios 5:24,
– 1 Timoteo 2:12,
-Visten ropa de hombre—
– Deuteronomio 22:5,

– Se maquillan la cara—
– 2 Reyes 9:30,
– Jeremías 4:30,
– Ezequiel 23:40-44,

– Se cortan el cabello—
– 1 Corintios11:5,6,15,

– Usan ropa deshonesta y lujosa, o joyas —
– 1 Timoteo 2:9,
– 1 Pedro 3:3-5.
Más bien, a la mujer piadosa,
su deseo es para su marido:
Génesis 3:16
Efesios 5:33
Tito 2:4,5

Y la Biblia enseña que
el deseo de la mujer es tener hijos.
Daniel 11:37
Génesis 18:10-13
19:31,32, 30:1
1 Samuel 1:5-18
1 Timoteo 2:15

“¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios,
o sólo a vosotros ha llegado?
Si alguno se cree profeta, o espiritual,
reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.”
1 Corintios 14:36,37
Las mujeres piadosas tienen un don y ministerio vital, que el hombre no podría realizar de otra manera, el cual es el de tener hijos, ser guías del hogar, y servir de ayuda para sus esposos (Tito 2:4,5, 1 Pedro 3:1-7).

¿Cómo es que la iglesia, o el mundo mismo continuarían si las mujeres cesaran de ser mujeres? Sigamos las órdenes divinas de Dios, para que así podamos conocer la vida y bendición que Él tiene para sus hijos obedientes, y que podamos escapar del furor de la ira que ha sido reservada para los <>.
“Mujer fuerte, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepuja largamente a la de piedras preciosas.”
Proverbios 31:10

“Porque este es el amor de Dios,
que guardemos sus mandamientos;
y sus mandamientos no son penosos.”

AMÉN.

La Cubierta de la Cabeza en la Iglesia de Dios

Al remanente que esta preservado en Cristo Jesús hasta el amanecer de la aurora, salud.

En estos últimos días, cuando la plenitud del evangelio ha salido de entre la oscuridad y las revelaciones de Sardis y Filadelfia se han desplegado en las Iglesias, la densa oscuridad que fue profetizada por Isaías, ahora cubre la tierra y está siendo abrazada hasta lograr casi la ceguedad total por causa del ángel de la iglesia de Laodicea. Mediante la avaricia, la liturgia, y las tradiciones vanas, las Iglesias han cumplido lo dicho por el Señor:
“Este pueblo de labios me honra;Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran,Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres” (Mateo 15:8-10).

Esto es lo que desagradó al Señor cuando vino en la carne, y es lo mismo que aún hoy le enfurece. Esta epístola tratara solamente con una de las maneras en que el pueblo de Dios le ha desobedecido y le ha deshonrado en su propia casa hasta el día de hoy. Deseo que aquellos que aman la palabra de Dios puedan escuchar y de este modo rechazar los errores de los hombres para así abrazar la verdad de la escritura, para que el Dios Todopoderoso sea honrado y glorificado en su propia casa y que su gente se adorne con la salvación.

Amén.

1 Corintios 11:2-16

2 Y os alabo, hermanos, que en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones mías, de la manera que os enseñé.

3 Mas quiero que sepáis, que Cristo es la cabeza de todo varón; y el varón es la cabeza de la mujer; y Dios la cabeza de Cristo.

4 Todo varón que ora o profetiza cubierta la cabeza, afrenta su cabeza.

5 Mas toda mujer que ora o profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se rayese.

6 Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también: y si es deshonesto a la mujer trasquilarse o raerse, cúbrase.

7 Porque el varón no ha de cubrir la cabeza, porque es imagen y gloria de Dios: mas la mujer es gloria del varón.

8 Porque el varón no es de la mujer, sino la mujer del varón.

9 Porque tampoco el varón fué criado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.

10 Por lo cual, la mujer debe tener señal de potestad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.

11 Mas ni el varón sin la mujer, ni la mujer sin el varón, en el Señor.

12 Porque como la mujer es del varón, así también el varón es por la mujer: empero todo de Dios.

13 Juzgad vosotros mismos: ¿es honesto orar la mujer a Dios no cubierta?

14 La misma naturaleza ¿no os enseña que al hombre sea deshonesto criar cabello?

15 Por el contrario, a la mujer criar el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.

16 Con todo eso, si alguno parece ser contencioso [al practicar o enseñar otra costumbre], nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios (énfasis del autor).

Muchos en las Iglesias de hoy están bajo la impresión de que, como el cabello de la mujer le es dado como una cubierta (v.15), entonces ella no necesita cubrirse la cabeza cuando ella ora o profetiza. Esto no es solamente un error peligroso, (una mala interpretación de las escrituras), sino que también, si me permite decirlo, un poco ridículo. Si se lee todo el pasaje completo (el cual está basado en el Antiguo Testamento), a simple vista revelara muy claramente que la cubierta, a que se refiere el apóstol no es el cabello.

Demos un vistazo más a fondo.

Primero que nada, al hacer esto, no vayamos a pervertir la palabra de Dios con “teología”, y tratar de cambiar los significados, pretendiendo conocer el idioma griego. Tal es el caso con el folleto titulado “La Controversia de la Cubierta Doble” (originalmente en inglés, The Double Covering Controversy), que ha sido inyectado como un virus en las iglesias con el fin de confundir a la gente por medio del hechizo (la manipulación de las palabras con el propósito de distorsionar la verdad), aun como la serpiente engañó a la mujer en el principio (Génesis 3:1-6).

Simplemente, leamos la palabra.

“Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar,
para redargüir,
para corregir,
para instituir en justicia…”
(2 Timoteo 3:16) RVA

El segundo verso nos revela que lo que veremos a continuación, es una de las ordenanzas que vienen de los apóstoles de Jesucristo nuestro Señor, a las iglesias. Las palabras de los apóstoles, son las palabras de Cristo.

“Como tú me enviaste al mundo, también los he enviado al mundo.

Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en verdad.

Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos….”
(Juan 17:18-20)

Y Pablo, aunque fue escogido después, también fue un apóstol, y hablo de las mismas cosas que los demás, porque todos ellos tomaron sus revelaciones de Jesucristo, personalmente. (Véase Gálatas 1:1, 11, y 12) Esto es parte de la doctrina de los apóstoles, la cual es la misma doctrina de Cristo.

Recordemos lo que el apóstol dijo acerca de la doctrina de Cristo…

“Cualquiera que se rebela,
y no persevera en la doctrina de Cristo,
no tiene a Dios…”
(2 Juan 1:9)

Ahora, continuemos. En el verso 3, Pablo establece el orden de liderazgo, o sujeción. Luego, en los versos 4 y 5, nos da el mandamiento acerca del honor hacia el liderazgo, tanto para los hombres como para las mujeres. La manera en que el varón debe honrar su cabeza (Cristo), es teniendo su cabeza descubierta cuando ora o profetiza. Esto es porque él es la imagen y gloria de Dios (verso 7). No tiene nada que ver con su cabello.

La iglesia en Corinto ya había comprendido la diferencia entre el cabello del hombre y el cabello de la mujer…Esto es evidente en la exhortación de Pablo a que juzgasen ellos mismos (versos 13-15). Ellos ya sabían que era vergonzoso para un hombre, dejarse crecer el cabello, o para una mujer raparse o cortarse el cabello. Esto no es de lo que se habla en los versos 4-6.

Él hablaba acerca de que el varón es la imagen y Gloria de Dios, ¡y no acerca de deshonrar su cabeza (Cristo), o cubrirse la cabeza cuando ora o profetiza! Es así de sencillo. De hecho, la misma conciencia del hombre sirve como testigo en cuanto al conocimiento de esta verdad (mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones – Romanos 2:15), al quitarse el gorro en la casa de Dios, o antes de orar.

Continúa la misma idea al seguir con los versos 5 y 6. De hecho, Pablo tomó estos dos versículos para explicar acerca de la mujer (en contraste con el conciso versículo 4, en el cual habla acerca del hombre) para que pudiésemos entender exactamente lo que estaba diciendo.

“toda mujer que ora o profetiza
no cubierta su cabeza,
afrenta su cabeza…”.

Si el cabello fuera su cubierta en esta frase, el cabello del hombre lo hubiera sido también en el verso 4. Por consiguiente, el varón se hubiera tenido que rasurar la cabeza, para no deshonrar a Cristo. Pero, este no es el caso. Es evidente que en ambos versos, y en todo el pasaje entero, la cubierta a que se refiere Pablo es algo más que el cabello. El resto de los versos 5 y 6 hacen este punto abundantemente claro…

“…porque lo mismo es que si se rayese.Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también…”

¿Qué significa “lo mismo…que si”? Esto no significa que el orar con la cabeza descubierta es porque esté rapada—sino más bien que el estado de orar con la cabeza descubierta es ¡lo mismo que si se hubiese rapado!

Estas son dos cosas distintas.

Una es la acción (orar con la cabeza descubierta, sin un velo), y la segunda es la comparación de ésta desobediencia (raparse la cabeza).

¿Qué significa la palabra “también” en el verso 6? Quiere decir “además” (Según el diccionario Webster en inglés).

De nuevo, aquí tenemos una frase donde se habla de dos cosas completamente diferentes.

“Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también…”

Ahora bien, ¿por qué será que Pablo dice: “trasquílese también”, si la mujer ya habría estado trasquilada y el cabello corto le causara estar orando sin cubrirse? ¡Eso sería absurdo! Pero Pablo dice, “…trasquílese también”, para dejar ver que “Si vosotros pensáis que es correcto para una mujer orar con la cabeza descubierta, entonces, porque no, de la misma manera, le cortáis el cabello también.” Pablo dijo esto porque estaba seguro de que los lectores de esta carta sabían bien que era vergonzoso para una mujer cortarse el cabello; y estaba ilustrando que, de la misma forma es erróneo que una mujer ore a Dios con la cabeza descubierta. Esta frase hace uso del conocimiento de sus propias conciencias para testificarles que “…si es deshonesto a la mujer trasquilarse o raerse…”, de lo cual estaban seguros, entonces que se cubra.

Punto.

Si ustedes, mujeres de las Iglesias de hoy, creen que está bien orar a Dios descubiertas, entonces ¿por qué no raparse la cabeza de una vez?

¿Qué?

¿Será vergonzoso para ustedes raparse la cabeza? ¿Por qué? ¡Dios le dijo a Jerusalén que lo hiciera cuando ella fue rebelde (Jeremías 7:29)! Él le dijo a Israel su novia, que ¡sus malvadas cabezas estarían calvas! (Isaías 3:24)

¡¿Por qué no hacen lo mismo a las de ustedes en las Iglesias de Laodicenses?!

(“Laodicenses” significa “el pueblo de mi ira”-Isaías 10:6)
¿Dices que amas a Dios, y no quieres rasurarte la cabeza?
¡Entonces, obedece a su palabra, y cubre tu cabeza cuando oras o profetizas!

Si reúsas, estas deshonrando a tu cabeza, la cual es tu marido, y también Cristo mismo (Mujer cristiana, ¿no es también él tu esposo?).

El cabello largo es tu Gloria. Te fue dado por Dios para que la naturaleza te enseñe que debes cubrirte con un velo.

(No con un gorro—Un gorro no te cubre la cabeza de la misma manera que tu cabello largo, cuando oras a Dios.)

Paren de deshonrar a sus esposos, y a Cristo, en su propia casa. Obedezcan a la doctrina de los apóstoles, la cual es la doctrina de Cristo.

La espada flameante que gira hacia todos lados, guarda el camino al Árbol de la Vida. Solamente hay una forma de pasar adelante: obedeciendo a la palabra. La ramera de Babilonia y todas las hijas rameras solo conocerán el tormento por toda la eternidad. “Salid de en medio de ella, pueblo mío…” dice el Señor….Solo fíjese en las mujeres de Dios en las escrituras–

Génesis 24:65
Números 5:18
ut 3:15
Isaías 3:23
Cantares 5:7

Sus velos eran parte del vestuario cotidiano…. ¿Por qué? Pablo lo explico en 1 Corintios 11:2-16…para que el honor hacia la autoridad de sus maridos pudiese ser manifiesta ante Dios, los ángeles, y los hombres. Esto fue escrito en la ley (Génesis 3:16) y confirmado mediante los escritos del Nuevo Testamento.

Es mi oración ferviente, que esta epístola pueda llegar al remanente que tiene oídos para oír, corazones humildes; y quienes están más prestos para complacer al Señor Jesucristo, antes que abrazar a las vanas tradiciones de los hombres.

Oh, si las personas del Dios viviente fueran diligentes en estos últimos días para ser lavados de toda inmundicia de las doctrinas y mandamientos de los hombres, y lo adoraran en espíritu y en verdad…

AMEN.

¿Cómo Debe Ser la Verdadera Iglesia de Dios?

El ORDEN—

1 Corintios 14: 26 – 40

EL MINISTERIO—

Efesios 4:7-16
1 Corintios 12: 27 – 31

EL DÍA DEL SEÑOR—

Hechos 20:7
1 Corintios 16: 2

SE REUNIAN EN LAS CASAS—

Romanos 16: 5
1 Corintios 16:19
Colosenses 4:15
Filemón 1: 2

LA INTEGRIDAD EN EL MINISTERIO—

1 Corintios 4:1,2
1 Timoteo 3:1-15
Tito 1:5-9

LA SANTIDAD—

Hechos 5: 1-11
Hechos 8:18-24
1 Corintios 5:1-13
1 Timoteo 1:19,20
2 Timoteo 2:17,18
Tito 3: 10,11
2 Juan 1:9-11

EL DISCERNIMIENTO—

Hechos 9:26-28
1 Corintios 12:10
1Tesalonicences 5:12
Hebreos 4:12; 5:13,14
1 Juan 2:3-6; 3:6-10; 4:1-6

LA HUMILDAD Y SUMISIÓN—

Marcos 10:42-45
Efesios 5:21
Santiago 4: 10
1 Pedro 5:5,6

LA ADORACIÓN—

Salmos 150
Marcos 14:26
Hechos 13:2; 16:25
Efesios 5:18-20

LA ORACIÓN—

Mateo 18:18-20
Hechos 1:4; 2:1,42; 12:5
1 Timoteo 2:8

LA REVERENCIA—

Salmos 25:14; 111:9, 10
Eclesiastés 5:1, 2
Hechos 5:5-11
1 Timoteo 5:20

EL AMOR—

Juan 13:35
1 Corintios 13:6
2 Corintios 13:12
Filipenses 1:9
1 Tesalonicenses 3:12; 5:26
1 Pedro 4:8
1 Juan 4:20

¡Si usted compara la iglesia de la Biblia con la iglesia del mundo, verá que son totalmente opuestas!

¿Como Es Que Los Cristianos Reciben Sanidad?

“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.

Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si estuviere en pecados, le serán perdonados.”

(Santiago 5:14,15)

En estos últimos días, cuando muchos en las denominaciones se han ido tras las imaginaciones de sus corazones y diversas doctrinas de hombres, las multitudes están muy confundidas acerca de muchas cosas, una de las cuales es la sanidad. Y, extraordinariamente, ¡esta es una de las doctrinas más básicas de la biblia!

Dios le dijo al pueblo de Israel en Deuteronomio 7:15 que el quitaría toda enfermedad de en medio de ellos, si ellos obedecieren su palabra (Véase v.12-15). Cuando él Señor los sacó por tribus, no había ni una persona enferma entre ellos. Él les explico, que cada enfermedad y dolencia fue parte de la maldición de la ley (Deuteronomio 28:15, 61) y que vendría sobre quienes fueren desobedientes. De la misma manera, todo aquel que se acercare a El recibiría la sanidad (2 Crónicas 7:14).

El Nuevo Testamento nos dice que,

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición; (porque está escrito: Maldito cualquiera que es colgado en madero…” (Gálatas 3:13, RVA).

Y otra vez,

” El cual mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros siendo muertos a los pecados, vivamos a la justicia: por la herida del cual habéis sido sanados…” (1 Peter 2:24).

En tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento hay multitud de veces que Dios sanó la gente, y no existe ni un solo caso en donde se le dijo a alguien que vaya al médico o que tome medicamentos.

Ni siquiera uno.

Jamás.

Cuando el Señor se presentó en carne ante su pueblo Israel, habían grandes multitudes que venían hacia el con diversas enfermedades, y ¡cada uno de ellos fue sanado! Las referencias son demasiadas numerosas para ser mencionadas aquí…averígüelo por usted mismo. Ni uno de ellos se marchó de su presencia con enfermedad, y ni siquiera uno fue enviado al médico ni se le recomendó tomar medicina.

Entonces…
¿Por qué es que en muchas falsas iglesias de hoy, no están obedeciendo la escritura, y van tras los doctores y médicos para ser sanados de sus enfermedades?

Esto es sencillamente porque ellos no creen en la palabra de Dios.

“¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que no obedecieron? Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad….Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos: y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”

(Hebreos 3:18,19, 4:12).

La Palabra de Dios es la espada encendida que se revuelve a todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida; esta es la espada del espíritu (Efesios 6:17); y es la que discierne los pensamientos e intenciones del corazón del hombre…esto es, por la palabra de Dios somos capaces de ver lo que de otra manera sería invisible… ¡podemos ver lo que está realmente en los corazones de los hombres y las mujeres! Cuando dicen amar a Dios, pero rehúsan guardar su palabra, nos damos cuenta de que son mentirosos.

“El que dice, Yo le he conocido, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y no hay verdad en él”

(1 Juan 2:4)

Entonces, usted puede ver que la razón por la cual algunos no obedecen a la palabra de Dios es sencillamente porque no creen en ella. Claro, puede ser que “vayan a la iglesia”, pueden ser los adoradores más ruidosos y con las oraciones más elocuentes…aún hasta el mismo pastor…pero si no están obedeciendo a la palabra de Dios, son mentirosos y punto.

En Gálatas 5:19-21, el apóstol Pablo menciono diecisiete cosas, las cuales declaro ser “obras de la carne”. La carne codicia contra el Espíritu (Gálatas 5:17), y los que viven conforme a la carne, morirán (Romanos 8:13). Pablo dice acerca de las diecisiete obras de la carne que, “… los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios.” (v.21).

El segundo detalle en el verso 20 es “hechicerías”. Hechicerías puede significar varias cosas, pero en este caso se usa específicamente como una obra de la carne, y viene de la palabra griega “pharmakeia”, de donde origina la palabra “farmacia”, y que explícitamente significa “medicamento”. Aún la concordancia Strong’s lo demuestra (#5331).

Esto NO es lo mismo que usar la lengua original para cambiar el significado de una palabra para así formar una doctrina. Al contrario, esto apunta hacia el verdadero significado del pasaje en la escritura con el uso de la razón correcta y la verdad.

La Farmacología es hechicería. Siempre lo ha sido, y siempre lo será. El hombre que hoy llamamos “farmacólogo”, antes se le llamaba “brujo medico” o “curandero”; y su trabajo consistía en mesclar las pócimas químicas para así curar las enfermedades. Aunque su trabajo aún permanece; el título ha sido cambiado a una palabra griega para así distraer a las personas comunes e impedirles que la vayan a buscar a un diccionario para encontrar lo que significa y lo que verdaderamente está haciendo.

Cristiano, usted que dice después de orar con luenga bífida, que Dios “usará la medicina” para sanarte, o cree que “hará la obra por medio de la medicina”, ¿piensa realmente que aun el creyente más nuevo caerá en esas mentiras? Es más, ¿cree usted realmente que al Dios Todopoderoso se le engaña por medio de la astucia con la que pretende encubrir su duda y maldad?

Vaya pues, tome las pócimas de los doctores para así sanar, ¡y sea muerto en sus pecados! Pero no siga contaminando el Santo Nombre del Dios viviente con sus alabanzas fingidas y burlas hipocráticas. Dios no puede ser burlado, y sus verdaderos hijos, no son engañados. Entonces, crea en la palabra de Dios y sea sano y salvo, o vaya con los médicos de Egipto y muera con ellos; pero por lo menos decídase por un camino. Pero como usted desea continuar siendo tibio en las iglesias, El Maestro ha declarado que le vomitara de su boca (Apocalipsis 3:16).

Ahora, permítame tratar brevemente con los argumentos ridículos de los teólogos, quienes contradicen y piensan que se puede usar un pasaje de la escritura para anular o contradecir otro…

Hay algunos que pervierten 1 Timoteo 5:23 y predican que debemos usar la medicina para curar nuestras enfermedades…

“No bebas de aquí adelante agua, sino usa de un poco de vino por causa del estómago, y de tus continuas enfermedades.”

Primeramente, aquí no hay ninguna mención del uso de la medicina, sino del vino. Segundo, se hace evidente con solo leer esta oración, que Timoteo vacilaba siendo un obispo, en tomar vino; y obviamente había algún problema con tomar el agua en el lugar donde estaba; y Pablo le decía que estaba bien si toma “un poco” de vino, para que su estómago se sintiera mejor, y que el agua no le hiciera daño. Eso fue lo que Pablo quiso comunicarle a Timoteo. Esto es tan sencillo…

Ahora vemos el caso de Trófimo, a quien Pablo dejo en Mileto estando enfermo (2 Timoteo 4:20). La Biblia no indica cuál fue la enfermedad de Trófimo, ni tampoco nos muestra hasta qué punto se oró por él. La escritura no dice que no fue la voluntad de Dios sanarlo, y de la misma manera, tampoco dice en ningún lugar que no se recuperó. Por lo que resta del testimonio de la escritura, se puede concluir que se oró por Trófimo, y que se esperaba su mejoría. El hecho de que estaba enfermo no significa que Dios escogió no sanarlo; y es ridículo y anti bíblico de que muchos enseñen esto.

También existen aquellos que se refieren a la declaración de Pablo en Colosenses 4:14 para deducir que Lucas fue médico. Estas bestias salvajes, quienes solo conocen la carne, aseguran que porque Lucas fue médico, es aceptable para nosotros como cristianos practicar la medicina e ir a los médicos para que nos sanen. Pero, ¿adónde es que la escritura registra que Lucas haya practicado la medicina, después de ser salvo?, y ¿adónde se menciona que alguna vez haya aplicado medicamentos o que haya realizado cirugía en alguna persona? Estos guías ciegos, en realidad creen y enseñan que Lucas practicaba hechicería, ¡al mismo tiempo que realizaba el trabajo del real sacerdocio de Dios! Si, Lucas fue un médico; Mateo fue un publicano; Simón Pedro fue un pescador; pero estos dejaron todo por seguir a Jesús. Lucas pudo haber administrado lo que hoy llamamos “primeros auxilios” (Algo así como limpiar heridas abiertas—Véase Lucas 10:33-35), pero él jamás practico el arte de la medicina, porque eso era y [sigue siendo brujería] y ¡una abominación ante Dios!

Por último, está el asunto del “aguijón en la carne” de Pablo en 2 Corintios 12:7. Esta enseñanza está tan clara en la escritura, pero las mentiras de los que contradicen son tan ridículas, que me parece muy doloroso tener que mencionarlo, pero tengo el deber de hacerlo aquí…

Primero, leamos de una vez el capítulo 12 de 2 Corintios. Esto aclarará todo este asunto de una vez. Si todavía hay alguna confusión, déjeme decirle la verdad que el “aguijón” del cual Pablo se refiere, no fue ninguna enfermedad; era más bien “un mensajero de Satanás que me abofetee”. El “aguijón” fue las persecuciones y tribulaciones que Pablo sufría, por lo cual rogo al Señor tres veces para que se las removiera, pero el Señor le respondió que su gracia es suficiente. Por lo tanto, Pablo dijo que preferiría gloriarse en su flaqueza (debilidad), porque, dijo el, “cuando soy flaco, entonces soy poderoso”. Cualquiera que cree en la mentira de que el “aguijón” de Pablo fue una enfermedad física sencillamente no se ha tomado el tiempo para leer el pasaje en la escritura que habla sobre ello. Más bien, asisten a las reuniones en sus “iglesias”, y abren sus Biblias a uno o dos pasajes por treinta minutos, mientras el predicador predica, y después cierran sus Biblias hasta la próxima reunión semanal en la “iglesia”. Esta gente no conocen ni sus Biblias ni al Señor Jesucristo. Creen a las mentiras de los teólogos antes que al testimonio de la escritura, y como consecuencia, ¡perecerán en el infierno!

¿Por qué piensan que Pablo tuvo una enfermedad en el ojo? Le diré la razón… ¡por todas las mentiras de los teólogos! (Jesús le llama a estas mentiras, la levadura de los Fariseos). No existe tal enseñanza en la escritura.
Veamos Gálatas 4:13-15.

“Que vosotros sabéis que por flaqueza de carne os anuncié el evangelio al principio: Y no desechasteis ni menospreciasteis mi tentación que estaba en mi carne: antes me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús. ¿Dónde está pues vuestra bienaventuranza? porque yo os doy testimonio que si se pudiera hacer, os hubierais sacado vuestros ojos para dármelos.”

Ahora bien, en Hechos 13, el Espíritu Santo envió a Pablo y Bernabé en un viaje a predicar el evangelio, y en Hechos 16:6, dice que habían pasado por Phrygia y la provincia de Galacia (¡Donde se encontraban los gálatas, señores!)…Entre estos dos lugares, ¿se hace mención alguna vez de que el apóstol Pablo estuviera ciego? ¡Por supuesto que no! Pero sí se menciona varias veces en la Biblia de que él había sido perseguido con azotes y lapidaciones, también cruelmente flagelado, lo cual le dejo bien lleno de cicatrices. Por eso es que él dice “mi tentación que estaba en mi carne”, y “por flaqueza de carne os anuncié el evangelio” en Gálatas 4. Pablo fue un hombre que traía en su cuerpo “las marcas del Señor Jesús” (Gálatas 6:17). Aquí Pablo está hablando acerca del amor de parte de los gálatas, y que si hubiese sido posible, ellos se hubieran sacado sus propios ojos, y se los hubieran dado a él, no porque Pablo no tenía buenos ojos, como nos aseguran los teólogos erróneamente; más bien, fue por el amor intenso y apreciación de los gálatas quienes lo recibieron como “a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús”…

Pablo también hizo otra declaración en el capítulo 6 de Gálatas, diciendo, “Mirad en cuán grandes letras os he escrito de mi mano” (RVA). “En este caso en particular, es necesario leer la traducción correcta de la carta de Pablo (Mirad qué larga carta os he escrito de mi mano. Biblia del Oso (1569), porque los eruditos modernos y sus manuscritos corruptos han mal traducido Gálatas 6:11 en cada edición posterior. También añado que la versión King James en Ingles de 1611 contiene la traducción correcta, y la mayoría de las otras Biblias en Ingles no.”

Ahora, esto es simplemente Pablo, quien normalmente dictaba las epístolas y escribía nada más la última frase, declarando que en esta ocasión había escrito la carta con su propia mano. Está perfectamente sencillo, pero hay algunos guías ciegos por ahí que nos quieren hacer creer que Pablo estaba diciendo que debemos notar cuán grande dibujaba las letras cuando escribía, porque estaba ciego y tenía que hacer las letras muy grandes.

Hijitos, ¿ALGUNA vez han conocido a alguien que tuviera que escribir en letras grandes porque fuera CIEGO? ¿En realidad piensan que escribir letras grandes le facilitaría a una persona ciega la lectura o la escritura? ¡Eso es ridículo! No es ni siquiera cerca de lo que Pablo dijo; y si alguno conoce a Pablo, y sabe que de hecho todas sus cartas en el Nuevo Testamento fueron dictadas por él, sabría perfectamente lo que quiso decir en Gálatas 6:11.

Pablo, el apóstol de Cristo, no estaba ciego, con la excepción de los tres días después de conocer al Señor. Al tercer día se le quito la ceguera (Hechos 9:18), y no hay ninguna mención al respecto después de esto en la Biblia.

Ahora, escúcheme bien…

Los mentirosos que quieren que usted piense que Pablo estaba ciego, quieren que usted también piense que tiene una enfermedad la cual Dios no pueda o no va a sanar.

Digo otra vez, fíjese en todas las multitudes que se acercaron a él, cuando vino en la carne, para ser sanos de diversas enfermedades; espirituales, físicas, y mentales.
¿Cuántos de ellos regresaron enfermos, o recibieron una receta médica del Señor o una cita para ir al médico?

¡NINGUNO!

Cada uno de ellos fue sanado. Y Jesucristo no ha

cambiado (Hebreos 13:8). El todavía sana a cualquiera que se acerca a él en fe y en obediencia.

Si usted es un cristiano, entonces la Biblia le ordena que hacer si está enfermo (Santiago 5:14, 15). Si no tuviere ancianos a quienes llamar, entonces usted tiene un pacto con Dios. Ore y reciba su sanidad de parte de él. “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, esto haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.”

Juan 14:13,14

Y si usted llega a conocer a alguien que no es cristiano y necesita sanidad, entonces usted puede poner sus manos sobre esa persona y será sana, o puede orar por el en su recamara de oración.

Pero, para usted como cristiano el recibir o proveer medicamentos para otros, se define claramente en la Biblia como hechicería; y los que practican tales cosas no heredaran el reino de Dios (Gálatas 5:21).

Además—

“…los incrédulos… á los abominables…y HECHICEROS,…su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

(Apocalipsis 21:8)

“…Empero cuando el Hijo del hombre viniere, ¿hallará fe en la tierra?

(Lucas 18:8)

Cristiano—- ¿a quién le creerá usted?… ¿a los teólogos, o a la Biblia?

Y, cuando esté enfermo, ¿en quién pondrá su confianza?

¿En los médicos, o en Jesucristo?

No se puede confiar en ambos porque confiar en uno significa negar al otro. No hay dos caminos. O confiamos en el Señor, o confiamos en los hombres y en la medicina.

¿Entonces, a cuál de ellos negaría usted? y ¿En cuál confiaría?

¿Le estoy diciendo que NO tomé su medicina? No. Si usted siente que eso es lo que necesita para sanar, entonces sígalo haciendo. No le estoy diciendo que no lo haga.

Lo que le estoy diciendo es que usted no NECESITA hacerlo…que Dios puede y va a liberar de la necesidad de medicamentos (lo cual es esclavitud), y que si usted le cree y le obedece, puede ser sano de todas sus enfermedades, lo cual no es solamente más fácil, pero también más barato (¿Cuánto dinero le ha dado a los estafadores por sus drogas a través de los años?), y es lo que le agrada al Señor.

No se puede seguir sirviendo al Señor y confiando en los doctores y en las drogas. No se puede servir a dos Señores, mi amigo. Debes escoger a uno solamente.

Debo añadir que el tiempo está cerca, cuando tendrá que escoger entre Jesús y su comida diaria y su techo. Cuando la fuerza de la bestia obligue a todos a tomar su marca para que tomen parte en el sistema del comercio mundial, ¿qué escogería usted? Muchos en las iglesias ya se han vendido a Satanás.

Amigo, ¿qué hará usted?

Le suplico que le Obedezca a Dios y viva.

Velad y orad, amados. Maranatha!

¿Quién es Lucifer?

QUIEN ES LUCIFER Ó EL “LUCERO” HIJO DE LA MAÑANA

En estos últimos días, y en la era de la iglesia de Laodicea, hay mucha confusión acerca de muchas cosas en las iglesias; así como en medio de un mar de espigas ondulantes hay un remanente de trigo verdadero que ha sido ” llevado por doquiera de todo viento de doctrina…” pero que lenta y aseguradamente esta saliendo de la inmundicia de “Babilonia La Grande..” y sus doctrinas pervertidas, y siendo lavados con agua por medio de la palabra de Dios, de la cual estos han sido verdaderamente engendrados. Como esta escrito, ” Y todos tus hijos serán ensenados por Jehová’…” (Isa. 54:13) y de nuevo, ” Y serán todos ensenados por Dios.” (Juan 6:45) Es para ese mismo remanente que esta dirigida esta epístola.

En estos días hay mucha confusión y decepción en las iglesias en muchas áreas mayormente por dos cosas.

Primero, lo que has sido llamado ” la manía de los últimos días ” – que ha producido una avalancha virtual de libros, videos, Biblias con comentarios, y enseñanzas acerca de los ” últimos días ” en profecía, lo cual ha sido manejado por el dios de este mundo ( así como lo han sido la televisión, las noticias, la industria de la música, y todas sus otras empresas mundanas ) para atraer a la mente carnal del hombre que naturalmente desea mirar y escuchar la excitación, el peligro, la sangre, etc…

Y segundo, la disponibilidad de la mente de las multitudes de gentes tibias que van a las iglesias, (…por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. – 2 Tesalonicenses 2:10) a recibir las supercherías y las aparentes revelaciones de los falsos maestros de estos últimos días (los cuales perecerán totalmente en su propia corrupción); apareados con su falta de voluntad para buscar al Señor con ayunos, oraciones, y escudriñando las escrituras.

Una de las muchas doctrinas engañadoras que ha sido tan prontamente aceptada por las multitudes de hoy en día es el concepto que ” Lucifer ” (“Lucero, hijo de la mañana” – Isa. 14:12) es otro nombre para Satanás, ó que él es el mismo Satanás. Sin embargo, como veremos, la escritura no enseña tal cosa.

El nombre “Lucero, hijo de la mañana, ó Lucifer”, es la traducción española de la palabra hebrea ” jeilel ” ( de Strong’s #1966 ), la cual proviene de otro sustantivo Hebreo, ” jalal ” ( de Strong’s #1984 ), el cual significa “—ser claro…brillar; de agui, hacer espectáculo, alardear; y así ser, ( clamorosamente ) necio; hablar elogiosamente; causativo, celebrar; etc…”

La palabra ” Lucero, hijo de la mañana ” (nombre propio) es mencionada una sola vez en la Biblia, en la mitad de un pasaje de la escritura que se está refiriendo a un ” proverbio ” que los hijos de Israel iban a tomar en contra del ” rey de Babilonia ” en los días a venir cuando el reino de Dios iba a ser establecido en la tierra, é Israel estaría viviendo en su tierra en paz, y gobernando sobre sus opresores (mire Isa. 14:14 ). Esto será el séptimo día; el día del Señor – cuando Jesucristo iba a venir en su gloria, y todos los santos ángeles con el , para sentarse sobre el trono de su gloria; y en este pasaje en Isaias 14:5-23 este es el proverbio que Israel iba a usar ( en retrospección ) en contra del ” rey de Babilonia “, que es ” la bestia ” ( Apocalipsis 13:4 ), “el anticristo ” ( 1 Juan 2:18 ), y ” el hijo de perdición ” ( 2 Tesalonicenses 2:3 ); y también la palabra del Señor concerniendo a su muerte y destrucción.

¿Quien es el Lucero?

La escritura hace claro que el Lucero (Lucifer) es un hombre.

“Es éste aquel varón que hacia temblar la tierra…” (v.16)

” Pero tú echado eres de tu sepulcro…como cuerpo muerto hollado (v.19)

” tú destruiste…mataste a tu pueblo…” (v.20)

” Preparad sus hijos para el matadero…Porque yo me levantaré contra ellos….y raeré de Babilonia el nombre y el remanente, hijo y nieto, dice Jehová (vv. 21,22).

¿Por que es llamado Lucero este hombre?

En 2 Samuel 23:3,4, encontramos la respuesta.

Las palabras postreras de David (v.l) eran para profetizar acercas de su simiente que iba a venir (nuestro Señor Jesucristo, el hijo de David) y de quien Jehová había dicho, ” El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. “(2 Samuel 7:13). En 2 Samuel 23:3,4, leemos, “…Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios. Será como la luz de la mañana, como el resplandor del sol en una mañana…” No hay duda que David estaba hablando de nuestro Señor Jesucristo; pues el de hecho gobernaría sobre todos los hombres (Daniel 7:13,14; Mateo 28:18; 1 Timoteo 3:16), el gobernará en el temor de Dios (Isaías 11:2; Salmos 45:4; Hebreos 5:7-10), y el es como la luz de la mañana, cuando el sol se levanta.

“Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.” (Apocalipsis 22:16)

La razón que este hombre (anticristo) es llamado Lucero (Lucifer) es porque cuando el llegué, el se opondrá y se levantará así mismo sobre todo lo que es llamado Dios, ó que es adorado, “…tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. ” (2 Tesalonicenses 2:4 – mira también, Isa. 14:13,14; Ezequiel 28:2, 6, 9). Recuerda que nuestro Señor Jesús declaró en Juan 5:43, ” Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a este recibiréis…” y así lo harían.

“…y adoraron a la bestia…” (Apocalipsis 13:4)

“Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” (2 Tesalonicenses 2:11,12).
Así que podemos ver por las escrituras que este hombre es llamado Lucero, de alguna forma sarcásticamente por el pueblo del Señor, porque el se habría de magnificar así mismo sobre todos, proclamándose el mismo ser la estrella de la mañana, el Dios sobre todos los dioses, cuando de hecho, al tiempo que este proverbio ( Isa. 14:4-20 ) fuera dicho, la VERDADERA estrella de la mañana, y Dios sobre todos los dioses, el Señor Jesucristo, lo habría consumado con el Espíritu de su boca, y destruido con el esplendor de su venida; y el habría sido probado ser un fraude, y solo un hombre. Y, siendo un hombre Judío;

“…tu destruiste tu tierra, mataste a tu pueblo…” (Isa. 14:20)

“De muerte de incircuncisos morirás por mano de extranjeros…” (Ezequiel 28:10)

“Del Dios de sus padres no hará caso…” (Daniel 11:37)…

…el ni aun recibirá el honor de un funeral decente, pues su cuerpo será hollado (pisoteado) así como los cuerpos de las multitudes incircuncisas que serán carnes para las aves del aire (Apocalipsis 19:21), así como el rey Joachim fue deshonrado en su muerte por su deslealtad en contra del Dios viviente. (Jere. 36:22-25; 22:18,19)

“..ni lo lamentaran, diciendo; ¡Ay, Señor! ¡Ay, su grandeza! En sepultura de asno será enterrado, arrastrándole y echándole fuera de las puertas de Jerusalén.”

En Ezequiel capitulo 28 podemos ver claramente la diferencia entre Lucero (Lucifer) y Satanás. El hombre Lucero es llamado ” el príncipe de Tiro ” en el verso 2, y se le dirige en los versos 2-10. De hecho, éste es el mismo anticristo, que dirá’ ” Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares…”, de quien el ángel le dijo a Daniel, ” Y plantará las tiendas de sus palacios entre los mares y el monte glorioso y santo; mas llegará a su fin, y no tendrá quien le ayude. (Daniel 11:45) Este es el hombre de quien el apóstol Juan habló en 1 Juan 2:18, llamándole “anticristo”.

El siguiente pasaje (Ezequiel 28:11-19) habla de alguien totalmente diferente, quien el referido como ” el rey de Tiro”. Es importante notar aquí que el nombre ” Tiro ” es traducido de la palabra hebrea ” Tsur ” (Strong’s #6865; lo mismo que #6864; véase también #6697) qua es definida por James Strong como siendo “…una roca o canto rodado; figurativamente: refugio…” y es también traducida ” Fuerte ” en Isaias 44:8 – ” No hay Dios sino yo No hay Fuerte; no conozco ninguno. ” Esto es Importante notar cuando leemos las profecías en contra de Tiro ( la ciudad de Tiro ) en Ezequiel 26 y 27, y en contra ” del príncipe de Tiro ” ( Ezequiel 28:1-10 ), y ” el rey de Tiro ” ( Ezequiel 28:11-19 ). Todos los tres temas están aptamente nombrados porque estos se magnifican así mismos ante Dios, y aun (en sus propias voluntades) para estar encima de Dios. Y el ” rey de Tiro ” no es una excepción. No hay duda de quien se esta hablando en este pasaje de la escritura. El estaba en Edén; perfecto y hermoso – vestido con piedras preciosas, con los primores de sus tamboriles y flautas. El es un querubín grande.

Un querubín no es un hombre, sino un ángel. (Mire Ezequiel 1:5-14; 10:1-15, para una descripción de los querubines)

El estaba sobre el santo monte de Dios, en medio de las piedras de fuego (los santos Ángeles, ó Ángeles escogidas – 1 Timoteo 5:21; Salmos 104:4; 1 Pedro 2:5).

El era perfecto en sus caminos desde el día que el fue creado, hasta que iniquidad fue hallada en el. Ese en ninguna manera seria un hombre, pues la Biblia declara que todos los hombres son nacidos en pecado (Salmo 51:5; Romanes 5:12). Y el único hombre que estaba en Edén fue Adán, y Adán definitivamente NO era un querubín. Así que solo hay otra posible solución. Este es la serpiente. Y el esta claramente identificado en la escritura.

“…al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás…” (Apocalipsis 20:2; 12:9).

Así que, podemos mirar claramente por la Escritura que Lucero (Lucifer) NO es Satanás.

Lucero es el anticristo; un hombre que todavía está por venir de quien los profetas de la antigüedad han hablada mucho por medio del Espiritu Santo. El es un hombre que clamará ser el Cristo, el Salvador del mundo (Mateo 24:4,5, Apocalipsis 13:4) El será levantado de los muertos (Apocalipsis 13:3; 17:8) El engañará a muchos con poder y señales y prodigios mentirosos por obra de Satanás (2 Tesalonicenses 2:9; Apocalipsis 13:12-14). El se exaltará así mismo como Dios. (Isa. 14:13,14; Ezequiel 28; 2; 2 Tesalonicenses 2:4) El pondrá su trono en Jerusalén (Isa. 14:13; Ezequiel 28:2; Daniel 11:45), y gobernará el mundo (Isa. 14:16,17; Apocalipsis 13:8). El perseguirá a los santos a morir (Apocalipsis 13:15-17; Daniel 7:25; 8:24; 12:7). Y luego nuestro glorioso Señor Jesucristo lo destruirá con una poderosa y eterna destrucción (Daniel 8:25; 2 Tesalonicenses 2:8; Isaias 14:15; Ezequiel 28:9,10; Apocalipsis 19:20; 20:10), y la VERDADERA estrella resplandeciente de la mañana, el Cordero de Dios, el Señor Jesucristo, reinara por la eternidad, y sus santos con el, y de su reino y su dominio no habrá fin.

Amen.
Seamos también cuidadosos de no confundir la destrucción del anticristo (Isaias 14:12,13) con Satanás y sus ángeles siendo arrojados del cielo a la tierra (Apocalipsis 12:7-9).

En el día del Señor Jesucristo, el Israel de Dios proclamara “¡Como caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tu que debilitabas a las naciones…” porque, siendo un hombre, el se habría exaltado así mismo como Dios, y gobernado el mundo con crueldad, y perseguido al verdadero pueblo de Dios; y a ese tiempo el habría sido destruido, y demostrado ante todos ser, “… hombre eres, y no Dios. ” (Ezequiel 28:9), y el pueblo de Dios se estará regocijando sobre su destrucción, y la sobrecogedora victoria del Dios de Abraham quien vino en la carne, nuestro Señor Jesucristo.

La visión que el apóstol Juan miro en Apocalipsis, capitulo 12, es del todo diferente. Su visión no es de Lucero (Lucifer), el anticristo; mas sin embargo del dragón, que es el diablo y Satanás. Como hemos visto anteriormente, Satanás es un ángel, un querubín; no un hombre. Y la Biblia enseña que Satanás es ” el dios de este siglo.” (2 Corintios 4:4), ” el príncipe de la potestad del aire”. (Efesios 2:2), y que el y sus ángeles (excepto aquellos que dejaron su dignidad antes del diluvio — Génesis 6:1-4; 2 Pedro 2:4; Judas 1:6) están operando en los lugares ” altos ” o ” celestiales “, (Efesios 6:12). El libro de Job revela además que Satanás está en el cielo y puede venir ante el trono de Dios (Job 1:6,7; 2:1,2) así como también caminar por dondequiera en la tierra. Por ésta razón él es llamado ” el acusador de nuestros hermanos”. (Apocalipsis 12:10) Pero vendrá’ el día y la hora cuando Satanás y todos sus ángeles Malvados serán arrojados del cielo hacia la tierra, y en desesperación y terrible furia perseguirán al pueblo de Dios durante la Gran Tribulación (Apocalipsis 12:12-17; Mateo 24:21). Y cuando ” los poderes del cielo ” hayan sido conmovidos (Hageo 2:6; Hebreos 12:26-29; Lucas 21:26), “…Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.” (Lucas 21:27)

Así que, aunque estos dos eventos (Isaias 14:12,13; Apocalipsis 12:7-9) ocurrirán muy cercas uno del otro (si no simultáneamente) en tiempo, es importante entender la diferencia entre los dos; y escudriñando las Escrituras, esa diferencia es verdaderamente hecha muy simple…

Está escrito que las Escrituras son capaces de hacerlo a uno sabio para salvación a través de la fe que es en Cristo Jesús (2 Timoteo 3:15). Tomemos cuidado de la amonestación del apóstol Pedro, ” Tenemos también la palabra profética más segura, ála hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbre en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana saiga en vuestros corazones…” (2 Pedro 1:19), y moremos en la palabra de Cristo nuestro Señor, para que no seamos avergonzados delante de él a su venida.

Es la oración de éste anciano, maestro y discípulo que esta breve epístola abra los ojos de todos los llamados de Dios en esta era a la verdad concerniente a la revelación por las Escrituras del anticristo ( Lucero o Lucifer ), y de Satanás, la serpiente sutil ( pues no somos ignorantes de sus maniobras); y también provocar a la generación escogida, el real sacerdocio del Dios viviente, a una mayor diligencia en ayunos, oraciones y a escudriñar las Escrituras; para que el pueblo de Dios pueda ser el pueblo sabio y discernidor que él desea que seamos, y que, habiendo salido de la inmundicia de la ” Madre de las Rameras ” (Apoc. 17:5), podamos estar unidos en el Espiritu y en la verdad; una pura, casta, santa novia virgen, un pueblo hecho listo para la pronta venida de nuestro bendito Esposo, el Señor Jesucristo.

La Gloria, alabanza y el honor sean de él para siempre. Amen.

“Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán á muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.”

( Mateo 24:11-13)

He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. ”

(Apocalipsis 16:15)

La paz sea con todos aquellos que aman al Señor Jesucristo en (o con) sinceridad.

AMEN

¿Quienes son los hijos de Dios en Génesis 6:4?

En el antiguo testamento, fueron llamados “hijos de Dios”:

Adán (Lucas 3:38)
Los Ángeles (Job 1:6, 2:1, 38:7)
Israel.(Isaías 43:6,7, Salmos 82:6, Mateo 9:2,22)
Adán vivió 930 anos (Génesis 5:5), y podemos ver por las genealogías en el Génesis 5 que el tiempo 120 años antes del diluvio (Génesis 6:3) fue aproximadamente mil anos después que Adán murió. Y Adán ciertamente fue creado en la imagen de Dios, pero pecó y cayo’, y entonces engendro hijos “conforme a su imagen” (Génesis 5:3) como pecador (Romanos 5:12), y por consiguiente sus hijos no fueron llamados en la Escritura “hijos de Dios”. Seth fue dado por Dios para sustituir la simiente de Abel, a quien mató a Caín, pero, En ningún lado de la Biblia es llamado Seth, o su linaje “hijos de Dios”…

La Escritura no nos da algún razón para creer que Seth o su linaje tenían poder especial para producir o engendrar “gigantes” (Génesis 6:4).

Israel vino por Abraham, quien todavía no existió en el tiempo indicado en el Génesis capitulo 6. Por consiguiente podemos ver con claridad que “los hijos de Dios” en el Génesis 6:4 NO fueron hombres. Por eso, la única otra posibilidad es que son los Ángeles. Pedro y Judas hablaron de esos en el nuevo testamento (2 Pedro 2:4,5, Judas 1:6,7), diciendo que ellos habían fornicado de la misma manera que los de Sodoma y Gomorra, y que no están corriendo por la tierra hoy en día, como puede el diablo y los espíritus inmundos (Job 1:7, 2:2, Efesios 6:12), mas bien que están “reservados debajo de oscuridad en prisiones eternas hasta el juicio del gran día”. Ellos están en el abismo, adonde los demonios hoy en día temen ir (Lucas 8:31). Después de la crucifixión, nuestro Señor Jesucristo predico a ellos de su victoria (1 Pedro 3:19, Colosenses 2:15). Ellos son “la tercera parte de las estrellas del cielo” que fueron arrojados sobre la tierra por la cola del dragón (Apocalipsis 12:4).

En verdad, claramente los hijos de Dios en el Génesis 6:4 son Ángeles.

***Preguntas***

¿Tienen cuerpos fiscales los Ángeles?

Dice la Escritura que si pueden. En el Génesis 18 & 19, los Ángeles lavaron sus pies (18:4), y comieron carne y pan (18:8). Lo hicieron también en Sodoma (19:2,3). Los hombres de Sodoma quisieron tener sexo con ellos (19:5). Ellos, con manos, metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron las puertas (19:10). Jacob lucho/ con el ángel de Jehová (Génesis 32:24-30). El escritor de Hebreos dice que algunos, sin saberlo, hospedaron Ángeles (Hebreos 13:4)..

¿Pueden los Ángeles, siendo espíritus, engendrar hijos?

Algunos dicen que no, citando Mateo 22:30. Los Ángeles desobedientes antes del diluvio, “tomáronse mujeres” (Génesis 6:2), pero podemos ver por Mateo 22:30 que Jesús no hablaba de todos los Ángeles, mas bien, “los Ángeles de Dios en el cielo”. Los que rebelaron antes del diluvio no están en el cielo, pero están en el abismo (2 Pedro 2:4, Judas 1:6, 1 Pedro 3:19,20, Efesios 4:9, Colosenses 2:15).

Además, Dios puso su simiente en una virgen (¡aunque no por fornicacion!), y engendro’ un Hijo. Claramente el Hijo de Dios, Jesucristo, es ambos Hijo de Dios (Lucas 1:35, Romanos 1:4), y también Hijo de hombre (Romanos 1:3, Lucas 19:10), la simiente de la mujer (Génesis 3:15). Dice la Escritura que “hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual” (1 Corintios 15:44). Si Dios, siendo espíritu (Juan 4:24) puede poner su simiente en el vientre de una virgen, y también puede tomar para si una esposa (Israel–Jeremias 3:14, Ezequiel 16:8), ¿porqué dicen algunos que “los hijos de Dios” (Job 1:6, 2:1, 38:7) no pueden tomar mujeres y engendrar hijos, siendo espíritus? Claramente si pueden, aunque es prohibido. Y verdaderamente lo hicieron en el tiempo antes del diluvio, y fue la resulta mutantes—gigantes.

Y lo aconteció después del diluvio (Números 13:32,33, 1 Samuel 17:4, 2 Samuel 21:15-22); y va a acontecer otra vez en los últimos días (Eclesiastés 1:9, 1 Corintios 10:11, Daniel 2:43)…

Velad y orad.

—FIN—

¿Que Es La Doctrina De Los Nicolaítas?

Aquellos de nosotros que conocemos las escrituras sabemos la verdad de que los capítulos 2 y 3 de Revelación son 7 cartas a las Iglesias; las cuales no solamente son cartas para las 7 iglesias que realmente existieron durante el período de tiempo que el Apóstol Juan recibió la revelación de Jesús (alrededor de 90 D.C.), sino que también son cartas para toda la iglesia de Cristo Jesús, las cuales en orden cronológico revelan las dispensaciones dentro de la “era eclesiástica” (periodo de tiempo comenzando desde el nacimiento de la iglesia en el 2do capítulo de Los Hechos, y culminando hasta el periodo del arrebatamiento de la iglesia antes que Dios trate con Israel y los pecadores del mundo- 1Tesalonicsnses 4:16-5:11).

En el 1er capítulo, vemos que Jesús tenía en su mano derecha siete estrellas. Estas siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias (Rev. 1:20)

¿Que significa esto?

La escritura lo revela claramente…

Dios apareció y habló por su ángel varias veces en la Biblia.

Gálatas 3:19 “…ordenada aquella [la ley de moisés] por ángeles en la mano de un mediador…”
Hebreos 2:2 “Porque si la palabra dicha por los ángeles fué firme…”
Hechos 7:53 “Que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis.
Estas se refieren a veces cuando Dios habló su palabra a Moisés enviando su Ángel, lo cual es como Dios mismo hablando. (Ver Éxodo 14:19, 32:34, Números 22:22-35, etc.)

Jesús envió su ángel para darle a Juan Revelación de si mismo.

Revelación 22:16 “Yo Jesús he enviado mi ángelpara daros testimonio de estas cosas a las Iglesias…”
Sin embargo, este ángel no fué un ser creado que hablaba las palabras de Jesús como en segunda persona (en otras palabras, no estaba diciendo; “El dice”, o “El quiere que hagan tal”, como hablaría un mensajero por su maestro); sino la presencia misma de Jesucristo mismo en forma de su ángel.

Hechos 12:15 “Entonces ellos decían: Su ángel es.”

En este ejemplo ellos estaban hablando de Pedro, porque ellos habían imaginado que Herodes lo había matado, y que no era Pedro en carne apareciéndoseles a la puerta, sino más bien su ángel. El ángel de Pedro no hubiera sido un mensajero enviado por él, sino Pedro mismo en el espíritu. Eso es lo que la Biblia habla respecto al ángel de una persona, o al ángel de una iglesia. Viene a ser la misma esencia espiritual y personalidad de la persona o iglesia; no una entidad separada enviada como mensajero.

Los ángeles de las siete Iglesias son las Iglesias mismas; el corazón y personalidad de ellas mismas; el espíritu de ellas mismas; la mente de ellas mismas. Y el Señor Jesús declaró con certeza que El las tiene en la palma de Su mano derecha; lo cual significa que las conoce, y aún que les guía cada pensamiento y obra de acuerdo a Su sabiduría perfecta y propósito eterno. Y por lo tanto las 7 cartas a las iglesias trazan la secuencia de eventos de unos 2,000 años en la iglesia, los cuales decretó el Señor en el principio; y cuando escudriñamos las escrituras, podemos ver que son una exacta y diminuta línea de tiempo de eventos que refleja exactamente la evolución de Israel, aún como un paréntesis dentro de un paréntesis. Pero estoy divagando…Ese es otro tema…

La doctrina de los Nicolaítas no es un concepto que inició con la iglesia del Nuevo Testamento; sin embargo si es en el Nuevo Testamento donde esta doctrina y práctica es llamada de ésta manera…De la misma manera en que MISTERIO, BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS FORNICACIONES Y ABOMINACIONES DE LA TIERRA (Revelación 17:5), (la cual hoy usa la máscara de la Iglesia Católica Romana) es un sistema de religión que antedata la Iglesia Romana aún hasta los días de Caín y Abel; pero que en estos últimos días se le refiere como a tal.

La palabra “Nicolaítas” (Revelación 2:6, 15) es una transliteración de la palabra griega, “Nikolaites” (Strong’s # 3531), que es un adherente de “Nikolaos” (Strong’s # 3532), que viene siendo una compilación de dos palabras–“Nikos” (#3534), que significa “Conquista, triunfo, o victoria”, y “laos”(#2992), que significa ” gentes”. La palabra Nicolaítas significa aquellos que son del grupo u orden que ha conquistado a las gentes. En otras palabras, ellos son los que se exaltan a si mismos para tener el control, y ser mejor que los demás, y así ser reverenciados como si estuvieran por encima del cuerpo y como si fueran intachables.

En ambos lugares donde se hace mención de los Nicolaítas (Revelación 2:6,15) se declara que Jesús ABORRECE sus hechos y su doctrina.

Jesús mismo expuso y reprobó la doctrina de los Nicolaítas cuando acusó a los Fariseos, Saduceos, y escribas como hipócritas, víboras, e hijos de su padre el Diablo. Ellos se exaltaban a sí mismos por encima del pueblo y cambiaron la ley de Dios por sus vanas tradiciones; y el Señor les dijo que cuando ellos convertían a alguna persona a su religión ¡Sólo le hacían dos veces más hijo del infierno que ellos mismos! (Matthew 23:15) Y hoy en día es cuando la doctrina de los Nicolaítas tiene a las multitudes religiosas engañadas y esclavizadas dentro de la vanidad y liturgia con el concepto satánico de “clero y laicos”, lo cual es un precepto FALSOque algunos en la iglesia están supuestamente ordenados para estar en control, y otros ordenados para solamente sentarse y ser entretenidos y que se les diga que hacer.

Este concepto es totalmente ajeno a la iglesia de Jesucristo en el Nuevo Testamento de la Biblia. Cierto, en la iglesia Dios ha ordenado apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, y maestros; pero en ningún lugar del Nuevo Testamento fue ordenado por Dios que estos hombres (Si, son hombres, y no mujeres) debían usar disfraces, o ser llamados por títulos halagadores, o ejercer control sobre la iglesia.

La Biblia enseña a los santos de Dios (Cristianos) que sean sujetos a los que están en autoridad (1 Tesalonicenses 5:12,13, Hebreos 13:17); pero también sostiene con claridad que los que son encargados también deben dar cuentas ante aquellos sobre quienes se les puso,

“…no como teniendo señorío sobre las heredades del Señor, sino siendo dechados de la grey.” (1 Pedro 5:3).
Asimismo cuando Pedro el apóstol de Cristo dijo,

“Igualmente, mancebos, sed sujetos a los ancianos”,

…también concluyó diciendo,

“Y todos sumisos unos a otros, revestíos de humildad (¡no con togas rojas o moradas de orgullo y auto-exaltación!);porque Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” (1 Pedro 5:5).

Hermanos, cuando entren en alguna de las tantas organizaciones hechas por el hombre que hoy en día llaman “Iglesias”, y ustedes miren a hombres usando disfraces, o permitiendo que se les llame “reverendo”…

(“Reverendo” es de la palabra en latín “Augusto”, con el cual se llamaban a sí mismos los cesares de Roma. Augusto César (Lucas 2:1)significa “el Rey es Dios”. Más delante, esta tradición pagana fué instituida en la iglesia Romana por los sacerdotes paganos [los cuales son sacerdotes de nada], quienes decidieron que la gente les debería llamar “reverendos”, lo cual significa, “ser adorados como Dios”.)

…o que se les llame, “pastor tal y tal”, o “apóstol tal y tal”, o “anciano tal y tal”, o cuando ustedes vean a estos hombres impíos sentados en sillas “especiales” en frente de la iglesia-

(Y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas; y las salutaciones en las plazas, y ser llamados Rabbí, Rabbí.–Mateo 23:6,7)

…ustedes pueden saber que de verdad ésos hombres son los Nicolaítas, y que ¡Dios odia lo que ellos están haciendo! Ellos se dan honoríficas unos a otros y se dan golpecitos en la espalda unos a otros como si fueran hombres santos de Dios, pero son hipócritas, y mentirosos, y usurpadores de autoridad. ¡Ay de ellos! Ellos no conocen la honra que proviene de Dios, ni les importa tenerla. Ellos desean la honra y reverencia de los hombres, y esa es su recompensa. La obscuridad de las tinieblas para siempre es reservada para ellos, y pronto el imperio que han construido para ellos mismos, el cual ellos blasfeman al llamarle con el nombre de Jesús, caerá como una pared arqueada y tambaleante, y vendrá destrucción repentina sobre ellos, y no habrá escapatoria. Ellos son serpientes, hijos del infierno; y aquellos que engendran en su hipocresía (los conversos que forman y doctrinan) son literalmente dos veces más hijos del infierno que ellos. Un árbol corrupto no puede dar buen fruto. Simplemente no es posible. Corrupción solo engendra corrupción. Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartaos, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, dice el Señor…

Las reuniones de la iglesia son para que los santos se junten para adorar a Dios, disfrutar de su comunión en las alabanzas de su pueblo, y experimentar su poder y dones en la forma de enseñanza, profecía, lenguas e interpretación, sanidades, etc.…, y aunque puedan haber aquellos que sean llamados y equipados para enseñar, la Biblia dice que,

“podéis todos profetizar uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados.”

(1 Corintios 14:31).

Pero en las iglesias de hoy, los “ancianos” tienen todo el espectáculo planeado y cronometrado, de tal forma que ni hay lugar para alguna palabra del Señor si la tuviera algún hombre o alguna mujer. Además son tan protectores de sus imperios hechos por ellos mismos que tienen miedo de dejar que alguien hable en la iglesia, que no haya recibido primero permiso del pastor, porque esa persona podría hablar alguna palabra del Señor Jesucristo que despierte a la gente y rompa la autoridad falsa que han establecido por su sistema de “clero y laicos” de los Nicolaítas…

¿En que lugar de la Biblia dice que un santo de Dios necesita permiso del pastor antes de hablar una palabra en la iglesia? ¡Eso es ridículo! La Biblia dice, que se hable la palabra, y que luego los demás juzguen (mediante la escritura, sea o no sea palabra de Jesús–1 Corintios 14:29-31)!

Cualquiera que prohíba que hables en la iglesia es uno de los Nicolaítas, y tiene miedo que tú con la verdad le vayas a derrocar el control que ha establecido sobre la gente. ¡Punto!No hay otra razón para ese tipo de dominio antibíblico. A mi personalmente me han apartado físicamente de una iglesia con denominación por tratar de hablar una palabra del Señor sin la previa aprobación y permiso del pastor. Que pena es cuando el Señor manda Su palabra a una iglesia para ayudarles y salvarles, y ellos lo avientan hacia fuera para poderse quedar con su religión tal como la han establecido.

Esa, hermanos, es la razón por la cual el Señor Cristo Jesús está AFUERA de la iglesia hoy, diciendo,

“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz, y ABRIERE LA PUERTA, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

(Revelación 3:20)
Jesús en este versículo está hablándole a la IGLESIA, no al mundo; y él está haciendo una súplica sincera para cualquiera que SALGANde esa sucia y abominable religión de los Laodicenses (que en griego significa, “el pueblo de mi ira”), y vengan a tener comunión con El. “Cenaré” aquí significa que juntos partan el pan, lo cual es una forma de comunión íntima con El, y también un privilegio del pacto. Pero para que podamos hacer eso, primero nosotros necesitamos “abrir la puerta”, que significa salir de las denominaciones y sus tonterías religiosas, para reunirse con Jesús afuera.

Cuando el dijo,

“entraré a él, y cenaré con él”,

…definitivamente NO estaba diciendo que el iba a entrar en las denominaciones de donde nosotros hemos salido para encontrarle: sino más bien “entraré” a él significa tener comunión íntima con el; igual que un hombre con su mujer.
Así que, para que nosotros podamos tener esa comunión íntima con el Señor Cristo Jesús que en gran manera necesitamos y deseamos (si es que somos de su simiente), debemos necesariamente salir del sistema religioso que El odia. El solo sentarse allí como para no ofender a los hombres, y de todas maneras profesar que ama a Jesús, solamente lo enojará más. Un amigo del mundo se constituye en verdad enemigo de Dios. Ningún hombre puede servir a dos señores, porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o estimará a uno y despreciará al otro. Salid de ella, pueblo mío, dice el Señor, y asimismo digo yo, ministro de El. Salgan y vivan, o permanezcan en ella y perezcan en ella. Solo hay blanco y negro. Así es de sencillo.

Punto.

Hermanos y amigos, ahora ustedes saben como identificar la doctrina y obras de los Nicolaítas. Ustedes saben además que Jesucristo las odia, porque ellos son opresores de Su pueblo y usurpadores de Su autoridad sobre ellos. Ellos son del maligno, y sus hijos espirituales son hijos del infierno así como ellos lo son. Ellos no pueden ofrecerte mas que muerte y destrucción, y la confusión de su “teología” retórica.

(Teología es disparate por lo menos, y brujería como máximo, ¡porque es una herramienta ilícita para torcer y pervertir el significado de la palabra de Dios!)

Ellos tienen el negocio de hacer mercadería de ustedes, y desean gloriarse en vuestra carne.

Jesucristo nuestro Señor es el Buen Pastor quien puso su vida por las ovejas. ¡Permitámonos ser lavados con agua por Su palabra, y salgamos de entre los hijos de Su ira para que podamos disfrutar de los rayos del sol de Su sabiduría y amor y gozo! ¡Y cuando nos juntemos a partir el pan y a tener comunión en Su presencia, ya no seamos amarrados por el yugo de los hombres impíos que desean tenernos como sus discípulos; sino que en libertad adoremos a Dios nuestro Salvador y nos regocijemos en el poder de Su amor y dones asombrosos que nos ha otorgado a cada hombre y mujer de Su casa!

“Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dió dones a los hombres.”

(Efesios 4:8, Salmos 68:18)

A El sea la honra y la Gloria y el poder para siempre jamás.

Amén.

Una Plegaria a Pastores

Estimados Pastores,

Yo les pido que con mucha oraciónconsideren lo que está escrito aquí, ya que estoy seguro que contiene un mensaje de nuestro Padre para usted y su congregación. Es mi firme convicción que ésta carta surgió como resultado de la instigación del Espíritu Santo. Yo oro para que usted lea con un corazón abierto con respecto a lo que el Espíritu Santo quiera hablar a su corazón.

Si es que nosotros veremos algún día un tan necesitado derramamiento del Espíritu del Padre para traer avivamiento, necesitaremos ser más serios con respecto a la Palabra de nuestro Padre, respecto a orar, y respecto a la manera en que vivimos. Necesitaremos acercarnos a nuestro Padre con corazones sinceramente humildes, con actitud y disposición de sacrificar: sacrificar nuestra voluntad, nuestros deseos, nuestras comodidades, y nuestros placeres. Estamos en una guerra contra Satanás y sus fuerzas malvadas, y ya son demasiados los cristianos que andan dando brinquitos en medio del campo de batalla como si anduvieran cosechando margaritas!

Como pastor y líder de su congregación, usted tiene la obligación delante de Dios de predicar y enseñar TODA la Palabra de Dios, sin importar si usted piensa que su congregación la quiere oír o no. A usted podría sorprenderle que algunos están hambrientos, y están pereciendo por falta de la verdad. Si algunas personas se enojan y se van de la iglesia, que así sea. ¿Cual número será más importante, el de los que están en las bancas, o el de los que están escritos en el libro de la vida? Nuestro Padre a la larga nos bendecirá si nosotros lo representamos debidamente a El y exponemos Su Palabra.

¡Usted recordará en Juan capítulo seis que muchos dejaron de seguir a Jesús porque El no les decía lo que ellos querían oír, sino que les decía la verdad! Aquellos que crean y quieran oír la verdad se quedarán, como los que permanecieron con Jesús. Usted podrá decir, “Yo si predico TODA la Palabra de Dios.” Si esto es así, “¡Bendiciones a usted!”

¿Está usted predicando a Jesús – El CAMINO, La VERDAD, y la VIDA?

¿Está usted predicando el ARREPENTIMIENTO y lo que éste significa?

¿Está usted predicando acerca de la RESURRECCION de un Rey que pronto vendrá a juzgar a los vivos y muertos?

¿Está usted predicando Romanos 12:1-2, acerca de que nuestros cuerpos deben ser un SACRIFICIO vivo, SANTO, aceptable a nuestro Padre, lo cual es nuestro SERVICIO RACIONAL para Aquel quien dio Su sangre de vida por nosotros?

Pastor; ¿Está usted predicando Tito 2:11-12, acerca de que tenemos que vivir piadosamente y puramente en éste MUNDO PRESENTE?

¿Está usted predicando 1 Juan 2:15-17, donde se nos dice que NO amemos al mundo ni las cosas del mundo ya que no es esto del Padre?

¿Está usted predicando Sobre Colosenses 3, que nos dice que debemos buscar y en donde debemos centrar nuestros afectos?

¿Está usted predicando sobre 1 Juan 4, y preparando a las ovejas para probar los espíritus y no ser vencidos de falsa doctrina?

¿Está usted enseñándoles que mantengan sus ojos sobre Jesús, y que comparen sus vidas a la palabra de Dios y no se comparen entre ellos mismos, ni con el mundo?
Pastor, le tendré que preguntar de nuevo; “¿está usted predicando TODA la Palabra de nuestro Padre?” Y con la misma importancia; “¿está usted viviendo TODA la Palabra de Dios?” Alguna vez alguien dijo, “Aquel quien no tiene fuego en si mismo no puede calentar a otros.” ¿Es su corazón recto delante de Dios? ¿Está su vida en línea con Su Palabra, y por consiguiente agradable ante El? Si Jesús viniera a visitarle a usted, ¿podría llevarle a El con usted através de su día sin ser avergonzado? Yo oro que si pueda.

Si usted está predicando TODA la Palabra de Nuestro Padre, y viviéndola como se nos instruye vivirla, nuevamente, le digo, “¡Bendiciones a usted!” Sepa que nuestro Padre escucha sus oraciones y su trabajo es por consiguiente agradable delante de Su vista.

Si usted no está predicando TODA la Palabra de Nuestro Padre. . . . ¿Entonces QUE ES LO que predica? Por favor vea Juan 6:63;

“El espíritu es el que da vida; la carne de nada aprovecha: las palabras que os he hablado, son espíritu, y son vida.”

En Juan 6:45b, Jesús dijo;

“Así que, todo aquel que oyó del Padre, y aprendió, viene a mí.”

En Isaías 55:10-11, Dios dijo;

“Porque como desciende de los cielos la lluvia, y la nieve, y no vuelve allá, sino que harta la tierra, y la hace germinar y producir, y da simiente al que siembra, y pan al que come; Así será mi palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, antes hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.”

Esta carta hacia usted, Pastor, es parte de cómo me extiendo para alcanzarle. ¿Que usted no ingresó al ministerio para enseñar acerca de nuestro Padre, y para guiar almas a Cristo? ¡Existe poder salvador SOLAMENTE en la Palabra de Dios! ¡Entonces enseñe SUS PALABRAS, y no palabras de la carne!

1 Corintios 1:17;

“Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio: no en sabiduría de palabras, porque no sea hecha vana la cruz de Cristo.”

Pastor, le pido a usted, por la Gloria del Padre, por el bien de Jesús, y por las almas de aquellos que están pereciendo, predique TODA la Palabra de nuestro Padre. Predíquela como nunca la ha predicado antes. . . . Como si quizás su misma alma dependiera de ello.

Es mi oración que Jesús le dirija y guíe en Su perfecta voluntad.

AMEN.

¿Qué es la “Misa”?

La Misa es una ceremonia litúrgica y blasfema en la cual al falso “Jesús” de la Iglesia Católica Romana se le sacrifica una y otra vez frente a las multitudes pérdidas que creen las mentiras que les enseñan los sacerdotes paganos falsos de la Ramera de Babilonia. Me doy cuenta de que esta es una declaración muy seria, así que por favor déjeme explicarle…
Así es como Wikipedia explica la definición de la ” Misa “:

El Concilio de Trento reafirmó que la doctrina Cristiana tradicional de la Misa es el mismo Sacrificio del Calvario ofrecido de manera incruenta: “La víctima es la misma: se ofrece ahora por el ministerio de los sacerdotes, y se ofreció en la cruz; sólo que el modo de ofrecerse es diferente. En este divino sacrificio que se celebra en la Misa, el mismo Cristo que se ofreció a sí mismo una vez de manera cruenta sobre el altar de la cruz, es contenido y ofrecido de manera incruenta… este sacrificio es verdaderamente propiciatorio” (Doctrina de ss . Missae sacrificio, c . 2 , citado en el Catecismo de la Iglesia Católica , 1367 ).

Esto indica claramente que:

1) el sacrificio de la Misa es considerado como el mismo sacrificio de Cristo en el Calvario, y

2) el sacrificio es propiciatorio (que significa eficazmente un sacrificio substituto por los pecadores).

El Catecismo Católico declara que:

1367 El sacrificio de Cristo y el sacrificio de la Eucaristía son un único sacrificio: “La víctima es la misma: la misma se ofrece ahora por el ministerio de los sacerdotes, se ofreció a sí mismo en la cruz, sólo que el modo de ofrenda es diferente “. “Ya que en este sacrificio divino que es celebrado en la Misa, el mismo Cristo que se ofreció a sí mismo de manera cruenta en el altar de la cruz está contenido y se ofrecido de manera incruenta… Este sacrificio es verdaderamente propiciatorio.” 190

1376 El Concilio de Trento resume la fe Católica cuando afirma: “Porque Cristo, nuestro Redentor dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la Iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: por la consagración del pan y del vino se opera la conversión de toda la sustancia del pan en la sustancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la sustancia del vino en la sustancia de su Sangre; la Iglesia católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación.”206.

1377 La presencia eucarística de Cristo: La presencia eucarística de Cristo comienza en el momento de la consagración y dura todo el tiempo que subsistan las especies eucarísticas. Cristo está todo entero presente en cada una de las especies y todo entero en cada una de sus partes, de modo que la fracción del pan no divide a Cristo.” 207

1378 La adoración de la Eucaristía. En la liturgia de la misa expresamos nuestra fe en la presencia real de Cristo bajo las especies de pan y de vino, entre otras maneras, arrodillándonos o inclinándonos profundamente en señal de adoración al Señor. “La Iglesia católica ha dado y continua dando este culto de adoración que se debe al sacramento de la Eucaristía no solamente durante la misa, sino también fuera de su celebración: conservando con el mayor cuidado las hostias consagradas, presentándolas a los fieles para que las veneren con solemnidad, llevándolas en procesión.” 208.

Bueno… ¿Entonces qué significa todo esto?

Simplemente esto:

Que el “Jesús ” de la Iglesia Católica Romana es el pedazo de pan que colocan en un objeto en forma de sol de oro, desfilan por la ciudad adorándolo, y luego comen, pensando que están “recibiendo a Cristo” cuando lo hacen…

Al báculo de oro con una cabeza en forma de sol se le llama ostensorio. Es indicativo de la adoración del sol romano que está en la raíz de los ritos paganos de la Iglesia Católica Romana.

La pequeña oblea redonda a la que ellos le llaman el “hostia” se llama así porque es la “víctima” de un “sacrificio incruento”. La palabra latina para “víctima” es ” hostia”, y así es como ellos le llaman a la oblea, la cual piensan que se convierte por arte de magia en el cuerpo y la sangre de Jesucristo, por medio de un proceso realizado por los sacerdotes paganos llamado “transubstanciación”.

(¿Resulta entonces sorprendente que el corazón de esta religión hechicera se llama el “Vaticano”, palabra latina que significa “El lugar de la adivinación”?)

Así, cuando los sacerdotes paganos realizan el truco de transubstanciación, la oblea en el ostensorio se ha supuestamente convertido en Jesucristo, y la religión católica afirma que cualquiera que no cree esto es “anatema”, que significa “maldecido de Dios”, por lo tanto separado de la “Iglesia”; para un católico es la condenación, porque se les enseña que la “Iglesia” es su única esperanza de salvación del infierno…

La Iglesia Católica le refiere a la Misa como el “sacrificio incruento” porque su falso Jesús es sacrificado una y otra vez por sus pecados. Por eso, el Jesús Católico Romano está muriendo perpetuamente en una cruz (el crucifijo Católico).

El crucifijo es una imagen tallada que es una abominación a Dios.

El segundo mandamiento que Dios dio en el monte Sinaí, dice,

“No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.”

Éxodo 20: 4
La escritura también dice en Deuteronomio 7: 25,26,

“Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego: no codiciarás plata ni oro de sobre ellas para tomarlo para ti, porque no tropieces en ello, pues es abominación á Jehová tu Dios;

“Y no meterás abominación en tu casa, porque no seas anatema como ello;

del todo lo aborrecerás y lo abominarás;

porque es anatema.”

¡Eso significa que esta imagen tallada Católica de un hombre muriendo en una cruz es una abominación al Dios vivo, y no sólo se les ordena no desear o poseerla, sino también aborrecerla, y nunca permitirla en nuestra casa!

Y, por desgracia, tantos millones de los engañados no sólo tienen estas imágenes, pero oran a ellos, y se inclinan ante ellos. Pero no son Dios. Y tampoco lo es un pequeño pedazo de pan redondo…

En tiempos pasados hubo muchos discípulos valientes de Cristo los cuales fueron quemados vivos por no tomar la Misa.

Estas fueron personas que se apoderaron de las Escrituras durante el período de la Reforma, y se enteraron de que Jesucristo fue la ofrenda hecha una sola vez. (Hebreos 10:10), y que la abominación de la Misa no era la “Cena del Señor”…

(La “Cena del Señor” [1 Corintios 11:20] es una ordenanza que Jesús dio a sus discípulos antes de su sufrimiento, para que puedan participar de forma regular en memoria de él, para recordar su muerte hasta que él venga de nuevo – 1 Corintios 11: 24-26),

…¡Sino más bien, un ritual blasfemo en el cual su falso Jesús fue crucificado una y otra vez por sus pecados! Cuando yo era un niño, nos enseñaron en la escuela que esto se trataba de una quemazón de brujas. Nos decían que estos eran Cristianos quemando brujas en Salem…pero en primer lugar, no hay un mandamiento en el Nuevo Testamento que mande a los cristianos a quemar brujas-o a nadie más- y en segundo lugar, estos individuos no eran Cristianos quemando brujas. ¡Eran Católicos quemando a hombres y mujeres Cristianos dignos de Dios que razonablemente se negaban a participar en el falso sacrificio de la Misa! Ellos vestían a estos santos con trajes y sombreros que tenían imagenes de brujas, ataban sus manos, y a veces ataban sus lenguas para que ellos no pudieran hablar. Luego, los encaminaban por la ciudad proclamando que estos eran heréticos y brujos. Después los ataban en estacas agrupando leña alrededor de sus pies para quemarla, y les daban una última oportunidad para tomar la Misa. Ellos sostenían el pequeño pedazo redondo de pan que ellos creían que era Jesucristo, y decían: “¿Va a recibir la Misa, herético?” Y estos santos les decían que el pedazo de pan que sostenían en su mano no es Jesucristo, pero que el verdadero Jesucristo ha resucitado de entre los muertos y está sentado a la diestra de Dios en el cielo. Luego los condenaban como heréticos y los quemaban.

Eso es lo que realmente sucedió…

La Misa no es una ordenanza Cristiana. Es totalmente una práctica pagana, construida sobre los principios paganos, y no tiene absolutamente nada que ver con Jesucristo o su iglesia. Jesucristo no está muriendo perpetuamente, como la religión Romana lo retrata. ¡Él fue sacrificado una vez por todos, y ha resucitado incorruptible de entre los muertos!

El Jesús Católico Romano siempre está muriendo, y se presenta como tal en la imagen tallada abominable de los Católicos llamado el crucifijo; y la “Misa” es el “sacrificio incruento” de su falso Jesús, que es en realidad un trozo de pan que adoran ignorantemente y luego lo comen como si estuvieran “recibiendo a Cristo.” Esto es precisamente lo que ellos creen que están haciendo.

Es por esta razón que Dios odia la Misa, y es una cosa abominable hacia él, ya que es una burla de su gran sacrificio por el mundo. Y la Biblia dice claramente que todo aquel que participa de esta abominación,

“come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí”….

(1 Corintios 11:29)

“sobre los hijos, y sobre los terceros, y sobre los cuartos…”

(Deuteronomio 5:9)

¿Es de extrañar entonces que las generaciones de Católicos terminan con tantas maldiciones en sus familias (violencia, pobreza, homosexualidad, malos matrimonios, posesión demoníaca, drogas, adicción al alcohol, pandillas, etc…)?
La biblia dice:

“El justo que camina en su integridad, Bienaventurados serán sus hijos después de él.”

(Proverbios 20:7)

Pero ¿Cómo podemos esperar que nuestros hijos sean bendecidos si constantemente, semana tras semana, participamos en las abominaciones de la Ramera Romana a la cual Dios Todopoderoso ha declarado que odia?

¿Cómo podemos imaginar que Jesucristo es una pequeña oblea redonda? ¿Sólo porque un sacerdote dijo que él la convirtió en tal con “poderes especiales”?, y ¿Cómo podemos pensar que Jesucristo se sacrifica en repetidas ocasiones por nuestros pecados? ¿Nos debemos sorprender entonces cuando los cielos se nos cierren ante nuestras oraciones, y la maldición de Dios caiga sobre nosotros, nuestra casa, y nuestras generaciones?

Pero esa maldición puede romperse…

¿Cómo?

¡Parando!

La Biblia dice en el libro de Ezequiel,

“Más el impío, si se apartare de todos sus pecados que hizo,

y guardare todas mis ordenanzas, é hiciere juicio y justicia, de cierto vivirá; no morirá.

Todas sus rebeliones que cometió, no le serán recordadas:

en su justicia que hizo vivirá.

¿Quiero yo la muerte del impío? dice el Señor Jehová.

¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?”

Ezequiel 18:21-23

–Y–

“Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo

para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

“Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos,

y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.”

(Hechos 2:38,39)

Si usted ha sido un participante de la terrible blasfemia de la Misa Católica, arrepiéntase ahora, y obedezca el evangelio de Cristo, y Dios le perdonará, y la maldición será levantada de usted y de su casa. Lea su Palabra cada día y ponga su corazón a obedecerla como está escrito (la Biblia Reina Valera Antigua), y será bendecido.

Amigo, Dios es real. Usted no lo encontrará en la hostia o en la Misa, ni va a encontrarlo en cualquier parte de la iglesia católica; tampoco lo encontrará en las iglesias protestantes. Usted no lo encontrará en la teología, la religión o la filosofía. Usted sólo lo encontrará buscándolo en su Palabra y en oración ferviente con un corazón dispuesto y obediente.

“Venid luego, dirá Jehová, y estemos á cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana,

como la nieve serán emblanquecidos:

si fueren rojos como el carmesí, vendrán á ser como blanca lana.

Si quisiereis y oyereis, comieréis el bien de la tierra:

Si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos á espada:

porque la boca de Jehová lo ha dicho.”

(Isaías 1:18-20)

Gracia y paz a todos los que aman al Señor Jesucristo en sinceridad.

Maranatha!

AMEN.

¿Invocar la sangre?

En los últimos tiempos, las iglesias modernas de hoy en día siguen repletas de tradiciones no bíblicas de los hombres. En lugar de alabar al Señor Jesucristo, según su palabra, uno de los errores que se practica entre los círculos religiosos, que para este maestro se destaca como quizás lo más ofensivo a Dios Todopoderoso, es la práctica blasfema de “invocar la sangre“…

A través de este acto (el cual no es enseñado o practicado en ningún sitio en la biblia) aquellos que creen que son Cristianos piensan a que están utilizando la sangre de Jesucristo para protección, salvación, o la bendición de otra forma, sobre otras personas, situaciones o en contra de un enemigo a través del supuesto acto de “invocar” con un comando vocal, como si tuvieran la sangre en una pistola pulverizadora y fueran capaces de simplemente disparar a cualquier blanco que quieran eliminar por cualquier razón que consideran buena.

¿De donde sacaron estas personas la idea de que podían hacer esto?

¿O incluso que este acto es bueno hacerlo?

Lo hacen porque las denominaciones MUERTAS a las que pertenecen lo hacen; y la muerte hace lo que la muerte ve: en pocas palabras, los que se alimentan de pan muerto (las tradiciones vanas de las iglesias organizadas de Laodicea) son tan ciegos como los que los alimentan a ellos (sus falsos maestros y pastores criados por seminarios). Y es así, como un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo, todo el tiempo creyendo que estaban en su camino hacia el reino; excepto que su creencia no era de la palabra de Dios, sino más bien de las enseñanzas de los hombres…

Veamos lo que dice la Palabra de Dios y nos daremos cuenta de lo que dice acerca de la sangre de Cristo.

Levítico 17:11

“Porque la vida de la carne en la sangre está: y yo os la he dado para expiar vuestras personas sobre el altar: por lo cual la misma sangre expiará la persona.”

Mateo 26:28

“Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados.”

Romanos 3:25

“…por la fe en su sangre, para manifestación de su justicia, atento á haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados…”

Romanos 5:9

“…justificados en su sangre, por él…”

Efesios 1:7, Colosenses 1:14

“En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados…”

Debe quedar claro por estos pasajes de la Palabra de Dios que la sangre de Cristo Jesús fue derramada por una sola razón: para la:

Remisión de los pecados

Punto.

Y la Biblia nos dice claramente cómo recibir la remisión de los pecados que fue comprada por cada hombre por esa sangre —

“Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

Hechos 2:38

Eso es todo. ¡La sangre de Cristo es preciosa (1 Pedro 1:19); fue derramada con desinterés, y con amor sin igual, con el propósito de redimir a los hijos de los hombres de sus pecados; NO para que los ignorantes vallan “invocándola” sobre todo y por todos como si pudieran utilizarla para salvar, sanar, o liberar a la gente a su antojo, para que sus organizaciones den la impresión que realmente están realizando un gran trabajo para el Señor!

Los cristianos tienen un arma todopoderosa y victoriosa para utilizar contra el enemigo (Satanás). Esta arma se puede utilizar debidamente y sin falla contra las enfermedades, las dolencias, las mentiras, las adicciones, las herejías, hechicerías, y cada atadura del Diablo. La vemos utilizada por Jesús y por su iglesia en la biblia a través del Nuevo Testamento. ¡Esta arma es LA PALABRA DE DIOS y elNOMBRE DE JESUCRISTO!

Lucas 10:17

“…Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.”

Marcos 16:17

“…En mi nombre echarán fuera demonios…”

Hechos 3:6

“…en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.”

Hechos 10:38

“…cómo le ungió Dios de Espíritu Santo y de potencia; el cual anduvo haciendo bienes, y sanando a todos los oprimidos del diablo…”

La “espada del Espíritu” es la Palabra de Dios (Efesios 6:17); y es el arma ofensiva que se nos ha dado con la cual podemos asaltar las ataduras del enemigo. Y el poder de su palabra es-

¡Su nombre!

Salmos 138:2

“…Porque has hecho magnífico tu nombre, y tu dicho sobre todas las cosas.”

Juan 14:14

“Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.”

La ESPADA es el arma ofensiva, y el NOMBRE es la autoridad que hace que sea eficaz… y es el poder que el Señor Jesús ha puesto en las manos (o bocas) de sus santos.

Usted puede “invocar la sangre” contra el diablo durante todo el día; pero el sólo se reirá de usted y continuara devorando. Es como si lo amenazaran con un crucifijo, un ajo, o una bala de plata… De esta manera, usted nada más está repitiendo la retórica de los religiosos engañados, y esa retórica en la Biblia es llamada, “doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4: 1). ¡Porque de allí es precisamente de donde proviene! ¡Diablos han puesto “espadas de goma”, por así decirlo, en las manos de los apáticos perdidos, y las muchedumbres engañadas por las iglesias modernas, para que nunca más sean una amenaza!

Imagínese cuánto podría salirse con la suya si usted fuera un demonio, y pudiera sustituir con éxito las espadas reales en las manos de su enemigo con las de goma… ¿Cuánto les temería ahora? Esto es precisamente lo poco que los demonios le temen a los falsos Cristianos de la iglesia de Laodicea con corazones tibios, que corren en su celo mal dirigido (porque no conocen ni al Señor Jesucristo ni a su evangelio), gritando: “¡Me acojo a la sangre en tu contra, diablo!” Estos falsos soldados representan una broma y burla para las filas de los poderes de las tinieblas; no significan amenaza en absoluto… sólo entretenimiento para el maligno y sus hordas…

Ese es el lado más ligero de esta tragedia.
El otro lado es mucho más grave. La realidad es que estas pobres almas perdidas se enfrentarán un día al Juicio ante el Tribunal de Cristo Jesús, y serán obligadas a dar cuenta de la forma blasfema en la que han despreciado la PRECIOSA SANGRE que fue derramada por ellos por Cristo Jesús, y por haber hecho un mal uso del nombre del Señor, pretendiendo poner esa sangre preciosa en donde no pertenecía, donde no tenían autoridad alguna, y para fines que el Señor nunca mandó.

Está escrito en la Escritura,

“Y ellos le han vencido

Por la sangre del Cordero y por la palabra de su testimonio;

Y no han amado sus vidas hasta la muerte”.

(Apocalipsis 12:11).

Pero la forma en que ellos [los redimidos] lo han vencido [Dragón- Satanás] por la sangre del Cordero fue por la remisión de sus pecados. ¡Por lo tanto el “acusador de nuestros hermanos” (versículo 10) era impotente para acusarlos!

¡Y la palabra “de su testimonio”, es la palabra de Dios que está en sus bocas, con la cual ellos van, “Destruyendo consejos” (2 Corintios 10:5), y vencen las mentiras del diablo con la verdad de Dios todopoderoso!

¡Así que no permita que los maestros de las iglesias modernas de hoy le hagan cosquillas en el oído y lo engañen al aplicar incorrectamente un versículo de la Escritura, diciéndole que significa algo que no tiene NADA QUE VER CON EL RESTO DE LA ESCRITURA!

¡Ni una sola vez el Señor Jesús dijo que su sangre iba a ser “invocada” como un arma contra el diablo, para defender a los perdidos, para reprender enfermedad o poderes de las tinieblas! La sangre de Cristo fue derramada para remisión de los pecados; no para ser utilizada como un arma y ser lanzada de aquí para allá a la voluntad de aquellos ignorantes y brutales, que sólo conocen la carne. Los que siguen esta tradición vana de los hombres perecerán absolutamente en su propia corrupción.

Por otra parte, existen aquellos pocos que de ahora en adelante leerán estas palabras, y verán a partir del testimonio de la Palabra de Dios, que este mensaje es verdadero, y se arrepentirán de su error, caminaran en la justicia y en la victoria sobre el poder de la oscuridad dividiendo correctamente la Palabra de Dios, y utilizaran el arsenal con el cual ha sido equipada la verdadera novia de Cristo.

Esa es la razón de esta epístola. Los malos no conocen juicio. No escucharan ni se arrepentirán. Pero la semilla de Cristo; es decir, aquellos que han nacido de su palabra, y en los cuales esta su vida. Amado, si usted puede escuchar este mensaje, usted es uno de ellos.

Les ruego en el nombre de Jesucristo, nuestro resucitado Señor y Patrón, que paren de realizar las obras de la iglesia de Laodicea [Laodicea significa el pueblo de la ira de Dios], y sean muy cuidadosos al examinar las Escrituras para ver si alguna cosa que hagan o digan en servicio del Señor Jesucristo está de acuerdo, o no con su Palabra.

¡Pequeños, crean lo que les digo en el nombre del Señor Jesucristo; las iglesias de hoy todavía necesitan ser lavadas; y la abominación que se describe en esta epístola es sólo una de las muchas cosas que la gente está haciendo en las iglesias de hoy, pensando que están agradando a Dios, cuando en realidad (según la Biblia) todo lo que están haciendo es enfureciéndole más y más!

Y su día vendrá, cuando oirán al Señor a quien ellos pensaban que estaban sirviendo diciéndoles:

“…Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad.”

(Mateo 7:23)

“Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

(Hechos 2:38)

“¿Cuánto pensáis que será más digno de mayor castigo, el que hollare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del testamento, en la cual fue santificado, é hiciere afrenta al Espíritu de gracia?”

(Hebreos 10:29)

En el día de juicio, la devoción por las tradiciones religiosas vanas de los perdidos no les aprovechara de nada. ¡Sólo aquellos que han obedecido la palabra de Cristo prevalecerán en ese día!

(Apocalipsis 22:14)

Amados, sean bendecidos mientras buscan y sirven al Señor Jesucristo con todo su corazón.

He aquí, que viene rápidamente, y su recompensa con él, para dar a cada uno según su obra.

¡Maranatha!

***AMEN***

Buscar una palabra o un pasage en la Biblia


BibleGateway.com

Sword of the Valiant